¡ROSTRO DE UN GENOCIDIO SILENCIOSO! Falleció Oliver Sanchez niño de 8 años que le suplicó a Maduro por medicinas y éste ignoró

DolarToday / May 26, 2016 @ 10:00 am

Provea aseguró que en el país siguen ocurriendo muertes de pacientes por falta de insumos y medicamentos, mientras que el Estado sigue “negando la crisis”.

El niño Oliver Sánchez, de 8 años de edad, perdió su lucha contra la escasez de medicinas en el país. Tras batallar contra el cáncer, murió luego de 10 días en terapia intensiva en la Clínica Loira de El Paraíso, en Caracas.

El medio informativo señaló que, desde el inicio de su enfermedad, el niño estuvo recluido en el hospital Elias Toro, en Catia, pero por falta de camas fue trasladado al centro privado.

Provea aseguró que en el país siguen ocurriendo muertes de pacientes por falta de insumos y medicamentos, mientras que el Estado sigue “negando la crisis”.

“En Venezuela los niños mueren por enfermedad sin estar conscientes de cómo son violados sus derechos. Mientras padres se llenan de tristeza”, afirmó por su parte la ONG defensora de los derechos humanos Un Mundo Sin Mordaza.

Símbolo de lucha

A principios de febrero, Sánchez protagonizó una protesta por la salud que pretendía salir desde Plaza Venezuela hacia la sede de la Defensoría, en el centro de Caracas, pero el cordón establecido por los uniformados les impidió iniciar la movilización.

La protesta en la capital estuvo nutrida por organizaciones de derechos humanos, diputados opositores, representantes del gremio farmacéutico, médicos, enfermeras y estudiantes de medicina, que acusaron al Ejecutivo de ser indolente ante las necesidades del sector.

Incluso, Oliver Sánchez se quedó sentado en unos de los bancos de Plaza Venezuela ante la mirada desentendida de un efectivo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) con equipo antimotin.

Tras conocerse la noticia, personalidades del país y usuarios de la red social Twitter lamentaron el fallecimiento y señalaron que el niño tiene “su puesto seguro en el cielo”.

Oliver: el niño de la pancarta

CjYcef9XAAEoV0d

Esperanza Hermida

La justicia venezolana no le ampara en su derecho a la salud. El Estado no le garantiza acceso a los medicamentos que requiere con urgencia. Oliver está muy mal desde hace dias y con sólo 8 años de edad ya tiene tremenda experiencia de lucha como defensor de derechos humanos.

Estudia segundo grado en el colegio Arandu de Charallave y es sobrino de mi vecino. El rostro parcial de Oliver se ha conocido en las redes sociales por la foto que acompaña el llamado de ayuda que hace su familia. Esa imagen, donde su cara aparece con una mascarilla, fue captada hace poco más de un mes, en medio de una protesta organizada por víctimas de la falta de medicamentos.

Mientras este drama que ya es frecuente transcurre, mi vecino cuenta que Oliver ha dicho que le gustaría ser artista o bailarín, cuando sea grande. Otras veces, Oliver también se inclina por ser inventor.

En las fiestas a las que iba, bailaba al estilo de Mikel Jackson, y como no pierde su buen humor a pesar de la enfermedad que padece, Oliver exhibe con orgullo el color de su piel y manifiesta estar seguro que su contextura delgada le ayuda a semejarse a la legendaria estrella del rock.

La afección que padece Oliver es un tipo de cáncer conocido como linfoma Hodgkin y aunque tiene una hermana que estudia psicología y que se llama Miletzi, el niño insiste en el baile y los inventos como eje de su futuro profesional. Oliver logrará estas metas?

El 1 de noviembre pasado Oliver presentó el primer síntoma de su mal, que fue una fiebre, y se pensó en una infección. Durante 15 dias el niño fue sometido a diversos estudios en distintos centros de salud, hasta que se determinó la presencia de un tumor. Luego del resultado de la biopsia, al drama del diagnóstico le siguió el drama de un país sin medicamentos.

Al momento de escribir estas lineas, Oliver está en el hospital pediatrico “Elías Toro” de Catia, en Caracas, esperando por una caja de Epamin y una de Fenobarbital de 500 mg. La carita de Oliver es hoy el rostro de miles de pacientes venezolanos, pues se este niño se ha convertido en un símbolo de la lucha por la vida.

Ahora mismo Oliver está con su mamá en el hospital esperando que aparezcan, cual milagro, estos y los demás medicamentos que el futuro artista e inventor requiere, para salir de este trance.

Así, mientras la vida de este niño pende de un hilo, el Estado peca por acción y por omisión frente a sus deberes en materia de salud. La semana pasada un “juez” se negó a acordar una medida judicial para proteger el acceso de la población infantil a medicamentos en casos de enfermedades como la que padece Oliver.

La sentencia judicial negativa recayó en una acción que intentó Cecodap y acompaña Provea. En paralelo, la familia de Oliver, usted y yo, carecemos de acceso a esos medicamentos pues no los hay en farmacia alguna, ya que el Estado no incumple su obligación de garantizar su suministro.

Pero, si usted llegare a encontrar lo que al menos Oliver necesita por ahora, comuníquese por favor! Ayudemos a Oliver a vivir.

Estos temas, señor Defensor, señor Presidente Maduro, no se resolvieron con el 0800…

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*