¡TRAGICOMEDIA! El Ministro Motta Domínguez ataca la guerra eléctrica cambiando bombillos

DolarToday / Jul 21, 2018 @ 12:00 pm

¡TRAGICOMEDIA! El Ministro Motta Domínguez ataca la guerra eléctrica cambiando bombillos

Si se fijan bien en la foto que, de lo más orgullosa, acompaña al boletín de prensa oficial, el Ministro y General Mayor Luis Motta Domínguez luce unos guantes de seguridad impecablemente blancos con el objeto de que le cuide una de sus manos, no vaya a ser que reciba cualquier calor inadecuado.

Elizabeth Fuentes / El Cooperante

Porque cambiar bombillos siendo ministro de Energía Eléctrica tiene sus riesgos. Y muchos. El Mayor General pudo haber recibido desde un corrientazo hasta pasar a ser otra de las víctimas del Gran Saboteador de la Derecha, quien viendo el peligro al que se exponía el Ministro de Energía mientras cambiaba bombillos, le pudo mandar un rayo poderoso con toda la energía que El Saboteador se ha robado en el Zulia durante este año (que ha sido mucha), solo para calcinarle el guante blanco al Ministro y arruinarle “el abordaje social a las comunidades”, como humildemente calificó el gobierno semejante esfuerzo del señor ministro y mayor general.

De allí que la foto tenga ese valor agregado: el Ministro cambió el bombillo y no le pasó nada, nada de nada. Ni a el ni al bombillo, tal como lo muestra el Ministro de lo más orgulloso, casi con el mismo gesto de aquellas espectaculares chicas que utilizaban las empresas de vehículos en los años 50,s para enseñar cada modelo. Allí están el y su bombillo al lado, sanos y salvos.Y mejor aún: el bombillo está prendido, lo que demuestra la eficacia del señor Mayor General y Ministro a la hora de emprender una tarea de semejantes dimensiones.

“Con esta sustitución de bombillos incandescentes por ahorradores, vamos contribuyendo con la disminución de la demanda eléctrica en el estado Zulia. Acá estamos a escasos 50 metros de la subestación Peonías, donde nos han saboteado el sistema eléctrico del estado, por eso la comunidad se ha puesto de acuerdo para tener vigilancia comunal, cada vez que avisten a alguien sospechoso, llamarán a las autoridades” dijo textual el también Presidente de Corpoelec, arriesgándose a trabajar a solo 50 metros de esa subestimación que suponemos de alta peligrosidad porque, dice el ministro, ha sido saboteada y hasta ahora nadie sabe ni ha visto de cuáles artimañas o armas se valen El Saboteador y sus secuaces para dejar al país sin luz. Y entonces seguramente aprovechan la oscuridad que ellos mismos generan para esconderse, lo cual lógicamente debe ser el fin último de los saboteos eléctricos: que los saboteadores se puedan ocultar bajo las sombras, en la oscuridad, esa gran aliada de los malhechores de los Comics y de la vida misma.

Asegura la reseña oficial que el titular de la cartera eléctrica ha ido varias veces a esta comunidad, Brisas de Mara, “para supervisar los trabajos del cable sublacustre en la subestimación Peonías”, y entre una cosa y otra, pues aprovecha su escaso tiempo libre para sustituir bombillos, nada menos que 1500 unidades incandescentes fueron las que cambiaron ese día por bombillos ahorradores para beneficiar 300 viviendas ( cinco bombillas por casa, no?), bombillos por cierto muy distintos a aquellos que nos vendieron los cubanos cuando Hugo Chávez vivía y que a la larga resultaron una gran estafa porque luego se demostró que esos bombillos no solo costaban una fortuna sino que estaban en desuso a escala planetaria porque afectaban la salud y el medio ambiente.

Y si bien no sabemos quién fue esta vez el beneficiado por la adquisición de estos nuevos bombillos ahorradores de energía, tan exquisitos que el Ministro va y los pone personalmente y los enseña a cámara como una foto publicitaria, lo positivo de toda esta actividad ha sido que el ministerio no solo puso algunos bombillos sino que “abordaron a la comunidad con talleres de ahorro energético, reparación de bombillos y conformación de mesas de energías, para que los habitantes de la comunidad puedan tener sentido de pertenencia y resguardar las instalaciones eléctricas”, según dice el lenguaje oficial, aunque no explican muy bien en qué momento la comunidad de Brisas de Mara va a vigilar las instalaciones y hacer mercado, por mencionar un ejemplo.

Pero ” la jornada de atención integral y social también llevó alegría a los más pequeños de la casa con un inflable y pinta caritas, tal como lo prometió el ministro Motta Domínguez en la visita previa a la comunidad”. De modo que la escena completa fue perfecta porque mientras el Ministro ponía un bombillo – nadie puede asegurar que puso los 1.500-, los pequeñitos gozaban en su inflable con sus caritas pintadas.

Lástima que no sepamos si ese día había agua en Brisas de Mara para que los niñitos se lavaran la cara y se quitaran la pintura. Tampoco sabremos si ya habían desayunado y almorzado completo, porque si en algo se gasta energía-vaya sarcasmo- es brincando en esos castillos infalibles, muy parecidos por cierto al Palacio de Miraflores donde se gasta la energía pareja haciendo nada.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*