¡VENEZUELA NEOLIBERAL! Aporrea: El dólar ha puesto de rodillas al gobierno

@DolarToday / Nov 23, 2019 @ 3:00 pm

¡VENEZUELA NEOLIBERAL! Aporrea: El dólar ha puesto de rodillas al gobierno

Si no puedes contra el enemigo, únete a el

Jiferson Santiago / Aporrea

Después de demonizar por tantos años la divisa estadounidense, el gobierno ha reconocido la influencia e importancia del dólar en lo que el mismo presidente llama “autorregulación de la economía”, y lo considera una “válvula de escape”. Personalmente a mi no me sorprende, ya que ese reconocimiento está claro desde hace mucho tiempo, precisamente desde que el gobierno nacional después de tantos años de controles férreos, que resultaron en fracaso, ha permitido que en Venezuela reine el desorden y el descontrol, y halla posibilitado que la economía fluya y busque su cauce natural.

En ese sentido, derivado de la falta de confianza hacia el Bolívar y su valor intrínseco nulo, el cauce natural se ha encontrado en el nacimiento de una economía dolarizada anárquicamente, en el que la mayor parte de las transacciones económicas se realizan en divisas. Dejando en evidencia que el gobierno ha perdido total control sobre lo económico y hasta los momentos permite que convivan dos economías paralelas, la del Bolívar devaluado, pero en “Batalla” como alude el presidente, y por otra parte las burbujas del dólar, de diversas procedencias.

Entre lo legal e ilegal se ha hecho presente una dolarización de facto. Ya la principal fuente de ingreso de divisas no tiene la capacidad de generación suficiente, siendo esta la industria petrolera, y por otra parte la banca privada y las casas de cambio, entre algún mecanismo y otro no tienen la capacidad de oferta suficiente de divisas. Por tanto, la procedencia de los dólares que circulan en manos de los venezolanos, proviene de diversas fuentes, entre las que se encuentran las remesas, los fondos de ahorro personales, el lavado de dinero y hasta del narcotráfico presente en el país. Por consiguiente, y ante la falta de control se ha hecho presente un literal libertinaje, en el que la mayor parte de la población ha migrado de un Bolívar derrotado a una moneda fuerte que le genera certidumbre, respalda su capital y le genera confianza.

De manera que, es precisamente eso lo que implora el país entero, formalizar la economía en una nueva divisa, comenzar a cobrar sus sueldos en dólares y de esa forma rescatar el poder de compra del mismo, la mayoría quiere tener sus cuentas bancarias en dólares, recuperar su capital y fomentar el ahorro, una inmensa mayoría ruega en este momento que se le devuelva la tan anhelada estabilidad, en la que se elimine la perversa inflación y todo esto posibilite la inversión, bajo la confianza y la certidumbre de un entorno con normas claras e incentivos que conduzca a la senda de la recuperación económica.

Acorde con el requerimiento del desposeído pueblo venezolano, un proceso de dolarización generaría inmediatamente credibilidad y estabilidad al garantizar una moneda de libre convertibilidad y aceptación mundial. El dinero volvería a recobrar sus tres funciones básicas: medio de cambio, reserva de valor y unidad de cuenta. Con una dolarización, el salario mínimo de Venezuela puede recuperarse mucho más rápido ya que el potencial del país es enorme y la capacidad de crecimiento es muy grande, adicionalmente, el salario de los venezolanos crecería en términos reales en dólares, y se eliminaría la devaluación, se reduciría la inflación inmediatamente, y además se recuperaría el ahorro y el patrimonio de los venezolanos. La dolarización alentaría la inversión extranjera y nacional de largo plazo por la estabilidad monetaria y baja inflación.

Aunque el presidente de la república divague, entre la retorica propia del marxismo y persista en la entelequia de una recuperación económica y planes económicos excepcionales, la realidad es que el dólar ha puesto de rodillas al gobierno, y no le queda otra opción que aceptarlo, por ahora informalmente, ojala sean sensatos y lo formalicen, mientras tanto no nos equivoquemos en la interpretación del anuncio reciente, y que no nos gane el optimismo, no podemos esperar peras del olmo.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*