¡FIN DE UNA OSCURA ETAPA! Orlando Viera-Blanco: En 2017 finaliza la era del chavismo y la MUD dará paso a un líder opositor

DolarToday / Dec 22, 2016 @ 9:00 pm

El politólogo Orlando Viera-Blanco asegura que el año 2017 será el fin de ciclo para el chavismo y el nacimiento de un cambio político en el país. Dice además que la MUD como organización dará paso a un líder que acabe con la competencia interna, líder que lamentablemente es necesario es un país atraído por el mesianismo, publica Noticiero Digital

Así lo dijo en el programa por Internet que tiene junto al también politólogo y profesor universitario José Vicente Carrasquero, dedicado esta vez a ofrecer un balance del 2016 y una perspectiva de lo que será el 2017.

Comenzó Viera-Blanco asegurando que el balance de la oposición en el 2016 es “positivo” porque las cosas no deben ver, dice, “aisladamente”.

“El 2016 fue parte de un proceso que sabemos no ha sido corto ni ha sido fácil para ir cerrando… la era del chavismo. Yo creo que el balance es positivo, y lo digo responsablemente, porque la oposición amén de que cierra un año con un diálogo muy discutido, logró una ruta en ascenso que está no solamente en las encuestas sino que está en la ansiedad de cambio del venezolano”, sostuvo.

Dicha ruta de ascenso. continúo, llevó a la MUD “a tener un 70% de aprobación y casi un 70% también de popularidad. Esa ruta también llevó a la Asamblea Nacional a hacer varios intentos políticos: activar la enmienda constitucional, activar el referéndum revocatorio; ahora mismo están reanudando el asunto del juicio político y de la tesis del abandono del cargo”.

“Sabemos que – la AN ha sido contrarrestada por más de 40 sentencias absolutamente inconstitucionales de esa Sala Constitucional que es una suerte de agencia de control jurídico del gobierno, con lo cual esto ha generado una impronta de neutralización pero donde subyace el cumplimiento y la determinación de este grupo político de avanzar”, enfatizó.

Carrasquero intervino y le preguntó si a la oposición no le faltaba “caracterizar” al gobierno. “Sí”, respondió Viera-Blanco, “y eso es una de las aclaratorias que le debe la MUD a la opinión pública”.

“La oposición ya ha caracterizado al gobierno como un gobierno tirano, un gobierno de corte dictatorial. Aquí el último vestigio democrático que quedaba, que era el electoral, también fue eliminado no solamente con la supresión del referendo revocatorio sino con el diferimiento de unas elecciones que aún no se sabe si van o no van en el mes de julio de gobernadores. Quería comentar también que hay una percepción también en la opinión pública de que el diálogo produjo una derrota política, un congelamiento, una sensación de pérdida a la oposición. Esto son eventos que, insisto, no deben verse aisladamente. El diálogo era muy difícil de esquivar por parte de la oposición. De pronto podríamos criticar, en un plano ponderado, de que se prolongó más allá de lo que toleraba la situación país, pero el valor superior aquí es el valor de la defensa del rescate democrático institucional y lo que hay que comparar es que el gobierno todavía no consigue una ecuación, una fórmula, y no la va a conseguir en el socialismo del siglo 21 o en el comunismo del siglo 21, para responderle las demandas de los venezolanos”.

Y siguió, argumentando que la MUD va a dejar paso a un liderazgo opositor, a un líder, y que la organización quedará como “mero trámite”.

“Estoy hablando de que el diálogo simplemente decantó. Se va a una agenda de reaglutinamiento político. Deberán los actores políticos destacarse y ver quién compite mejor. Creo que sí queda diluida la MUD mucho, quedará como una suerte de estamento, de mero trámite, y la gente tiene que ser lo suficientemente inteligente para saber a qué actor político en 2017 reaglutinarse y agruparse para mantener la lucha y la calle”, manifestó el abogado.

“En conclusión, nos viene un 2017 de reagrupación, de redefinición política, de reagrupamiento en torno a los actores políticos destacados que hagan bien sus agendas, que la gente sepa distinguir y muy importante: es el preludio, en mi concepto, al fin de una era. Es 2017 es el último año para ir a un cambio real”.

“Dios te oiga, Orlando”, le respondió Carrasquero, y le preguntó sobre cuál debería ser la posición del gobierno de cara a la tercera reunión de diálogo fijada para el 10 de enero de 2017.

“El gobierno ha demostrado que recula cuando se le agita el país. Aun siendo diciembre, no va a ser un diciembre característico. Vamos a llegar a ese 10 de enero con un país encendido, con muchas carencias y deficiencias, y creo que ellos van a tratar de apaciguar nuevamente con esa política del diálogo lo que es un proceso de agitación incontenible. El gobierno va a tratar de volver a colocar en el corral del diálogo a la oposiciòn pero creo que la oposición se lo sacudió, dejará como mero trámite a una Mesa de Unidad para que atienda esa demanda”.

Y remató: “Iremos a un 2017 donde los actores políticos se van a a calle nuevamente a recuperar espacios y animosidad perdidas, se van a lo internacional donde estamos muchos en la diáspora haciendo los contactos y los lobbies de reactivación de rigor para que se convierta ese año en un año de identificación del liderazgo, profesor, ¿Cuál va a ser el líder en un país lamentablemente mesiánico pero es así, al cual debemos realmente responder para que acabe esa competencia interna entre ellos mismos que ha generado estas distensiones y por supuesto estos quiebres que son naturales en un grupo como la oposición que sí es democrático y plural”.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*