Un sueño Imposible: Hacer un mercado completo en Venezuela

DolarToday / Mar 7, 2015 @ 6:00 am

Un sueño Imposible: Hacer un mercado completo en Venezuela

“Llenar la nevera” se ha convertido en un reto, en una verdadera misión imposible para los venezolanos y las venezolanas, puesto que la crisis económica que vive el país ubicó, en enero de este año, el precio de la Canasta Básica Familiar en Bs. 31.843,33, según cifras del CENDAS-FMV, lo que permite entrever que el costo de la vida se disparó en más del 100% con relación al mismo periodo de 2014, cuando la misma era equivalente a 15.923,57 bolívares, publica El Semanario

No hay productos y no alcanza el dinero… en Venezuela hacer mercado cuesta Dios y su ayuda

Siendo esto así, se requieren 6.5 salarios mínimos para poder adquirir la canasta básica. Asimismo, se conoció que el rubro de alimentos subió 1 mil 112 bolívares con 54, al pasar –en tan solo un mes- de 17.230,42 a 18.342,96 bolívares.

Ante este dramático cuadro, la gran incógnita es: ¿qué comen los venezolanos y las venezolanas que mantienen un hogar a punta de sueldo mínimo?
Jonathan Ramírez, esposo y padre de 2 niños pequeños, expresó su descontento con la situación económica del país. Asegura que los gastos “fijos”, como comida y pañales, terminan “desangrando” su bolsillo y el de su esposa, quien también trabaja.

“Para nadie es un secreto que la situación del país está difícil. Tenemos un ingreso mensual en casa de 2 sueldos mínimos y son insuficientes. Rara vez nos podemos dar un gusto. Me siento como la canción: “tanto trabajar y no tengo ná”, afirmó, agregando: “todo lo que entra, se va en comida”.

Alcides Perdomo, arquitecto de profesión, esposo y padre de 3 niños, subrayó que el aumento de salario básico “no es la solución al problema”. En efecto, resaltó la idea sutil de que cada vez que aumenta el salario, también aumenta el precio de los productos. “¡Que la economía se estabilice!”, solicitó, agregando: “es la única manera de que podamos tener mayores posibilidades (…) que liberen el dólar y terminen de una vez con ese sistema cambiario que lo único que genera es más corrupción”.

Gloria González, jubilada y pensionada, cuenta que desde que dejó de prestar servicios vive de cola en cola.

“Para mí no ha sido fácil, pues ya soy de la tercera edad y con mis achaques igualito tengo que andar de un lado a otro buscando alimentos, el sueldo no alcanza para nada. Ver las listas de precios da dolor, porque aunque muchos dicen que el gobierno regula todo, es mentira. Acaban de autorizar el aumento de la carne a Bs. 220 el kilo y del pollo entero a Bs. 65 el kilogramo. ¿En qué planeta viven los que gobiernan? Esto es una soberana falsedad. Todo el mundo sabe que el kilo de carne no te baja de 450 y el de pollo de 150. ¡Toda una locura! Hasta los granos están por las nubes. En estos días quise preparar garbanzos y el kilo está en 300 bolívares. Eso sin contar los vegetales: la papa no baja de 100 bolívares, la zanahoria está a 70, el pimentón a 80, 1 plátano cuesta 25 bolívares y el queso llanero está pisando los 300. ¿Comer jamón y queso amarillo? ¡Eso es un chiste cruel!”, señaló.

CAROS… ¡Y ESCASOS!

Pero el alto costo de la vida y la inflación anualizada de 56,2% que se registra en el país no son los únicos obstáculos a los que se enfrentan día a día los venezolanos en materia de alimentación. También deben lidiar contra el índice de escasez que ronda el 25,3% este 2015.

Y es que, actualmente 17 productos se encuentran desaparecidos del mercado tradicional: leche en polvo, sardinas enlatadas a precio regulado, pollo, carne de res a precio regulado, margarina, azúcar, pernil, aceite de maíz, queso blanco duro Santa Bárbara, lentejas, arroz, harina de trigo, pastas alimenticias a precio regulado, harina de maíz, café, mayonesa y hasta queso amarillo. Cabe resaltar que estos rubros representan el 29,3% de los 58 productos que contiene la canasta básica.

Adicionalmente, escasean otros productos básicos como: jabón de baño, detergente, lavaplatos, cera para pisos, compotas, Nenerina, toallines, toallitas, papel toilette, servilletas, leche condesada, leche líquida de un litro, cloro, pañales, suavizante, desodorante, afeitadoras desechables, crema dental, champú, toallas sanitarias, jabón Las Llaves, insecticidas y hasta medicamentos como: Atamel, Losartán Potásico, Aspirina, entre otros. En total, son 42 productos los que están siendo buscados hasta debajo de las piedras en Venezuela.

¿QUÉ DICE EL GOBIERNO?

En reiteradas ocasiones, representantes del oficialismo han asegurado que la situación no es más que una consecuencia de la presunta guerra económica impuesta en Venezuela.

“Desde 2013 sectores económicos de la burguesía se han aliado con el gobierno de Estados Unidos para acabar y desacreditar el modelo socialista que se construye a través de la Revolución Bolivariana, en la que se realiza una distribución justa de la riqueza”, habría expresado recientemente la ministra para el Comercio, Isabel Delgado, durante una reunión en su despacho con representantes de diferentes sectores económicos en el área industrial y comercial, que convocó con el objetivo de construir un plan de trabajo que garantice el acceso de los bienes y servicios al pueblo.

La ministra fue enfática al asegurar que “con la guerra económica intentan desequilibrar el mercado en Venezuela, propiciando el desajuste de la vida familiar, afectando a las madres venezolanas, acaparando los pañales, la leche maternizada, inoculando la violencia en las universidades y en el país”.

Por otro lado, en nombre del equipo de Gobierno, Delgado denunció que Fedecámaras y Consecomercio participan activamente en la Guerra Económica, pues el modelo implantado en el país no está dirigido a enriquecerlos, y esta es la razón por la que participan de forma activa.

En lo que a la recuperación del sistema económico se refiere, la titular exaltó que el Sistema Marginal de Divisas (Simadi), activado recientemente, ha dado resultados positivos y rechazó que algunos sectores de derecha pretenden usarlo como un marcador de la economía pues –según explicó- el mecanismo cambiario solo cubre el 1,2% del mercado de divisas, mientras que la tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar cubre el 70% y está destinada precisamente a la importación de alimentos, medicamentos y productos de la canasta básica para la población venezolana.

SIN PELOS EN LA LENGUA

La oposición venezolana también se ha pronunciado en reiteradas ocasiones sobre este tema en particular. Recientemente, desde el Mercado de Quinta Crespo, Agustín Díaz, gerente de Estudios Legales y Económicos de Conindustria y el concejal del municipio Libertador y coordinador de Primero Justicia Caracas Jorge Millán se pronunciaron exaltando que Venezuela se mantiene en el primer puesto del ranking de inflación a nivel mundial.

“Hoy estamos en el Mercado de Quinta Crespo, denunciando la gestión de este Gobierno que lo único que ha hecho es empobrecer el bolsillo del venezolano. El Gobierno miente cuando dice que hay un dólar a 6,30 bolívares para el pueblo, pero la verdad es que el pueblo común no tiene acceso a este tipo de cambio, esa economía es para los enchufados de siempre”, advirtió Millán, señalando que el salario mínimo en Venezuela, según la tasa SIMADI a Bs. 174,46, en el que se obtiene un valor de 32,22 dólares, equivale a $1,07 por día de trabajo.

“¿Y qué hace un venezolano con un dólar al día? Si la Canasta Básica Alimentaria sigue aumentando debido a la inflación que aqueja a nuestro pueblo. Es imposible decir que un venezolano puede mantenerse con un dólar al día cuando el billete de más alta denominación no alcanza ni para comprar una lata de sardinas. Este Gobierno solo se ocupa de hacer más pobres a los venezolanos”, expresó.

Asimismo, el coordinador de Primero Justicia Caracas presentó datos en los que se compara el costo en dólares de algunos alimentos venezolanos, con productos iguales o parecidos en un establecimiento comercial de Estados Unidos, calculándolos a una tasa de Bs. 6.30 por dólar.

También Julio Borges, Coordinador Nacional de la tolda aurinegra, señaló que “ante el fracaso del cuento de la supuesta Guerra Económica, salieron con el invento reciclado de un presunto nuevo intento de Golpe de Estado (…) pero el verdadero ‘Golpe’ ha sido el de Maduro contra el estómago de los venezolanos, con una inflación y escasez sin precedentes que ha sido determinante en el aumento de la pobreza desde que Maduro se encargó del Gobierno, hasta alcanzar a 16 millones de venezolanos que sufren en pobreza, y de ellos 8 millones ni siquiera les alcanza para comer completo, tal como lo revela el estudio reciente de la UCV, USB y UCAB”.

Repudió que el Gobierno de Nicolás Maduro “insista en ocultar las cifras oficiales”, o que “las publican con retraso y cargadas de maquillaje”. Además, comparó las cifras desde diciembre 2012, cuando el actual Presidente asumió el poder hasta diciembre pasado, determinando un incremento de los alimentos en un 272%. Por eso aseguró que “los precios de la comida se han cuadruplicado” y precisó que la zanahoria registra un alza de 442%, le sigue la papa con 350%, la carne de res 349%, la lechoza 347%, el melón 330%, el hígado de res 329%, los huevos 328%, la piña 321%, el cazón 317%, la cebolla 287%, la carne de cochino 286%, el queso blanco duro y las guayabas 285%, el pimentón 263%, el cambur 256%, las sardinas 253%, la mortadela y la patilla 244%, las caraotas negras 242%, el corocoro 233%, los frijoles 230%, el atún fresco 229%, el tomate 218% y la leche pasteurizada 215%.

Finalmente concluyó indicando que “el salario de todo un mes ni siquiera alcanza para comer completo”.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*