Caos y desesperación en gasolineras del Táchira (Faltó grabar las tres primeras cuadras…)

DolarToday / Jul 9, 2015 @ 8:00 pm

La conversión de algunas bombas nacionales en estaciones Safec o internacionales, desde el pasado lunes, ha convulsionado el abastecimiento de gasolina no sólo en la zona fronteriza sino también en los municipios del interior del estado, donde la gente se queja por el incremento de las colas para surtir a precio nacional, los problemas que se generan para las familias que viven cerca de las estaciones de servicio, la eliminación de la preferencia que tenían algunos funcionarios y, en muchos casos, la compra casi obligada de gasolina a 83 bolívares el litro.

En San Antonio y Ureña, desde hace años existen las estaciones del Sistema de Abastecimiento Fronterizo Especial de Combustible (Safec), más conocidas como bombas internacionales, donde hasta hace poco cualquier usuario venezolano ajeno a la realidad que se vive en la zona, se admiraba al saber que el litro de gasolina costaba 80 bolívares o más.

Hasta hace pocos días en San Antonio del Táchira existía una sola estación Safec, mientras que en Ureña existían dos, donde prácticamente sólo surtían gasolina los vehículo de matrícula extranjera o carros con placa venezolana que no tienen el dispositivo Tag. Sin embargo, a mediados de junio el Ministerio de Energía y Petróleo, a través de la Dirección General de Mercado Interno de Combustible, comenzando un proceso de conversión de estaciones nacionales a Safec, iniciando con la estación de servicio internacional Ureña, ubicada en Aguas Calientes, destinada exclusivamente al transporte de carga, donde comenzó a venderse la gasolina y el gasoil a 83 bolívares el litro.

El cambio provocó algunas reacciones por parte de los transportistas de carga, pero una vez los representantes del ministerio y de Pdvsa explicaron que todo vehículo que preste el servicio de transporte de carga internacional debe surtir gasolina a precio Safec, los transportadores parecieran haber asimilado la medida, sobre todo una vez que los generadores de carga en Colombia se comprometieron a asumir el costo del incremento del precio del combustible.

El proceso de conversión de estaciones nacionales a Safec continuó el pasado lunes con una bomba de San Antonio, otra de Rubio, una de La Fría y otra cerca de El Piñal, las cuales estaban destinadas al uso de vehículos particulares. Exceptuando la de San Antonio donde el litro de gasolina vale 83 bolívares, en las demás el precio es de 50 bolívares.

Impacto y controversia

Como era de esperarse, el cambio ha causado impacto y controversia en la población. En San Antonio, los usuarios que surtían en la estación convertida en Safec ahora se trasladaron a dos de las tres estaciones nacionales que quedan en la población, porque una está destinada a abastecer exclusivamente a los vehículos tipo taxi. Además, en una de las dos disponibles para vehículos particulares, abastece gasolina diariamente el transporte de carga.

Según se pudo conocer, estas dos estaciones siguen recibiendo la misma cantidad de combustible, que en promedio diario alcanza para unos 400 carros. Sin embargo, la cantidad de vehículos y motocicletas que hacen fila para tratar de abastecer es mayor, porque a la cola que habitualmente existía se sumaron los automóviles que surtían en la estación ahora convertida en Safec.

Las colas en las estaciones nacionales de San Antonio triplicaron y hay conductores que hacen fila desde hoy hasta mañana para poder abastecer combustible. Esa presencia permanente de carros y conductores, ha generado problemas para la gente que tiene su residencia cerca de las estaciones de servicio o en las calles por donde se hace la fila, ya que muchos de esos usuarios generan ruido a toda hora, hacen sus necesidades fisiológicas en la vía pública o con sus vehículos obstaculizan la salida de los estacionamientos residenciales.

El incremento de las colas en las estaciones nacionales de San Antonio, conllevó a las autoridades encargadas del control del abastecimiento de combustible a eliminar los privilegios que tenían algunos funcionarios para surtir su vehículo, quienes diariamente, en horario específico, hacían una fila separada para abastecer gasolina.

Ante la reducción de las posibilidades de abastecer combustible en las estaciones nacionales de San Antonio y Rubio, muchos usuarios han optado por acudir a las bombas de otras localidades cercanas como los Capachos, Zorca, Táriba, San Cristóbal y Palmira, lo cual hace que también se haya multiplicado las colas en esos municipios, causando más contratiempos de los que ya tenían los usuarios residentes en esas jurisdicciones del estado.

Fuente: José G. Hernández / La Nacion

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*