¡VENDE SU ALMA AL DIABLO! Con el caso Venezuela, Zapatero busca el Premio Nobel de la Paz

DolarToday / Jun 27, 2018 @ 7:00 pm

¡VENDE SU ALMA AL DIABLO!  Con el caso Venezuela, Zapatero busca el Premio Nobel de la Paz

“Yo sé que esto nadie me lo va a reconocer. Yo ya no me voy a presentar en elecciones, hago esto por pura convicción…”, dice José Luis Rodríguez Zapatero al periodista Guillermo Idiart del diario La Nación de Buenos Aires en una entrevista donde cuenta su versión, bastante sesgada, de lo sucedido en Venezuela y trata de auto retratarse como un ser desinteresado que solo busca la paz para nuestro país. Una paz que le gustaría mucho le fuese pagada con el premio Nobel- un rumor muy extendido entre sus allegados-, y para lo cual necesita ser candidateado por el gobierno de algún Estado ( ¿Venezuela, por ejemplo?) o miembros de Asambleas Nacionales, Rectores de Universidades o personas y organizaciones que hayan recibido el premio alguna vez.

Elizabeth Fuentes / El Cooperante

En la entrevista asegura que habla “casi a diario” con los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez (“que son, sin duda alguna, personas absolutamente favorables al diálogo, a la paz”), y sostiene que lo que hace por Venezuela le va a costar más críticas que aplausos: “Venezuela divide, apasiona y es muy complicado explicar que no hago una tarea de relator de los derechos humanos, ni de fiscal, ni de juez, sino que intento la paz.”. O el premio Nobel de la Paz, que le puede resultar mucho más atractivo a un político en retirada en busca de prestigio.

Obviamente, Zapatero se aprovecha del desconocimiento sobre los múltiples rincones de la realidad venezolana del periodista argentino, para decir que tiene buenas relaciones con los partidos de la oposición – a excepción de Julio Borges-, y sobre todo con lo que llama “la nueva concertación que ha surgido de la candidatura de Henri Falcón”. Es decir, la equipara al resto de los frentes de la oposición. Y cuando se refiere a los cientos de muertos que ha dejado la represión chavista, se cuida muy bien de hacerlo ver como un simple número donde el gobierno de Nicolás Maduro no ha tenido nada que ver:

“En junio y julio (de 2017) vivimos momentos de grandes movilizaciones, con más de 100 muertos, y yo me lo pasé casi todo el tiempo ahí. Y tenía sentados en el hotel a la oposición y al gobierno. Era un factor de contención. Y al final aquel momento, que fue muy difícil, no desembocó en un gran conflicto, aunque hubo muertos”.

Sobre las recientes sanciones de la Unión Europea contra 11 funcionarios del gobierno de Venezuela, Zapatero vuelve a patinar dentro de la realidad que le interesa: “Significa hasta qué punto hay que conocer. Estoy convencido de que la UE desconoce, yo no sé qué información puedan tener…”. Y sobre el informe de la ONU, si bien sostiene que lleva 13 años luchando por los Derechos Humanos, replica que ” para todos aquellos que le han puesto un muro al gobierno de Venezuela, la pregunta es cuál es la alternativa?. A todos aquellos que desconocen las elecciones, que solo aprueban sanciones, la pregunta es cuál es la alternativa?. Porque esto es la política. Una decisión como sancionar y bloquear a un gobierno como el chavista produce consecuencias. Y luego si llega la catástrofe ¿de quién será la culpa?”.

Para colmo, cuando el periodista le pregunta si esa catástrofe que se avecina sería social, Zapatero le responde que se trataría de una catástrofe “Social y civil. Un enfrentamiento civil. Porque en junio y julio del año pasado vimos cómo en un mes de movilizaciones y enfrentamientos en las calles hubo más de 100 muertos”, sosteniendo nuevamente la mentira de que esos cien muertos fueron el resultado de “enfrentamientos civiles”, y no lo que realmente fue. Una represión brutal del gobierno y sus organismos armados.

Dice asimismo que se ha reunido con las víctimas de las guarimbas y que quisiera la libertad plena para Leopoldo Lopez (“preso porque encabezó unas movilizaciones en 2014 que lo llevaron a la condena y que provocaron también una situación de víctimas”), otra mentira más, porque Leopoldo López esta preso porque, según el gobierno, sus mensajes condujeron a la violencia. De hecho, los testigos utilizados en su contra fueron lingüistas, en cuyos testimonios la fiscalía se apoyó para condenarlo a 14 años de prisión.

Para culminar la entrevista al diario La Nación, Zapatero aludió a Jorge Luis Borges: “La duda es el nombre de la inteligencia. La experiencia me lleva a desconfiar de aquellos que categorizan, que dan lecciones de demócratas”.

Una lección que no parece aplicar ni a los funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro y mucho menos a sí mismo.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*