¡IMPERDIBLE! ¿GUERRA ECONÓMICA? : La excusa del siglo XXI

DolarToday / Aug 5, 2014 @ 8:00 pm

Sin tanques ni infantería, nadie ha visto un sukhoi. Pero a juzgar por las veces que los voceros del Gobierno mencionan la “guerra económica”, en Venezuela se vive un conflicto de dimensiones de cola de Bicentenario cuando hay leche.

Mientras más nombran la supuesta batalla, peor se encuentran los índices de inflación y escasez. En los últimos 4 años, el Gobierno utilizó el término casi 600 veces. Pero no solo coincide con los picos más fuertes de la crisis, también reaparece con fuerza cerca de anuncios de medidas como el “Dakazo” -contra la especulación (noviembre de 2013)- o el lanzamiento del Sistema Complementario de Adquisición de Divisas, Sicad II (enero y febrero de 2014), considerado como una nueva devaluación del bolívar.

Chávez bajó la línea

El primero en lanzar la “ofensiva” del término fue el entonces presidente Hugo Chávez, el 2 de junio de 2010. Desde entonces y hasta el 15 de julio de 2014, la guerra económica se mencionó 597 veces por la vocería gubernamental. De ese total, 588 (99%) de las repeticiones se registraron a partir de 2013, con la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia, de acuerdo con el análisis que hizo el equipo de Investigación de Runrun.es sobre las declaraciones de voceros oficiales, reseñadas por el Sistema nacional de medios públicos (Sibci).

De combatientes a víctimas

Pero la “guerra económica” no siempre tuvo el mismo enemigo. En cuatro años, el gobierno cambió su concepción según las circunstancias. Hugo Chávez la proclamó en contra de cuatro adversarios: la burguesía, Fedecámaras, Consecomercio e Industrias Polar. En aquella ocasión, exclamó: “me declaro en guerra económica. A ver quién puede más, ustedes, burgueses de pacotilla o los que quieren patria”. Y retó al empresario Lorenzo Mendoza: “vamos a ver quién aguanta más, si tú, con tu Polar y tu riqueza, o yo con mi pueblo y mi dignidad”.

Bajón de artillería

Entre 2011 y 2012, el término desapareció del discurso oficial. Pero en 2013, Nicolás Maduro lo retomó con fuerza, aunque le dio un giro a su significado: el gobierno pasó a ser víctima de los supuestos ataques.

La intensidad de esta “conflagración” varió a lo largo de los últimos 18 meses. Desde que comenzaron las protestas de febrero de 2014, la frecuencia del término cayó de 57 menciones en febrero a 22 en mayo. Luego del escándalo de la carta del ex ministro de Planificación, Jorge Giordani, publicada el 18 de junio, la ola bajó hasta su mínima expresión.

Sin embargo, en el III Congreso del Psuv, el Gobierno volvió a recordar que en Venezuela continúa “la guerra económica”. El miércoles 30 de julio, el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, dijo que los ataques provenían de “los agentes de las transnacionales norteamericanas” . Maduro aprovechó para hacer referencia en el cierre del evento el 31 de julio.

Los denunciantes del frente

El actual Presidente es el principal denunciante de la guerra económica: la ha nombrado 136 veces desde que está en el poder, es decir, 23% del total. Le siguen funcionarios de los organismos que agrupa la Misión Alimentación (Ministerio para la Alimentación, Mercal, Pdval, INN, entre otros) y de los entes fiscalizadores (Indepabis, Sundde).

Después de Maduro, Freddy Bernal (diputado Psuv), Jorge Arreaza (vicepresidente) y Ricardo Menéndez (actual Ministro de Planificación) se mantuvieron al frente de la batalla discursiva como principales voceros (20 menciones cada uno). Le siguen Rafael Ramírez (vicepresidente del área económica) e Iván Gil (Ministro Alimentación) con 18 repeticiones cada uno. Wilmer Barrientos (Ministro Comercio) y Jesús Farías (diputado Psuv) destacan con 13 pronunciamientos, mientras que Diosdado Cabello (presidente de la AN) lo en 11 oportunidades.

No hay nombres del otro lado

Pese a la reiterada mención de la guerra económica, no hay un principal responsable con nombre y apellido. Se declara el conflicto sin señalar el culpable. En 168 ocasiones se hace la acusación sin señalar a nadie (28% de los casos). Sin embargo, “la derecha” aparece detrás del dedo acusador 140 veces, y también “la especulación y el acaparamiento” en 76 alusiones. Le siguen la MUD/Oposición (51), burguesía (50), cúpula empresarial (44) y el imperio/EEUU (25).

Aunque Empresas Polar fue visualizada como enemiga de la guerra económica en 2010 y 2013, desapareció de la lista de responsables en 2014, justo después de la reunión de “Empresarios por la paz”, el 27 de febrero pasado en Miraflores.

La tregua

La guerra económica en el discurso oficial tuvo una tregua entre septiembre de 2010 y febrero de 2013, cuando Maduro, como presidente encargado, anunció la creación del Sicad, en sustitución del Sistema de Transacciones con Títulos de Moneda Extranjera (Sitme). Ese periodo de “paz” coincidió con el anuncio de la enfermedad de Chávez, su convalecencia y fallecimiento.

Detalle curioso

El ex ministro de Planificación, Jorge Giordani, fue el responsable de las políticas económicas de los últimos 15 años. No obstante, él nunca mencionó la guerra económica.

No solo Maduro y portavoces del rubro de las finanzas se asumen como máximos portavoces. También se han sumado funcionarios de áreas tan distintas como los ministerios de Salud, Educación, Cultura, Comunas, Mujer e igualdad de género, Servicio Penitenciario, Ambiente, Transporte Terrestre, Conatel y hasta Misión Nevado.

Las bajas

A pesar de la ofensiva verbal del gobierno, en la guerra económica sólo hay perdedores: una población que vive con la inflación de 60,9% (anualizada de mayo), hace temerarias colas y un sueldo que se diluye día tras día en el combate .

Lisseth Boon / @boonbar

Fuente: RunRunes

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*