¡UNA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL! 2016 se ha convertido en el año de la esperanza para los presos políticos

DolarToday / Jan 1, 2016 @ 12:00 pm

¡UNA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL! 2016 se ha convertido en el año de la esperanza para los presos políticos

Bony Simonovis se rehúsa a renunciar al sueño de la aprobación de una Ley de Amnistía que le dé la libertad a su esposo y a los presos de conciencia

KEILYN ITRIAGO MARRUFO / TalCual

Para un preso político el mayor deseo de fin de año es la libertad. Y ahora que se han logrado resultados que favorecen a la oposición venezolana en la Asamblea Nacional la expectativa en la aprobación de una Ley de Amnistía cobra aún más fuerza. Este 2016 que arranca se ha convertido en el año de la esperanza.

El 31 de diciembre, el 24 de diciembre y cualquier fecha importante relacionada con la familia son fechas que en la familia Simonovis se trataron de vivir plenamente porque el futuro del comisario Iván Simonovis es incierto. Así lo manifiesta Bony Simonovis, quien recuerda que la libertad plena de su esposo no depende del sistema de justicia sino de los caprichos gubernamentales. En los presos políticos la cárcel no les vino porque se haya cometido un delito sino por la forma como se piensa o por quien se es.

Bony Simonovis cuenta que en este diciembre 2015, Simonovis no pudo estar con sus hijos porque los tres tuvieron que irse del país que los vio nacer porque la vida en Venezuela se la hicieron imposible. Para ellos era un problema ir a cualquier sitio porque están estigmatizados. La mayor, Jessica, es abogada y por su apellido se le hizo complicado conseguir empleo. Ivan, tiene exactamente el mismo nombre de su padre e Ivana, la más pequeña, sufrió mucho de acusaciones y desprecios en la calle.

“Esa separación es triste como toda separación familiar. El año pasado que sí estaban los chicos en casa, él veía todo el movimiento decembrino como una película en la que no se sentía ya parte porque cuando fue detenido sus hijos eran muy pequeños, con 11, 7 y 20 años. Ivan dejó unos niños y cuando regresó vi unos hombres y mujeres, con 22, 31 y 17 años”, manifiesta la esposa del comisario.

Desde que Simonovis llegara a su casa el pasado 19 de septiembre de 2014, tras el otorgamiento de una medida de detención domiciliaria por razones de salud con apostamiento policial, su mayor lucha ha sido integrarse nuevamente a la familia.

“El reto más complicado para una persona que ha estado tanto tiempo separada de la familia es eso, volver a ser parte de todo. Iván llegó a una casa donde muchas cosas no la recordaba, donde la ropa que dejó ya no estaba en el mismo sitio. Quizás una de sus mayores luchas ha sido la adaptación de nuevo a la familia, a ese pequeño mundo que es la casa, porque el mundo exterior le ha sido negado todavía”, señala Bony.

Cuenta que Iván mantiene conversaciones con sus tres hijos casi a diario, tal como lo hacía cuando estaba preso en el Sebin y en Ramo Verde usando el teléfono público que se les permite a los reclusos. Aun cuando están lejos de Venezuela, el Internet permite de alguna forma acortar la distancia.

“Es triste porque nuestros hijos crecieron y su padre no pudo estar con ellos, y ahora que sí está en casa sigue siendo difícil que podamos estar juntos”, manifiesta.

Bony Simonovis no renuncia a las esperanzas de la promulgación de una Ley de Amnistía, al sueño de que su esposo retorne a la libertad y a la sociedad y hacer que las cosas sean lo más normal posible, que tenga un empleo, vacaciones, salidas. No tiene dudas en que la Amnistía es algo necesario para el país, que está cansado de las riñas, peleas y controversias. A su juicio, las votaciones del 6 de diciembre dieron un claro mensaje al país: la unidad. “Y para ello es necesario la amnistía y el regreso de los exiliados porque para la reconstrucción del país hacen falta todos. Para poder llevar a cabo todos los proyectos de restauración de la nación es necesario contar con todos los venezolanos y para que eso se dé es importante que se dé la amnistía. El día que dejas de tener esperanzas dejas de soñar y el que no sueña no tiene futuro”.

 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*