REGALAR MÁS CRUDO A CUBA: La respuesta de Maduro ante colapso petrolero en Venezuela

@DolarToday / Oct 5, 2019 @ 12:00 pm

REGALAR MÁS CRUDO A CUBA: La respuesta de Maduro ante colapso petrolero en Venezuela

Acorralado por el riesgo de perder su capacidad de producción de crudo, el régimen de Nicolás Maduro parece haber optado por una creativa alternativa para mantener los pozos que aún le quedan funcionando: aumentar los regalos de crudo a Cuba, dijeron expertos.

Antonio María Delgado / @DelgadoAntonioM / El Nuevo Herald

Los problemas para vender crudo en los mercados internacionales de PDVSA se han convertido súbitamente en una bendición para La Habana, ante la decisión del régimen de Maduro de incrementar el envío de petróleo a la isla para liberar los sobrecargados tanques de almacenamiento de Venezuela.

“De pronto, los Tres Reyes Magos les llegaron a Cuba antes de que ellos pensaran por la situación de Venezuela como resultado de las sanciones que Estados Unidos les ha impuesto. Esto es una bonanza, un regalo que ellos reciben de pronto, y es algo que no esperaba”, comentó Jorge Piñón, director del Programa de Energía de América Latina y el Caribe en la Universidad de Texas.

Las sanciones han conducido a la pérdida de clientes, lo que ha llevado a la estatal Petróleos de Venezuela a almacenar crudo, solo que ahora los tanques se están llenando, y ante el peligro de tener que parar la producción, el régimen está optando por despachar más crudo a Cuba, lo cual no genera dinero, explicó.

“Ahora están utilizando a Cuba para almacenar crudo venezolano o productos refinados venezolanos, quizás pensando que en un futuro poder usar las instalaciones en la isla como punto de transbordo”, dijo Piñón.

Pero ese envío adicional de crudo a Cuba, que en los primeros despachos está siendo estimado en unos tres millones de barriles, al final se traducirá en un regalo, dijo desde Miami el ex Director Ejecutivo de Planificación de PDVSA, Juan Fernández.

Puede que Maduro le esté pidiendo a Cuba que le guarde ese volúmen allá, o incluso que le esté pidiendo que le ayude a revenderlo en los mercados, pero al final va a quedar en manos cubanas, dijo el experto petrolero.

“En los envíos de petróleo a Cuba, Venezuela no gana absolutamente nada. Hay un compromiso que se adquirió de suministro a Cuba, pero ellos habrán pagado solo el primer cargamento…. Lo que se envía a la isla es justificado como pagos por los servicios de inteligencia que le brindan al régimen”, dijo Fernández.

La isla caribeña, que por años disfrutó un período de bonanza gracias al subsidio de Venezuela, comenzó a registrar problemas de suministro interno cuando Caracas recortó los despachos, desde los más de 120,000 barriles diarios que llegó a recibir en un momento dado a menos de 50,000.

Esos recortes fueron inicialmente aplicados debido al colapso en la capacidad de producción de Venezuela, que para finales del año pasado había caído a cerca de un millón de barriles diarios de los 3.3 millones que registraba antes de que el fallecido presidente Hugo Chávez asumiera el poder.

Pero las sanciones a la estatal Petróleos de Venezuela impuestas por Washington a inicios de este año acentuó la los problemas de la industria, llevando a la compañía al borde de la paralización, al cerrar de un solo golpe el mercado estadounidense y llevar a países aliados, como China, a dejar de lado la oferta del país.

Las sanciones cambiaron la naturaleza de los problemas de PDVSA, dijo recientemente Francisco Monaldi, investigador del Instituto Baker de la Universidad Rice.

“A diferencia de lo que ocurría antes, cuando el problema era que caía la producción y por tanto las ventas bajaban porque ya no producían lo de antes, ahora el problema es que no logran vender lo que producen, y por eso las exportaciones totales han estado cerca de medio millón de barriles y la producción entre 600,000 y 700,000 barriles”, explicó Monaldi.

“Pero eso es ahora insostenible porque se les han llenado los tanques en tierra y ya tienen entre 10 y 20 millones de barriles almacenados en buques tanqueros”, agregó.

Piñón dijo que PDVSA está despachando crudo o productos refinados a las instalaciones en Cienfuegos y Matanzas como sitios de almacenamiento, desde la terminal de Jóse, en Venezuela.

Lo está haciendo porque quiere preservar la poca capacidad de producción que aún le queda.

“En el momento en que tú tienes que cerrar un pozo petrolero entras en aprietos, porque es extremadamente difícil activarlo otra vez, porque pierdes la presión original del reservorio”, dijo Piñón.

“Desde el primer día que entré por la puerta de Shell desde la universidad, lo primero que me enseñaron es, nunca, nunca, nunca cierres un pozo de petróleo en producción, porque para recuperarlo es casi imposible”, agregó.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*