¡SIN DESPERDICIO! ¿A qué vino realmente Thomas Shannon a Miraflores? (sigan la pista al dinero…)

DolarToday / May 14, 2015 @ 4:00 pm

¡SIN DESPERDICIO! ¿A qué vino realmente Thomas Shannon a Miraflores? (sigan la pista al dinero…)

El funcionario del departamento de Estado entra por segunda vez como invitado de lujo a Miraflores, a petición del presidente Nicolás Maduro, pero solo después que el gobierno decidió dolarizar algunos sectores de la economía.

MARIO SZICHMAN Nueva York/ Especial para TalCual

Si se quiere entender al gobierno de Washington, basta guiarse por una simple consigna: Follow the money sigan la pista al dinero. Recuerda la consigna francesa de Cherchez la femme, busquen a la mujer, pues, según los detectives galos, detrás de todo crimen pasional hay una bella dama. Pero los franceses son románticos, y los anglosajones suelen ser una cuerda de pescados. Para ellos el mejor romance es de índole monetaria. Como los británicos, los norteamericanos han aprendido que no hay amores eternos, solo intereses eternos.

Una demostración de ello es la nueva visita a Caracas de Thomas A. Shannon Jr., uno de los principales asesores del secretario de Estado John Kerry. De acuerdo a la agencia France Press, fue “el gobierno venezolano” el encargado de invitar a Shannon. Por su parte, el diario ABC de Madrid aventura esta hipótesis: “Venezuela y Estados Unidos han retomado el diálogo, a pesar de la crisis diplomática entre ambos países, para abordar la situación de sus respectivas embajadas, cuyo personal amenazaron con reducir como consecuencia de la última escalada de tensión”.

En vez de analizar ese ángulo –al fin de cuentas, el problema de las sedes diplomáticas no es de vida o muerte– resulta más interesante seguir la pista al dinero. Entre la previa visita de Shannon a Venezuela, en los primeros días de abril, y la actual, ocurrieron muchas cosas grandilocuentes: Maduro consiguió millones de firmas para repudiar la Orden Ejecutiva emitida por el presidente Barack Obama contra siete funcionarios venezolanos acusados de violaciones a los derechos humanos y de faltar a sus deberes públicos.

Ignoramos si Maduro recaudó los 7 millones de firmas, la cifra más conservadora, o 15 millones, la más espectacular, o 13 millones 447 mil 651 firmas, la más precisa, a fin de repudiar la medida de Obama. Todos esos guarismos son igualmente probables, o equitativamente inciertos, porque la sinceridad no es uno de los atributos del chavismo. Un gobierno incapaz de proporcionar un certificado de defunción con la fecha exacta del fallecimiento de su líder supremo, es escasamente confiable.

Después estuvo la Cumbre de las Américas, donde Maduro volvió a golpearse el pecho y a blandir la bandera venezolana (alguien debe haber conseguido la bandera de las ocho estrellas para que pudiera agitarla en algún acto antiimperialista). Y cuando volvió explicó todos los triunfos alcanzados por la diplomacia venezolana frente al extranjero insolente.

Poco después viajó a Rusia para celebrar el 70º aniversario de la victoria frente al nazismo, una victoria compartida por Estados Unidos, Gran Bretaña, y una parte minúscula del pueblo francés, si obviamos a la figura del gran general Charles De Gaulle y de los miembros de la Resistencia.
Pero, en vez de analizar esa congestión de victorias, es preferible seguirle la pista al dinero. Así descubriremos que las medidas más grandilocuentes que el gobierno chavista anunció, aunque sin aspavientos, fueron de índole económica. En orden de importancia:

–Ford Motors informó que a partir de julio comenzará a vender vehículos en dólares.
–El 29 de abril pasado The Financial Times dijo en un titular “Venezuela in gold swap with Citi,” Venezuela, en un trueque de oro con el Citi(bank).

El Banco Central de Venezuela acordó con el Citibank canjear el equivalente de 3.500 lingotes, alrededor del 14 por ciento de las reservas de oro de Gran Bretaña, por 1.000 millones de dólares de dinero en efectivo. No se trata de la venta de oro a cambio de los dólares. El gobierno venezolano acudió simplemente a una casa de empeño, en este caso el Citibank, con el propósito de hipotecar las joyas de la familia.

–Las reservas internacionales, según cifras del Banco Central de Venezuela, “se mueven en niveles mínimos históricos. Alcanzan el índice más bajo de los últimos 12 años” (Diario Tal Cual).

Si Maduro autorizó a la Ford a vender sus vehículos a cambio de dólares, eso es el comienzo de una dolarización de la economía. ¿O acaso Ford es una empresa privilegiada? De acuerdo a Ricardo Hausmann, ex Ministro de Planificación de Venezuela y ex Economista Jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, el gobierno chavista está endeudado hasta las cejas, no en bolívares, que puede imprimir sin prisa y sin pausa, y que cuestan menos que el papel donde se estampan, sino en dólares.

En un artículo de opinión sobre un posible default venezolano divulgado a comienzos de septiembre de 2014, Hausmann enunció varios sectores de la economía a los cuales el régimen venezolano se niega a cancelar sus deudas.

Aunque las cifras ya están algo envejecidas, pues la deuda ha crecido de manera exponencial, al menos dan una pálida idea del desbarajuste.

Dice Hausmann:“Los retrasos con importadoras de alimentos alcanzan ya US$ 4.200 millones, lo que ha producido una grave escasez en productos de la canasta básica. En el sector automotriz, el incumplimiento supera los US$ 3.000 millones, lo que ha resultado en el colapso del transporte por falta de repuestos. A las aerolíneas se les deben otros US$ 3.700 millones, lo que ha llevado a varias a suspender sus vuelos y redujo la oferta de cupos en 50%.

“En Venezuela, los importadores deben esperar seis meses luego de que sus productos pasan por la aduana para poder adquirir dólares previamente autorizados. Dado que el gobierno ha optado por incumplir estas obligaciones, muchos importadores han venido acumulando una abundante cantidad de moneda local. Durante un tiempo, la falta de acceso a divisas fue compensada con préstamos de proveedores extranjeros y casas matrices, pero las deudas acumuladas y las pérdidas debido a las sucesivas devaluaciones han acabado con su paciencia y cerrado el crédito.

“La lista de default es interminable. Venezuela está también en mora con los proveedores, contratistas y socios en joint-ventures de Pdvsa, con lo cual las exportaciones de petróleo han caído 45% en relación con 1997, y su producción apenas roza la mitad de lo que el plan de 2005 había previsto para 2012”.

La respuesta del jefe de estado venezolano fue ordenar la investigación de Hausmann, por “realizar una campaña en contra de Venezuela”. Es inevitable, cada vez que alguien formula denuncias contra algún funcionario o alguna política emprendida por una repartición pública, la campaña es contra toda Venezuela.

Para Maduro, “Hausmann es un bandido”. El único propósito del catedrático de la universidad de Harvard habría sido “hacerle daño a Venezuela”. Al parecer, Hausmann escribe sus artículos “en sus mansiones en el norte donde viven (algunos personajes) con el dinero que le robaron al país”.

No creemos que Hausmann necesite varias mansiones para escribir sus artículos. Con una mansión es suficiente. Pero a Maduro le gusta usar el plural, además de feminizar nombres que solo aceptan el masculino.

Cuando Maduro blasfemó contra Hausmann, también pronosticó que los grupos de derecha “se quedarán con sus perversas ganas de hacerle daño a la República. Nuestro país saldrá adelante”.

Hay muchas expectativas por la segunda visita de Shannon al Palacio de Miraflores. El problema de las embajadas se viene arrastrando desde hace varias semanas, y hasta ahora el problema ha tenido escasa repercusión en la capital de Estados Unidos.

Pero el Departamento de Estado, además de conducir relaciones diplomáticas, analiza tratados comerciales. Generalmente predomina el comercio. Los lobbyists, los cabilderos que trabajan para grupos de presión, no están interesados en cuantos funcionarios o cuantos muebles hay en una sede diplomática. Solo les apasiona conseguir buenos contratos para sus empresas, o resolver problemas con deudores morosos.

Podríamos apostar a que Shannon viajó a Caracas para averiguar qué ocurrirá con los acreedores norteamericanos en la nueva etapa de “sinceramiento de la economía” del gobierno de Maduro.

La lista es larga, según la denuncia el “bandido” de Hausmann. Están los retrasos a las importadoras de alimentos, a las aerolíneas, a otras empresas automotrices, aparte de la Ford. El gobierno de Maduro adeuda a importadoras de medicamentos, a fábricas de autopartes.

Están las deudas con proveedores, contratistas y socios en joint-ventures de Pdvsa. Y Pdvsa es vital para conseguir divisas en dólares. (Por cierto, el único país que paga a Venezuela su petróleo en dólares, es Estados Unidos). Los demás, especialmente su principal acreedor,China, canjean el crudo por mercancías.

La incógnita es ahora averiguar quién le está pidiendo cacao a quien, si Shannon a Maduro, o Maduro a Shannon. No pasarán muchos días sin que se averigüe la respuesta. Pero algo podemos pronosticar: el cimbronazo de la economía venezolana a medida que se vaya dolarizando, será mucho peor de lo que ha ocurrido hasta ahora. Sincerar la economía es lo mismo que aceptar un colapso financiero. Y a Maduro se le están agotando las posibilidades de pedir dinero en efectivo.

@mszichman / marioszichman.blogspot

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*