¡QUEDA POCO DE DONDE ECHAR MANO! El régimen ha escogido su siguiente objetivo: “empresas Polar”

@DolarToday / May 9, 2015 @ 10:00 am

¡QUEDA POCO DE DONDE ECHAR MANO! El régimen ha escogido su siguiente objetivo: “empresas Polar”

Queda poco de donde echar mano. Atrás quedó la época de bonanza populista que mantuvo a la revolución chavista en un continuo estado de embriaguez ideológico y el país despierta poco a poco de la resaca, y tiene hambre.

A lo largo de estos dieciséis años el gobierno le ha dado a sus seguidores piñatas para que golpeen y se repartan el contenido. Una febril y ciega alegría los hizo aplaudir el cierre de RCTV, la expropiación de Cemex, Cativen, Cada, Lácteos Los Andes, Conferry y decenas de otras empresas. El resentimiento disfrazado de socialismo se hizo de la propiedad privada y, como era de esperarse, lo que alguna vez fue una empresa productiva hoy es un montón de chatarra sumida en improductividad, deudas, vacíos en anaqueles y conflictos laborales.

Entonces el festín fue evolucionando. Siempre es más fácil adueñarse de lo que está hecho que construir algo nuevo, pero la gracia se vuelve morisqueta si no se tiene la capacidad mínima gerencial para mantenerlo operativo. Así que el gobierno modificó su accionar hacia algo más eficiente: las amenazas y las confiscaciones. Atizar la voracidad comunista con amenazas e improperios hacia empresas capitalistas, sin llevar a cabo acciones concretas o relevantes, causa el efecto opiáceo sobre las masas sin que se evidencie la inoperancia gerencial del gobierno. Una estocada puntual pero intrascendente como el Dakazo es mucho más efectiva a la hora de hacerse del agrado de sectores de la población, sin tener que cargar con el costo de mantener a la empresa luego del desangre.

Pero el efecto dura cada vez menos, así que las piñatas deben ser más frecuentes y más diversas, siendo no solo logos de empresas sino también rostros. Entonces el gobierno ha lanzado a su hueste los nombres de Leopoldo Lopez, Enzo Scarano, Daniel Ceballos, Antonio Ledezma y hasta Barack Obama. Pero incluso así, ya el pueblo que se identificó con la revolución está cansado. El firmazo soberano y antiimperialista contra el decreto de EEUU fue otra verbena de patriotismo hueco cuyo efecto se desvaneció a pocas horas de la Cumbre de Las Américas. Los que han comido revolución ven su abdomen abultado pero ahora saben que son solo parásitos ideológicos, y se saben desnutridos. Abren los ojos y ven el país en la ruina moral y económica.

Nada de esto, sin embargo, importa al gobierno, cuyo único objetivo es el poder por el poder, así que buscan desesperadamente otra casa que invadir, otro costado que rasgar, otra piñata que romper, y al parecer ya han escogido su siguiente objetivo: empresas Polar.

Las elecciones a la Asamblea Nacional obligan al gobierno a poner una liebre frente a sus votantes. La guerra económica, el saboteo y otras mentiras necesitan un nombre hacia el que canalizar la ira, y empresas Polar, ejemplo nacional de trabajo, producción, innovación, inversión y superación personal y corporativa, representa todo eso con lo que el gobierno quiere acabar. Es demasiada independencia del poder central para sus gustos. Así que aquí vienen a matar dos pájaros de un solo tiro, atacar eso que por la convicción de gente trabajadora no han podido controlar, y repartir caramelos de valeriana envueltos en patria a los incautos. Es irrelevante para ellos que la destrucción de lo productivo se catalice, pues de tener éxito habrán conseguido puestos en la Asamblea que de otra forma no conseguirían, y para cuando el efecto de la última piñata desaparezca ya el mal estará hecho.

Por: Antonio Rivas / @AntonioERivasR

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*