RÉCORD EN LA REGIÓN: Alarmante la cantidad de adolescentes embarazadas en Venezuela

DolarToday / Apr 28, 2015 @ 11:00 am

RÉCORD EN LA REGIÓN: Alarmante la cantidad de adolescentes embarazadas en Venezuela

El embarazo adolescente es un problema monumental, no sólo en Venezuela sino también en América Latina. Tiene muchas implicaciones no sólo de salud pública sino también de tipo social. Evidentemente, no se han tomado los correctivos necesarios pues las cifras son alarmantes. Hagamos un paneo.

Hace seis meses el diario venezolano El Universal realizó un trabajo sobre el tema en el que publicó lo siguiente:

Latinoamérica y el Caribe van en retroceso en la lucha contra el embarazo adolescente: es la única región en donde el parto de jóvenes menores de 15 años aumentó, según datos del Fondo de población de las Naciones Unidas (Unfpa).

De acuerdo con el programa de Telemedicina de la Universidad Central de Venezuela, de cada 100 mujeres que quedan embarazadas anualmente, 25 son adolescentes. El país posee desde hace años el récord de ser el país con mayor cantidad de embarazos en menores en Sudamérica.

El Plan Andino para la Prevención del Embarazo Adolescente (Planea), implementado por la Unfpa, indica que en la subregión andina, que corresponde a Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, se calcula que de los siete millones de adolescentes que hay en la región entre los 15 y 19 años, alrededor de un millón y medio, ya son madres o se encuentran en estado actualmente. Sin embargo, la carencia de información no influye de forma unilateral en los resultados, puesto que más del 90 % de los adolescentes de la región andina tiene conocimiento sobre los métodos anticonceptivos, publicó el diario El Impulso.

El embarazo en adolescente genera también una serie de situaciones que afectan a la mujer; entre ellas, la más grave es que el embarazo adolescente es directamente proporcional a la mortalidad materna.

El estado debe actuar
Para la diputada, presidenta de la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional venezolana, Dinorah Figuera en el caso de embarazo a temprana edad el Estado venezolano debe atacar más las causas que las consecuencias. “Debe atacarse el tema educativo. En la actualidad se le da a los niños la educación sexual y reproductiva a destiempo y con muchas limitaciones esto debe cambiar”, enfatizó en entrevista realizada por Voces Visibles.

Agregó que uno de los puntos que más preocupa es la falta de una política pública de acompañamiento a la adolescente embarazada. “La incertidumbre acompaña a esa madre en todo su embarazo”. En este sentido apuntó que cuando ese embarazo temprano no es apoyado por la familia, algunas adolescentes deben irse de sus casas a vivir como puedan. “Y esto acarrea muchas consecuencias sociales”.

“Una de esas consecuencias es que las madres adolescentes son mujeres que pierden oportunidades para desarrollarse desde el punto de vista profesional y aceptan cualquier tipo de trabajo para tener algún tipo de ingresos. Por esta razón el Estado debe aplicar una gigantesca campaña de concientización para la prevención del embarazo adolescente”, señala la diputada venezolana

Figuera habló también del rechazo que experimenta las adolescentes embarazadas de su grupo de amigos como otra de las consecuencias sociales.

La diputada, que es médico, indicó que según algunas cifras que maneja del Ministerio de Salud de la República Bolivariana de Venezuela, el 40% de las familias venezolanas son de madres solas que asumen como jefe de familias. Afirma que esto es la feminización de la pobreza.

También se refirió a las consecuencias desde el punto de vista médico que conlleva el embarazo adolescente. “Está asociado a la mortalidad materna. Venezuela tiene la más alta tasa de mortalidad materna y el 40% está asociado a madres jóvenes embarazadas”.

Por otra parte el embarazo en la adolescencia implica una serie de secuelas desde el punto de vista biológico, como la posibilidad de que el niño nazca con bajo peso, a lo cual se suma un conjunto de patologías que puede presentar el niño con esa condición. En el caso de la adolescente embarazada, ésta tiene más probabilidades de desarrollar patologías cardiovasculares, hipertensión y problemas respiratorios, lo cual compromete su salud y la posibilidad de que su embarazo llegue a feliz término, explicó.

La diputada solicitó públicamente una reunión con el ministro de Salud, Henry Ventura, para tratar el tema del embarazo adolescente. “Queremos que se saque del tema político y se puedan concatenar esfuerzos con el poder legislativo, y otras autoridades pues este tema tiene que ver con la salud pública del país”.

Figuera mencionó las fallas que se enfrentan actualmente como el déficit de pastillas anticonceptivas y condones. “El problema comienza por la falla en la prevención. El tema tiene una cantidad de aristas: educación preventiva, unión y apoyo de los padres, acompañamiento a los adolescentes, el derecho que tienen a la información y otros elementos que tienen que ser tomados en cuenta”.

La falta de atención a la adolescente embarazada y al recién nacido también es un grave problema a juicio de la diputada. “En la maternidad Concepción Palacios lamentablemente existe una situación de colapso donde las embarazadas adolescentes llegan “ruleteadas” de otros estados porque no son recibidas, a veces llegan complicadas con enfermedades asociadas por la falta de asistencia médica”.

En este sentido enfatizó que la maternidad Concepción Palacios, el materno de Caricuao y otros hospitales venezolanos que tienen servicios de obstetricia tiene que ser tomado como prioritarios.“La Lopna (Ley Orgánica para la Protección del Niño y el Adolescente – Venezuela) establece que los niños son objeto de derecho y que deben ser privilegiados con atención de altísima calidad, y aquí se incorpora a los recién nacidos. Esto debe cumplirse. Lamentablemente considero que hay una indolencia con el caso dramático de los niños con enfermedades congénitas que requieren la solidaridad de todos los venezolanos”, dijo.

Figuera aseguró que en el país existe el recurso humano necesario para enfrentar el problema “pero el Gobierno no tiene la voluntad. Por eso pedimos que saquen de la agenda política los problemas más graves de salud donde se incluye el tema del embarazo adolescente”.

La cifra se mantiene subiendo
Según señaló a Voces Visibles Giannina Sue, presidenta de la Sociedad de Médicos de la Maternidad Concepción Palacios (Venezuela), la cifra de embarazos adolescentes en Venezuela no ha bajado sino que se ha mantenido subiendo discretamente.

“Hasta el año pasado estábamos en el tercer lugar en Latinoamericana según el Ministerio de Salud. No hay estadísticas recientes del ministerio pero en la maternidad la tasa era de 25%. En ese centro de salud, de las consultas de adolescente el 60% son de embarazadas”, precisó.

En este sentido indicó que “pareciera que no existe política de salud pública para bajar esas cifras porque si se implementan campañas de prevención no es posible que esa cifra no baje. De hecho, muchas jóvenes conocen los sistemas anticonceptivos pero no saben usarlo. Lo que saben lo han escuchado de boca a boca”, acotó.

Sue apuntó que ahora la Lopna protege a las mujeres embarazadas y exige a los colegios que las reciban aunque estén embarazadas. “Sin embargo el problema surge en el ambiente. Si la adolescente tiene una familia que la respalda entonces es posible que esa adolescente pueda llegar a ser una profesional pero es innegable que debe comenzar a trabajar antes de lo previsto”.

La presidenta de la Sociedad de Médicos de la Maternidad Concepción Palacios considera que se le ha dado más apoyo y se ha humanizado la atención de la adolescente creando consultas especiales para ellas. “En la maternidad hay incluso un servicio de hospitalización especial para adolescentes y eso humanizado el problema pero no lo ataca”, concluyó.

Dato: Cada 26 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes

Fuente: Voces Visibles

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*