¡SE ROBARON EL SANTÍSIMO SACRAMENTO! Padre Silverio: “Me arrodillaron y me amarraron con alambres, pensé que me iban a matar”

DolarToday / Jan 12, 2017 @ 7:00 pm

¡SE ROBARON EL SANTÍSIMO SACRAMENTO! Padre Silverio: “Me arrodillaron y me amarraron con alambres, pensé que me iban a matar”

Al finalizar la misa de las 4:00 de la tarde de este miércoles en la iglesia de El Convento en la plaza Baralt de Maracaibo, cuatro delincuentes, entre ellos una mujer, sometieron al padre Silverio, y a cuatro personas más que se encontraban en el templo para robarse la custodia del Santísimo Sacramento que los hampones suponían que era de oro.

El padre Silverio Osorio contó a PANORAMA la pesadilla que vivió en unos quince minutos que los delincuentes estuvieron dentro del templo. “Me arrodillaron y me amarraron las manos con alambres, pensé que me iban a matar”, contaba aún consternado el sacerdote.

Osorio narró que al terminar la misa, vio llegar a un joven que no era conocido de entre la feligresía que se arrodilló frente a la imagen del nazareno para “orar”.

Luego llegó una pareja que hasta le preguntó al padre los trámites para casarse en El Convento y minutos después llegó otro hombre para que le bendijera una botella de agua.

“Yo estaba confesando a un señor cuando de pronto cerraron el templo y dijeron: “Esto es un atraco”.

Los delincuentes insistían al padre que buscara la custodia de oro, pero él les decía que la misma no era de oro y que en la iglesia no había nada de valor.

“Vamos a tu cuarto a ver que hay allá”, le decían, luego le quitaron el cíngulo, una soga que usa el sacerdote en la cintura encima del alba y con ella amarraron a una mujer que trabaja en la parte de limpieza del templo.

Cuando los delincuentes encontraron la custodia, la arrojaron al piso y la partieron para sacar el santísimo sacramento que estaba dentro y se llevaron el objeto.

Al padre lo metieron en una de las oficinas que estaba en construcción y allí le amarraron los pies y las manos con alambres. Cuando sonaron las campanas de la catedral a las 5:00 de la tarde, los delincuentes huyeron para evitar ser hallados por la policía.

El padre Silverio como pudo se zafó las amarras de los pies y golpeó unos bloques rojos que dan con el costado hacia unos buhoneros que fueron quienes los ayudaron a salir de allí. La policía fue luego a conocer de los sucesos.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*