UNIDAD DE INVESTIGACIÓN RUNRUNES: Aparecieron más víctimas de los “patriotas cooperantes” del régimen

DolarToday / Aug 22, 2015 @ 2:00 pm

UNIDAD DE INVESTIGACIÓN RUNRUNES: Aparecieron más víctimas de los “patriotas cooperantes” del régimen

Los dos hombres que descuartizaron a una mujer y entregaron a las autoridades a Araminta González, formarían parte de una red de delincuencia organizada integrada por más de 6 personas. Entre sus víctimas figuran, al menos, otras siete mujeres, que fueron estafadas, robadas y extorsionadas por estos presuntos infiltrados en partidos de oposición, además de varios dirigentes políticos y estudiantiles que están detenidos o son perseguidos por supuesta vinculación con las protestas de 2014

Unidad de Investigación Runrunes

Liana Hergueta, María Gabriela López y Araminta González comparten tres historias de terror que tienen los mismos protagonistas: José Rafael Pérez Venta y Carlos Eduardo Trejo. La primera fue estafada y descuartizada, la segunda fue maltratada y robada, y la tercera fue robada y se encuentra en prisión.

Ellas no fueron las únicas víctimas de los dos hombres que militaban, supuestamente como infiltrados, en partidos políticos de oposición. Según fuentes ligadas a la investigación por el asesinato de Hergueta, estos delincuentes confesos también robaron, estafaron, extorsionaron y secuestraron, al menos a otras siete mujeres. Incluso no se descarta que hayan cometido otros homicidios.

El abogado José Vicente Haro, defensor de González, informó que ha sido contactado por al menos siete mujeres que, al igual que su cliente, han sido víctimas de los dos que descuartizaron a Liana Hergueta, de 53 años de edad.

“Todas sus víctimas eran mujeres solteras, divorciadas o viudas. Especialmente vulnerables. Personas ingenuas o confiadas, con algún perfil de oposición. Ellos trataban de intimar con la persona para llegar a una relación o bien hacerse amigos. A esas personas luego le pedían favores o le ofrecían ayudarle ellos en algunos favores. Se ofrecían para conseguirles carros o celulares, o les ofrecían cambiar divisas en montos altos”, explicó Haro.

Algunas de estas víctimas ya concretaron sus denuncias contra estos dos hombres, y otros miembros del grupo delictivo integrado por más de seis personas. Otras mujeres no han acudido a las autoridades por temor, pues fueron amenazadas en reiteradas ocasiones por Pérez Venta y Trejo.

Con base a los testimonios de algunas de estas víctimas Haro describe la forma en que operaban: “Los dos se acercaban a sus víctimas presentándose como dirigentes de partidos de oposición. Por ejemplo, Pérez Venta se identificaba como coordinador juvenil de ABP. Luego trataban de conocer a toda la familia de estas mujeres que fueron sus víctimas. Trataban de averiguar si tenían mamá, hijos o familia. Se aprendían los nombres de estos parientes y estudiaban bien el entorno de la persona. Esa información era la que posteriormente utilizaban para amenazarlas”.

En un video publicado el jueves 20 agosto en la web de Últimas Noticias, Araminta González, también explicó el modus operandi utilizado por Trejo y Pérez Venta. “Estos muchachos se hacían pasar por perseguidos políticos para obtener beneficios económicos, ganarse la confianza y luego se llevan sus pertenencias”.

La intimidación a las víctimas ocurría una vez que estas eran estafadas o robadas por Trejo y Pérez Venta, cuando les advertían que acudirían ante las autoridades a denunciarlos. “Esos datos los usaban para amenazar cuando la persona descubría que era una estafa o que había sido engañada en su buena fe. Así se lucraban”, explicó Haro, quien asegura que estos hombres formaban parte de una estructura de delincuencia organizada.

Una red con cómplices en el exterior

El grupo delictivo, que lideran Carlos Trejo y José Pérez Venta, estaría integrado por al menos otras cuatro personas. Una de ellas sería Tugomir Yépez, otro supuesto dirigente estudiantil, que perteneció a Alianza Bravo Pueblo (ABP) y que en este momento se encuentra en Francia. También se menciona a Humberto Pérez, alias “Tiburón”, quien es mensajero de la Alcaldía Metropolitana.

“Ellos subcontrataban gente o le ofrecían comisiones a terceros a cambio de que los ayudaran a cometer delitos. Entre estas personas hay otros jóvenes y dos mujeres”, dijo una fuente policial.

Haro asegura que desde el 3 de julio de 2015 ha advertido la existencia de esta organización criminal. “Ese día los denuncié ante la Defensoría del Pueblo, y el 31 julio en la Fiscalía. Volví a hacerlo el 6 y el 10 de agosto”, dijo el abogado de Araminta González.

“Esto es lo que se puede denominar técnicamente un grupo de delincuencia organizada transnacional. Recibían financiamiento desde el exterior y decían que estaba destinado a familiares de presos políticos y para ayudar a actividades en las cuales estaban infiltrados. En ese sentido operaba Tugomir (desde Europa). Muchas personas fueron sorprendidas en su buena fe. Son personas particulares, venezolanos residenciados en el exterior, y pequeñas ONG que estaban en permanente contacto con ellos le suministraron alguna cantidad de dinero en divisas”, reveló una fuente ligada a la investigación.

Los montos en divisas que recibían oscilaban entre 100 dólares y 4.000 dólares o euros. Comercializaban el dinero en el mercado negro y así captaban a muchas de sus víctimas. Con esto mantenían un ritmo de vida holgado, también se dice que adquirían armas de fuego y drogas.

Los señalamientos contra Trejo y Pérez Venta, por robo y estafa, circulaban en las redes sociales desde 2012. También había denuncias en algunas delegaciones del Cicpc. Sin embargo, nunca fueron detenidos.

“Se mostraban como personas que trabaja para el movimiento estudiantil. Decían que eran amigos de los líderes y que habían participado en huelgas de hambre. Que eran amigos de los presos políticos y ayudaban a los familiares. Así iban recogiendo plata y ganándose la confianza de la persona”, aseguró Haro.

Pérez Venta y Trejo tendrían vinculación con tres funcionarios de bajo rango (una mujer y dos hombres) en dos cuerpos de seguridad. Ambos también amenazaban a sus víctimas con denunciarlas en el Sebin y acusarlas de terroristas.

José Pérez Venta militó primero en Voluntad Popular y luego en ABP, mientras que Carlos Trejo fue dirigente de Primero Justicia. En una investigación, sobre el caso de Araminta González, que realizó Runrunes durante tres meses se consiguieron algunos indicios sobre las conductas irregulares y sospechosas de ambos jóvenes. Incluso fueron señalados como infiltrados por miembros de algunas organizaciones de oposición.

Imputados por descuartizamiento se infiltraron entre opositores que terminaron presos

José Rafael Pérez Venta y Carlos Eduardo Trejo, dos de los imputados por el descuartizamiento de Liana Hergueta, se habrían infiltrado en los círculos de los movimientos estudiantiles y en los partidos políticos de oposición. Muchos de los dirigentes a los que se acercaron fueron posteriormente encarcelados y perseguidos por el gobierno de Nicolás Maduro. ¿Simple coincidencia?

El mapa de relaciones de Pérez Venta y Trejo demuestra los movimientos de estos dos presuntos delincuentes que se presentaron como voluntarios, manifestantes y/o dirigentes juveniles de oposición que manifestaban contra el Gobierno. El caso más emblemático es el de Araminta González, la técnica químico que fue detenida por el Cicpc el 24 de julio de 2014, luego de que Carlos Trejo amenazara con delatarla ante el Sebin cuando ella advirtió que habían hurtado pertenencias de su casa, como certifica el intercambio de mensajes de texto entre ambos. Desde entonces está presa en el Inof. En la misma causa de González, hay otras tres personas que también permanecen detenidas.

Se las ingeniaron para figurar en algunos momentos cruciales de los partidos de oposición. Pérez Venta aparece en una fotografía junto a Leopoldo López, justo antes de que el líder de Voluntad Popular (VP) se entregara a las autoridades en la avenida Francisco de Miranda en Caracas el 18 de febrero de 2014. También se dejó fotografiar detrás de la diputada María Corina Machado cuando se presentó en el Ministerio Público, tras su imputación el 3 de diciembre de 2014.

Pérez Venta también se acercó al ahora detenido Antonio Ledezma, alcalde metropolitano y líder de Alianza al Bravo Pueblo (ABP). El presunto infiltrado se hacía llamar director de Derechos Humanos de ese partido. Al día siguiente de la detención de Ledezma, Pérez Venta se encontraba en su oficina de la Torre EXA en El Rosal. Además, se le vio en las audiencias del juicio del líder de ABP así como también en las de Leopoldo López. Incluso se vinculó sentimentalmente con Karen Yépez, quien era abogada de la Alcaldía Metropolitana de Caracas.

Dirigentes de VP recuerdan que Pérez Venta comenzó a acercarse al partido naranja en el año 2012 cuando se realizaron las primarias de las Mesa de Unidad Democrática (MUD) para las elecciones presidenciales de ese año. Llegó a relacionarse sentimentalmente con la asistente del dirigente de Voluntad Popular, Carlos Vecchio, quien salió del país luego de una orden de captura.

Los dos imputados se aproximaron al líder de la Operación Libertad y Movimiento JAVU, Lorent Saleh, quien fue acusado de promover protestas violentas en el estado Táchira, fue detenido en Colombia y expulsado, después lo detuvieron en Venezuela, y permanece preso en el Sebin.

(Video) Patricia Poleo desenmascara a estos dos delincuentes y relata cuando el mismo Diosdado Cabello los describe como Patriotas Cooperantes

 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*