¿Qué lleva como aporte y planteamiento Nicolás Maduro?: “RIDÍCULO EN LA CUMBRE”

@DolarToday / Apr 6, 2015 @ 5:00 pm

¿Qué lleva como aporte y planteamiento Nicolás Maduro?: “RIDÍCULO EN LA CUMBRE”

Un total de 35 delegaciones se da cita el 10 y 11 de abril de 2015 en Panamá en la VII Cumbre de las Américas. El tema central del evento que reúne a los mandatarios del hemisferio es: “Prosperidad con equidad: el desafío de cooperación en las Américas”. Las palabras plantean un debate de altura, pertinente, actual, y desafiante. Anteponen como condición a la prosperidad, dada por sentado como un objetivo común, la necesidad de un balance de justicia económico y social, interno en cada país y entre los países del continente. ¿Qué lleva como aporte y planteamiento Nicolás Maduro y su gobierno? Firmas contra un decreto de Barack Obama. Eso es lo que hay.

No es de extrañarse. La incapacidad de Nicolás Maduro y su equipo es harto conocida en el mundo. Con la inflación más alta del mundo, niveles de desabastecimiento comparables con los países más pobres del orbe, con un intrincado e inútil sistema cambiario y con la destrucción del aparato productivo del país, difícilmente tengan algo que aportar en materia económica. La palabra prosperidad les es totalmente ajena cuando se trata de la nación. De manera que por ahí no tendrán derecho de palabra.

Está entonces el tema social, pero la pobreza en Venezuela ha aumentado y ha habido un claro deterioro en los programas sociales que en algún momento fueron bandera populista de la revolución. La tasa de muertes violentas es de las más altas del hemisferio. Las cárceles siguen siendo un cubil de mafias estafadoras y secuestradoras. No. Por ahí tampoco es.

El tema moral está en su peor momento. El caso del HSBC en Suiza, de los bancos en Andorra y Madrid, investigaciones por corrupción y narcotráfico, y el mutismo con el desangramiento de CADIVI los dejan sin el piso para hacer planteamientos morales de cualquier índole. Entonces eso tampoco. No tienen credibilidad.

Los Derechos Humanos solo existen en las franelas de los estudiantes. La humillación, vejación y muerte de quien se atreva a disentir está garantizada en el fusil de la GNB, las torturas del SEBIN y el aislamiento de Ramo Verde. Por ahí tampoco se puede alzar mucho la voz. Queda la diplomacia, pero los representantes diplomáticos de Nicolás Maduro consideran que las cabezas de los opositores suenan a hueco cuando las atraviesan las balas. Que desastre. Ahí tampoco hay nada que aportar.

Ni modo. Tienen que desempolvar los LPs antiimperalistas y megáfono en mano embadurnarse de nacionalismo e independencia. Pero tampoco se puede. No hay un plan. No hay una propuesta de fortalecimiento y protección de la industria nacional, no hay una reivindicación del Sucre como moneda regional, es que ni siquiera hay un plan para fortalecer el valor del bolívar. No hay un repunte en la producción de las empresas básicas. No hay una limpieza de la deuda externa, siquiera por orgullo, para ser un país económicamente soberano. No, eso tampoco, eso es demasiado pedir. Tienen que ir más abajo. Algo más básico, más burdo. Que no demande mucho intelecto.

Se apela entonces al nacionalismo acérrimo y al titilante destello del comandante eterno para plantearse, como única arena de batalla, la recolección de 10 millones de firmas contra un decreto de Barack Obama que mimetiza en una amenaza una acción deliberada contra funcionarios venezolanos. Y luego de 20 días de discursos, cadenas, viajes, y eco sin fin de retórica de guerra, las 10 millones de firmas… no están. Tampoco eso tiene. Unos cuanto millones, sí, pero no diez (no hay pollo pa’ tanta gente). Ni con amenazas, días libres, antiimperialismo a ultranza pudieron con las 10 millones de firmas. Dirán que sí. Dirán que casi. Dirán que faltó tiempo. Es irrelevante. Ahí no hay vergüenza.

Es la triste vida del comunista. Si trabajaran la mitad de lo que hablan dominarían el mundo, pero no. Todo en ellos nace y termina en EEUU. Y así, en eso invertirá Nicolás Maduro su espacio en la cumbre. No tiene más. Se podrá llevar alguna palmada en la espalda y la solidaridad de quienes tiene sed de petróleo, pero la realidad, es que el ridículo vivido será innegable.

Por: Antonio Rivas / @AntonioERivasR

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*