Alvaro Vargas Llosa: “Sí, un mar de mierda, compadre”

   facebook    twittear        eMail
Alvaro Vargas Llosa:  “Sí, un mar de mierda, compadre”

@DolarToday / May 24, 2013 @ 4:30 pm

En la impactante conversación entre el funcionario del espionaje cubano, Aramis Palacios, y un muy conocido perro de presa del chavismo, Mario Silva, difundida en Caracas por la oposición, el segundo dice al primero: “Estamos metidos en un mar de mierda, compadre“. Ahora se entiende mejor el cabal sentido de la importación de 50 millones de rollos de papel higiénico.

Esta grabación tiene una significación semejante a la que tuvo, en septiembre de 2000, en el Perú, el primer video en el que el jefe del espionaje, Vladimiro Montesinos, sobornaba a un político y que dio poco después al traste con el régimen.  Es un documento que hunde el escalpelo en el vientre de la dictadura y expone sus vísceras.

Lo primero que demuestra es la subordinación a Cuba (la oposición, además, asegura que el agente cubano tenía la responsabilidad de recoger el informe para trasladárselo a Raúl Castro). El subordinado chavista expone al jefe cubano lo que sucede. La conclusión es que todo está podrido, la desmoralización cunde, la lucha de facciones es feroz y la corrupción alcanza a todos los niveles del Estado. Y que las elecciones fueron cualquier cosa menos fiables.

Se sabía que Diosdado Cabello, el Presidente de la Asamblea Nacional y quien debió, de acuerdo con la Constitución, suceder a Chávez, mantiene una pugna con Maduro. Esta conversación indica que Cabello tiene el control total de las milicias y un considerable poder para presionar al Ministro de Defensa. Se habla de un posible golpe de Estado, lo que en boca de Silva, hombre de la facción de Maduro, sugiere que buena parte de lo que hace el ilegítimo Presidente en estos días va dirigido no sólo contra Capriles sino contra su rival interno. Cabello también tiene bajo su mano buena parte de la inteligencia venezolana, de allí que Cuba maneje una inteligencia paralela, heredada de Chávez. El propio Palacios se lo recuerda a Silva cuando éste le dice que si Cuba se desvincula se derrumbará todo el armazón asistencialista de las “misiones”, y el interlocutor cubano añade: “…Y la inteligencia”.

La corrupción es poco menos que ontológica. Por lo pronto, Cabello y un vasto entorno de socios están sacando dólares del país a raudales, un razón, asegura Silva, por la cual hay tanta presión a la baja sobre la moneda local. Entre quienes ayudan a sacar los dólares ilegalmente está gente de la Disip, la policía secreta.

Parte de la pugna se dirime en el Consejo Nacional Electoral, la instancia que tuvo a su cargo el proceso electoral fraudulento. Silva expresa que había temor a que la facción de Cabello alterara los resultados en contra de Maduro, razón por la cual fue necesario que Maduro se adelantara anunciando una diferencia de votos a favor suyo suficiente para impedir que su “victoria” fuese revertida.

El peligro, desde el punto de vista de Maduro, no ha pasado porque, como explica Silva, Cabello y los suyos pueden ahora facilitar a la oposición la recolección de firmas de cara a un referéndum revocatorio. Otras instancias, como la televisión privada sometida al gobierno, especialmente Venevisión, son mencionadas como aliados de lealtad dudosa hacia Maduro y espacios donde sectores disidentes que dialogan con la oposición tienen alguna entrada. La conclusión es clara: “Maduro está obligado a poner contra la pared a Cabello“.

Silva, un hombre que va de matón por la vida, confiesa “mucho miedo”. Siente que la crisis económica puede tumbar al gobierno y que los enemigos de Maduro van a contribuir a agudizar esa crisis: “Hay que detener la sangría de dólares que está sacando gente nuestra“. ¿Por qué es esto importante? Elemental: la salida de dólares provocará una nueva devaluación y la reacción popular podría ser devastadora. Por eso Maduro no puede permitir que sus rivales se apoderen de PDVSA, el gigante petrolero y fuente de sustento de todo el aparato de poder. Silva confirma que Rafael Ramírez, actual mandamás de la empresa pública, es una pieza clave de la estrategia de Maduro. Si se lo tumban, los enemigos de Maduro al interior del poder asfixiarán a su gobierno financieramente.

Hacia el final, Silva, que confiesa a su interlocutor que el pueblo está “caceroleando” a su familia en la calle, se delata a sí mismo. No: delata catorce años de chavismo: “El objetivo a matar soy yo porque yo sé demasiada mierda”.

Esta grabación es una radiografía minuciosa y cabal del Socialismo del siglo XXI. Y tiene un inconfundible aire a fin de fiesta.

Álvaro Vargas Llosa

 (Fuente: ElMundo.es)

 
   facebook    twittear        eMail
 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 

Lo mas leido...