Si el desastre continúa habrá cambio presidencial

@DolarToday / Jul 22, 2013 @ 10:50 am

Si el desastre continúa habrá cambio presidencial

“A la oposición reunida en la Mesa de la Unidad no le interesa una asonada militar, tampoco a los Estados Unidos, China o Cuba. Ni siquiera a los militares quienes están mejor en este momento que si se presentara un gobierno militar, mucho menos a Nicolás Maduro”… Entonces –se pregunta Gessen- “¿Quién comandaría una rebelión? Entrevistamos en exclusiva para El Diario de Caracas al analista y psicólogo Vladimir Gessen, quien advierte que “de continuar el desastre económico, social y político que se sufre actualmente, se crearían las condiciones objetivas y subjetivas para provocar un cambio en la dirección del país… Esta renovación no necesariamente sería un alzamiento militar.

El propio presidente puede renunciar obligado por las circunstancias. Además, la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo de Justicia tienen mecanismos constitucionales para destituir a un presidente de la República en ejercicio y las fórmulas legales para hacerlo. Igualmente, están previstos los dispositivos para nombrar o elegir a un nuevo presidente.

Doctor Gessen, Maduro está gobernando y Diosdado Cabello está en bajo perfil o viajando por el Mundo. Todo indica que se calmaron la pugna y la división dentro del oficialismo…

–En apariencia sí. Todos en el menguado chavismo comprendieron la necesidad de colocar a un lado las diferencias, y consolidar el poder en torno a Maduro o se acababa la revolución, y mientras no esté firme el gobierno, será así.

¿No está firme el gobierno? ¿Sugiere que se puede caer?

–Este es un gobierno débil, es su principal característica, la cual es también su fortaleza. A la oposición reunida en la Mesa de la Unidad no le interesa una asonada militar, tampoco a los Estados Unidos, China o Cuba. Ni siquiera a los militares quienes están mejor en este momento que si se presenta un gobierno militar, mucho menos a Nicolás Maduro. Entonces ¿Quién va a comandar la rebelión?… Pareciera que –por ahora- no habría un golpe de Estado de carácter militar en Venezuela. Los verdaderos poderes detrás de la silla presidencial de Maduro ejercen el poder real. Es indiscutible que Maduro no es quien da las órdenes en PDVSA, ni en la Asamblea Nacional, ni en las Fuerzas Armadas, ni en materia económica, ni en la mayoría de las gobernaciones. Ni siquiera ha podido hacer lo elemental que hace cualquier gobierno cuando comienza su mandato, como es pedir la renuncia a todo el tren ministerial y nombrar a sus propios ministros. A ninguno de los ministros de Chávez –hoy superministros- les molesta Maduro, diría que lo prefieren porque ahora hacen lo que quieren sin que nadie los regañe o contradiga.

Según su análisis… ¿Nadie estaría conspirando?

–Siempre, por lo menos en nuestro país, hay alguien conspirando. Pero, lo que trato de decir es que quienes pudieran hacerlo no lo están realizando, porque no les conviene efectuarlo. Fíjese, si Usted tiene el poder por qué va a querer dar un golpe. Por qué se rebelarían los superministros si ellos dirigen al país. ¿Por qué los militares lo harían si tienen el control directo de 11 gobernaciones, y de los más importantes ministerios como lo son el de Relaciones Interiores, el de Secretaría de la Presidencia y el de la Defensa, además de un sinnúmero de Institutos autónomos, de la corporación eléctrica, de embajadas y pare usted de contar?
¿Por qué la Mesa de la Unidad conspiraría en este momento que cada día es más claro que puede derrotar al gobierno por la vía electoral?
Por su parte, los Estados Unidos, así como China y Cuba prefieren a Maduro que enfrentar una guerra civil en Venezuela o tener que lidiar con un gobierno militar, corriendo el riesgo de salir de un gobierno que al menos trata de guardar apariencia democrática para derivar en otro régimen dictatorial que pudiera ser hostil a Cuba, o China o a los Estados Unidos o a ambos extremos. O –peor aún- tomar el camino de un Gadafi, o de un Al Assad.

Sin embargo, se ha hablado de un grupo militar nacionalista originario del MBR200 que estaría disgustado con el sector civil del oficialismo que encabeza la dupla Maduro-Jaua y que reclama una posición nacionalista y no servil a los hermanos Castro

–Creo que junto a Diosdado Cabello y Francisco Arias Cárdenas este sector se mantiene en la reserva.

¿Estos factores pueden irrumpir, sublevarse?

–Sí. Pero creo que sería por la vía democrática o constitucional. Todo dependerá de que la gestión de Maduro pare el descalabro de la economía y de que el pueblo no se lance a la calle. El problema es que pienso que Nicolás está atrapado en su lealtad a Chávez más allá de su desaparición física. Él parece no entender que Chávez le legó un país desastroso.

¿Qué tanto?

–De 34 mil millones de dólares que teníamos de deuda externa pasamos a más de ¡250 mil millones! El peligroso juego que hizo Chávez con las reservas de oro, vendiendo parte de ellas aprovechando la burbuja de crecimiento de los precios del noble metal, apenas un 25% de baja actual de los precios, nos presenta ahora y en el futuro un cuadro desolador. Venezuela está sin reservas operativas y esto ha generado la principal escasez, la de dólares. Lo cual se convierte en escasez de todo tipo de bienes y productos de consumo, alimentos, medicinas, hasta del papel toilette. Todo ello sumado a un cada vez más alto costo de vida, la inseguridad, las corruptelas en extremo grado, la ineficacia de las instituciones del estado, la falta de planes, proyectos, el deterioro de la infraestructura del país. En fin, Maduro no comprende que incluso Raúl Castro ha hecho severas críticas al sistema socialista y sus resultados a pesar de haber sido implantado bajo la conducción de su hermano Fidel. Nicolás no entiende que la utopía del socialismo del siglo 21 no funcionará, y que sus inicios en Venezuela solamente han intensificado la ineficiencia, la corrupción, la burocracia y los otros males que se comprobó eran provocados por el propio sistema comunista o el socialismo real del siglo 20. El socialismo nunca funcionó, ni funcionará, no importa el siglo. Lo que sucede en Venezuela es consecuencia de practicar precisamente el socialismo que lleva en sus entrañas estos graves males sociales y políticos. Esto lo entendieron los comunistas soviéticos y chinos, lo empiezan a descifrar los cubanos. El primer dirigente político latinoamericano en advertirlo fue el líder del ultraizquierdista Foro de Sao Paulo, Lula Da Silva, quien –ni de vainas- se le ocurrió intentar conducir al Brasil por la vía socialista comunista.

Volvamos a los factores que podrían rebelarse en contra de Maduro…

–De continuar el desastre, se crearían las condiciones objetivas y subjetivas para provocar un cambio en la dirección del país. No obstante, este cambio no necesariamente sería un alzamiento militar. El propio presidente puede renunciar obligado por las circunstancias. Por su lado, la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo de Justicia tienen mecanismos constitucionales para destituir a un presidente de la República en ejercicio y las fórmulas legales para hacerlo. Igualmente, están previstos los dispositivos para nombrar o elegir a un nuevo presidente. A la par, la oposición –sin abandonar la participación en los próximos procesos electorales- podría iniciar un segundo frente con dos propuestas, una encaminada a llamar a una nueva constituyente y otra, para procurar la revocación del mandato al presidente de la República, Nicolás Maduro, vía referéndum, en el tiempo señalado por la Carta Magna.

Por lo que dice, ¿Nicolás Maduro no culminaría período presidencial?

–Hoy en día, cuesta pensar que lo vaya a lograr.

(Fuente: ElDiarioDeCaracas.com)

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*