SIN APOYO DEL ESTADO: Francisco “Lolo” Bellorín “de surfista del pueblo a cuarto mejor del mundo”

DolarToday / Oct 3, 2017 @ 3:00 pm

SIN APOYO DEL ESTADO: Francisco “Lolo” Bellorín “de surfista del pueblo a cuarto mejor del mundo”

Cuando apenas tenía seis años de edad, en lugar de utilizar flotadores o levantar castillos en la arena en las playas de Choroní, Francisco “Lolo” Bellorín decidió meterse en el mar para aprender a surfear. El Nacional

Aunque en un par de oportunidades tuvieron que sacarlo del agua por temor a que se ahogara, nunca tuvo miedo: más pudo la inspiración por ver a uno de sus hermanos surcando las olas, y lo que comenzó como un simple pasatiempo poco a poco fue transformándose en una pasión.

“Apenas llegaba de la escuela comía algo y enseguida se iba al mar”, recuerda su padre, con aire nostálgico, mientras observa desde el malecón las aguas en las que su muchacho se sumergía por simple diversión.

Allí y en otras playas del pueblo rememora cómo los amigos de Francisco lo sentaban en la arena y lo enseñaban a hacer maniobras que luego intentaba plasmar sobre las olas.

“Veía, imitaba, intentaba y perfeccionaba”, relata el padre, quien siempre le pedía a su hijo que estudiara y no descuidara sus actividades académicas.

El “Lolo”, como lo llamaban desde pequeño, ni siquiera tenía una tabla propia. Conseguía una prestada o más de una vez buscaba objetos que pudiera utilizar para surfear.

“No fue fácil”, sostiene su padre cuando recuerda los 30 bolívares que le pagó a un amigo para que trajera a su hijo una tabla desde Estados Unidos.

Rumbo a la cresta de la ola

Aunque conseguirle la tabla fue costoso para su padre, apenas se trató del inicio del sacrificio por ayudar a su hijo a cumplir sus sueños de dedicarse de manera profesional al surf.

Ya conocido en su pueblo, para dar el salto definitivo a la fama debía seguir entrenando para comenzar a participar en torneos nacionales; pero a su papá, hombre dedicado a la pesca, no le sobraban tiempo ni recursos.

“Estaba ocupado para llevarlo a Ocumare, La Guaira o Puerto Cabello, por lo que tenía que dejar de hacer mis labores. Además costaba dinero”, relató.

Hasta que la vida les dio un vuelco de 180 grados: en plena preadolescencia, el “Lolo” fue considerado por la Asociación de Aragua para unos juegos nacionales en Margarita, que tenían como premio una tabla.

Para sorpresa de propios y extraños, Francisco salió campeón de la competencia, llevándose una medalla de oro guindada en el cuello y una tabla bajo el brazo.

De allí en adelante siguió surgiendo y en los regionales siempre quedaba entre los primeros tres lugares.

Cuando cumplió 14 años de edad y recién comenzaba a tener algunos patrocinantes, lo mejor estaba por venir: le pidieron que sacara pasaporte para viajar a Perú y allá salió campeón por primera vez fuera de Venezuela.

“Comenzaron a llamarlo fabricantes de tablas, le regalaban franelas y shorts, y los viajes se volvieron rutina”, narra su padre mientras sonríe con orgullo.

En la actualidad, a sus 28 años de edad, quedó cuarto en el Mundial que se celebró en Costa Rica a finales de 2016, logro que unió a un palmarés en el que ya figuraban dos campeonatos de Latinoamérica y medallas en Juegos Panamericanos.

Sin apoyo del Estado

Para participar en el Mundial Costa Rica 2016, pese a tener varias medallas ganadas en su trayectoria, no contó con apoyo del Estado. El propio Bellorín tuvo que financiarse su viaje y su estadía.

“No sé por qué el Estado no los apoya a pesar de las solicitudes”, lamentó el padre, pues incluso Francisco pusoa sonar los tambores de Choroní y bailó ante el público para celebrar su proeza en la competición.

“Con el deporte pueden alejar a muchachos de la delincuencia y las drogas, ocupándoles la mente con algo que es sano y útil para la sociedad”, agregó.

De esa manera, el “Lolo” tuvo que sortear olas dentro y fuera de las playas, pero siempre tuvo en mente que le vale más representar a su país y ser el orgullo de Choroní, adonde acude frecuentemente como uno más del pueblo. A pesar de que lo aclaman, mantiene el mismo comportamiento de otros tantos talentos que, en las mismas playas que él, sueñan con expandir el surf en Venezuela.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*