El Castro “Chavi$mo” es un conglomerado de criminales aferrados al poder, que ahora intentan incendiar toda Latinoamérica

DolarToday / Nov 26, 2019 @ 6:00 am

El Castro “Chavi$mo” es un conglomerado de criminales aferrados al poder, que ahora intentan incendiar toda Latinoamérica

¡Maduro destruye a la izquierda en la región! La derecha gana en Uruguay
Lo que acaba de suceder en Uruguay no tiene mayores explicaciones. Lo hemos dicho en varias oportunidades. Una cosa es mantenerse neutral ante el régimen que empobrece y asesina a los venezolanos por hambre, falta de medicamentos, hiperinflación, salarios inexistentes (neoesclavitud), destrucción de los servicios públicos, quiebra de las industrias tanto petrolera como del hierro, formación de grupos criminales armados paraestatales y “legales”, masacre de nuestros indígenas, permitir la violación de nuestro territorio por irregulares colombianos, destrucción de nuestra amazonia, flora y fauna con entrega de nuestros recursos y oro – éste recurso llamándose “socialistas” – a redes de criminales y militares apátridas, multiplicar el narcotráfico, corrupción y aniquilamiento de todo un país; y otra es apoyar ante organismos multilaterales como la Organización de Estados Americanos (OEA) con sus votos al neototalitarismo madurista, como si tal secta política fuera una especie de bendición que ha originado una emigración superior de 5 millones de venezolanos, y hundir a más del 80% de la población en pobreza y la miseria.

En efecto, el triunfo de Luis Lacalle Pou en la nación charrúa, candidato de la derecha en unión de factores contrarios a la izquierda uruguaya, más allá que su proclamación presidencial por el órgano electoral correspondiente haya sido pospuesta hasta un reconteo final de poco más de 30 mil votos, no es en sí misma un fracaso para el candidato perdedor Daniel Martínez, pero sí para la política errada del llamado Frente Amplio que en vez de colocarse al lado de las necesidades de su pueblo, como por ejemplo, salir a reclamar de manera enérgica la deuda que mantiene el madurismo con los productores lácteos de ese país, la cual asciende en más de 30 millones de dólares desde hace varios años, prefirió hacer una conjunción de desmanes con el madurismo.

De hecho, hasta Pepe Mujica condenó al madurismo como una dictadura, pero eso no fue suficiente para el gobierno de Tabaré Vásquez quien incluso desde las OEA y otros escenarios internacionales tenía una defensa absurda en favor del régimen que somete a los venezolanos, y eso le pasó factura sobre todo en sectores de la clase media democrática de Uruguay.

Es más, habrá que ver, una vez que Lacalle se posesione como presidente de la República Oriental de Uruguay, si aceptará que el nombrado presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) por Juan Guaidó, y donde se encuentra la sede internacional de éste banco, – que no dudamos ya estaría siendo “mudada” por el madurismo en próximos días – se coloque al frente de esa institución financiera para conocer hasta qué punto la deuda con los productores agrícolas y pecuarios de esa nación no fueron “desviados” o robados, y esa razón sería suficiente para justificar la alianza que existía entre el madurismo y el Frente Amplio, ahora derrotado, y fuera del poder cuando menos hasta 2020. Lo que habrá que esperar es si Tabaré Vásquez o Lacalle permiten que ese banco sea “cerrado” intempestivamente violando las normas de protocolo y seguridad financiera de esa nación, en perjuicio de miles de uruguayos.

Quien debe verse en el espejo de Uruguay ahora es Alberto Fernández, máxime después que Maduro tildó de “estúpido”¹ a quien según él, diga que Venezuela es una “dictadura”, así éste fuera Pepe Mujica, y veamos lo que ocurrió con el Frente Amplio y el candidato Daniel Martínez por no condenar de manera enérgica al madurismo como un neototalitarismo esclavista y violador de derechos humanos. Pues, simplemente perdieron, y en esencia, el próximo presidente de Argentina veremos si prefiere la unión con Maduro, o el rechazo del resto de sus vecinos en América del Sur, independientemente de las diferencias ideológicas.

¡Maduro destruye a la izquierda en América Latina! Y aunque intente con mercenarios desestabilizar a la región, la verdad es que los pueblos rechazan la violencia, sea ésta de derecha o de izquierda. El madurismo es un conglomerado de asesinos que solamente se aferran al poder intentando un holocausto del siglo XXI.

En síntesis, el madurismo ha perdido uno de los tres votos que tenía en la OEA. Ahora sólo les queda Nicaragua, y de ellos mismos, porque nadie quiere llenarse de tan putrefacta bazofia política en nuestros países. Al parecer la “brisa bolivariana” y madurista ha sido superada por el huracán del Libertador. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

Por: Javier Antonio Vivas Santana
javier2

Fuente: Aporrea

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*