¡SIEMPRE SE PUEDE ESTAR PEOR! Jesús Casique advierte: “Las economías no tocan fondo”

@DolarToday / Jun 5, 2019 @ 4:00 pm

¡SIEMPRE SE PUEDE ESTAR PEOR! Jesús Casique advierte: “Las economías no tocan fondo”

Láminas en mano, el economista y director de Capital Market Finance, Jésus Casique, demostró que el precio del barril de petróleo dejó de ser “una palanca” para el Gobierno de Nicolás Maduro, pues aunque su valor se mantuvo alto en 2013 y 2014, el Producto Interno Bruto ya había comenzado a retroceder. Casique recuerda que las economías no tocan fondo y que en consecuencia, el escenario de hiperinflación puede agudizarse si no se toman los correctivos pertinentes, pues el país atraviesa 22 trimestres de caída consecutiva del PIB, lo que convierte la crisis en una combinación de hiperinflación con depresión.

Danny Leguízamo / El Cooperante

–Tras varios años de opacidad, finalmente el Banco Central de Venezuela actualizó indicadores. ¿Cuál es su primera impresión sobre las cifras?

-El BCV publicó cifras que estaban trancadas desde 2012 y 2015 y ratificó que Venezuela está atravesando por un escenario de hiperinflación. La inflación de 2018 del BCV es de 130 070% versus la de la Asamblea Nacional, que fue de 1 698 488%. Y a pesar de esa discrepancia, hay una descapitalización del poder adquisitivo de todos los venezolanos.

-Aunque el BCV no publicó el cuarto trimestre de 2018, revisando el comportamiento de los sectores, desde el primer trimestre de 2013 hasta el tercer trimestre de 2018, la caída del PIB es de 52,4%; la actividad petrolera retrocedió 47,5%; manufactura se desplomó 73,6%; comercio se contrajo 79,4%, construcción… ¿dónde está la Misión Vivienda? se contrajo 94,7%; 73,6%. Estamos observando un retroceso impresionante de los sectores de la economía.

-Es decir, la economía se encogió más de la mitad.

-Exactamente, 52,4%. Luego si revisamos las cifras del tercer trimestre de 2018 versus el tercer trimestre de 2017, el PIB se contrajo 22,5%, y por mencionar algunos sectores, la manufactura se contrajo 46,1%; comercio, 42,3% y construcción 67,9%. Otra cifra a destacar es la caída de las exportaciones petroleras. En el año 2012, estas se ubicaron en 93 569 millones de dólares, pero en 2018 cerró en 29 810 millones de dólares, una caída de 68,2%. Otro dato importante es la caída de las importaciones no petroleras. En 2012 fueron de 52 643 millones de dólares 5 835 millones de dólares, caída de 89%.

-Lo que no se justifica que un país que ha atravesado dos boom petroleros, el primero en 2004 y 2008 y el segundo 2011- 2014, esté atravesando por hiperinflación y depresión económica. El primer boom fue de 290 968 millones de dólares, y el segundo, de 630 002 millones de dólares. El total es de 978 318 millones de dólares.

-En 2014 la caída del PIB fue de 3,9%; en 2015 fue de 6,2%; en 2016 fue 17%; en 2017 fue de 15% y en 2018 es de 18% según cifras del Fondo Monetario Internacional. El precio del barril de petróleo cerró en 2014 con promedio de 88,42 dólares y ya la economía había caído 3,9%; es decir, el precio del barril de petróleo ya no es una palanca para el Gobierno. No representa una palanca de valor. Es un modelo totalmente arcaico y primitivo.

-¿Y no cree usted que hay un cambio en las ponderaciones para el cálculo del Indice Nacional de Precios al Consumidor?

-Esos son los comentarios de los técnicos, pero no tenemos evidencia. Las ponderaciones siguen siendo las mismas. Pero si fuera la misma ponderación, por ejemplo, en alimentos, la ponderación según el BCV cuando se estableció la reconversión monetaria, el peso de alimentos y bebidas no alcohólicas era de 32,2%. Pero si tú le agregas subsidios y CLAP, obviamente que tumba el indicador sin modificar los pesos. No tenemos evidencia de que hubo un cambio en la estructura de las ponderaciones del BCV.

–Estudios econométricos demuestran la correlación positiva entre dinero e inflación para el caso venezolano. El Gobierno sigue expandiendo el dinero pero al mismo tiempo comprime la actividad bancaria para evitar el efecto del multiplicador a través de la oferta crediticia. ¿No es esta una política monetaria contradictoria, que termina anulándose a sí misma?

-Definitivamente el incremento del encaje legal que fue de 57% y del encaje marginal que fue de 100% castigó muy fuerte al sector productivo del país, incluso al sistema financiero, aunado a la inflación. Cuando un empresario va a efectuar un presupuesto. ¿Cómo solicitas un crédito con la hiperinflación y con el encaje legal? Si tú solicitas un crédito de 100 mil bolívares, dentro de una semana si el crédito se lo aprueban, ya los 100 mil bolívares no alcanzan porque los precios se han incrementado. Debe haber disciplina fiscal y monetaria, y el argumento del Gobierno es totalmente político. Yo no diría de incremento de la liquidez sino de monetización del déficit y eso está prohibido en la Constitución.

–El Gobierno de Maduro se enfrenta a un dilema. O ataca la hiperinflación o ataca la depresión. Pero no logra atacar efectivamente ninguna de las dos.

-Exactamente. Las recomendaciones se han elaborado en reiteradas oportunidades. Este es un modelo primitivo. ¿Qué ocasionó el control de cambio? Fuga de capitales. Y el control de precios también hizo aguas, porque los precios han venido incrementándose vertiginosamente. Van veinte prórrogas del decreto de emergencia económica y no han resuelto los equilibrios macroeconómicos.

-¿Cuánto tiempo más Venezuela puede seguir atravesando hiperinflación?

-Muy interesante tu pregunta porque las economías no tocan fondo. Un economía puede tener una caída indefinida así como puede experimentar altos niveles de hiperinflación. El caso cierto es que ya tenemos 18 meses en hiperinflación. El país que sigue a Venezuela en período de hiperinflación vendría siendo Zimbawe. Nos quedan tres meses de hiperinflación para alcanzar a Zimbawe. No hay forma de poder surfear esta crisis aumentando el salario.

-Con un sistema de flotación sucia de compra y venta de divisas: ¿No cree usted que el Gobierno ha dado pasos para rectificar parcialmente el modelo?

-El modelo sigue profundizando la crisis. Lo del control de cambios es relativo, porque siguen las restricciones: no puedes utilizar tu tarjeta de crédito en el exterior. No hay una libertad cambiaria en su totalidad, y ahí el factor fundamental es la confianza. Por más que desmontes los controles, está el factor confianza que es clave en economía.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*