¡RÓMULO GALLEGOS Y ARTURO USLAR PIETRI SE REVUELCAN EN SU TUMBA! Borracho, violento y ladrón: Elías Jaua nuevo Ministro de Educación

   facebook     twittear     eMail

DolarToday / Jan 5, 2017 @ 10:30 am

[VIDEO] ¡RÓMULO GALLEGOS Y ARTURO USLAR PIETRI SE REVUELCAN EN SU TUMBA! Borracho, violento y ladrón: Elías Jaua nuevo Ministro de Educación

La educación del país controlada por seudo-educadores

JAVIER ANTONIO VIVAS SANTANA / Efecto Cocuyo

Alguien tiene que decirlo, y tiene que ser justo en el momento de las designaciones. Un país puede estar mal en lo político, económico y social, pero cuando esas fallas están originadas en el seno de su educación y, peor aún, esta se convierte en el basurero de su historia, son pocas las probabilidades de salir del foso y, por el contrario, la sima se transforma en el único cauce de su desenlace. En tal sentido, Elías Jaua y Hugbel Roa han sido las peores designaciones que haya realizado presidente alguno en nuestra contemporaneidad al frente de la educación.

Sobre Elías Jaua, recordemos que hace poco tiempo fue protestado en el vecino país de Brasil, cuando su “niñera” apareció en la mencionada geografía llevando una pistola del susodicho, sin cumplir los protocolos internacionales, hecho que por cierto, todavía no ha sido aclarado lo suficiente ante la opinión pública. También recordemos que no son pocos, quienes culpan a Jaua de ser corresponsable en el desastre alimentario y de nula producción agrícola que atraviesa Venezuela.

Con tales antecedentes, no creemos que Elías Jaua sea un derroche de ejemplo para la formación y desarrollo de políticas integrales en el plano de la educación
El colofón de tal individuo no puede pasar desapercibido como permanente derrotado en su aspiración por la gobernación de Miranda y su fracasada acción como “protector” de ese estado. Con tales antecedentes, no creemos que Elías Jaua sea un derroche de ejemplo para la formación y desarrollo de políticas integrales en el plano de la educación de nuestros niños, niñas y adolescentes.

Hugbel Roa no merece mayor presentación. Sin salir a defender el prelado de este país, el “diputado”, ahora ministro de educación universitaria, fue quien acusó al recién designado cardenal, Baltazar Porras, como homosexual. Lo degradante de tal acción, además de ser homofóbica, es que la realizó sin pruebas, lo cual, más allá de su condición parlamentaria, cuestiona la voluntad papal y deja en evidencia que sus planteamientos no responden sobre criterios reflexivos sino irracionales, es decir, contrarios en quienes deben dirigir la educación en el país.

¿Cómo va a responder Roa como ministro cuándo alguien discrepe de sus pensamientos? ¿Echándolo de las aulas? ¿Lanzándole lo primero que encuentre?
De hecho, Hugbel Roa el día de sus destempladas declaraciones en la Asamblea Nacional, terminó arrojando un micrófono contra la humanidad de otro diputado, sólo porque éste le exigió ponderación y respeto en sus declaraciones contra la jerarquía eclesiástica. En otras palabras, ¿cómo va a responder Roa como ministro cuándo alguien discrepe de sus pensamientos? ¿Echándolo de las aulas? ¿Lanzándole lo primero que encuentre?

Tengo más de dos décadas ejerciendo la docencia en todos sus niveles; verbigracia, desde educación inicial hasta doctorado, y aunque en ocasiones anteriores podía manifestar inconformidades, reconozco que tales ministros, independientemente de sus errores, fueron individualidades cuyas designaciones mantenían cierto recato y sindéresis en la praxis educativa.

Desgraciadamente, Elías Jaua y Hugbel Roa representan “guapetones” de barrio. Son pandilleros del ejercicio político. No sólo desconocen las mínimas normas y aspectos teóricos que subyacen en el plano pedagógico, sino que ignoran en sus conductas, oralidades y tesis, las mínimas doctrinas para la deconstrucción de una sociedad que pueda transformarse en su condición ética y moral. Por el contrario, sólo buscarán activar una hegemonía política de manera forzada en el espacio de la educación, lo cual contradice la pluralidad democrática y la libertad del pensamiento.

Con semejantes ministros, son pocas las posibilidades que tiene Venezuela de cambiar desde el plano societario. Hemos entrado a la oscuridad de los tiempos revolucionarios. No habrá luz, mientras la educación esté controlada por seudo-educadores. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

 

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
   facebook     twittear     eMail
 
 
 

Dale clic a "Me gusta" y ayúdanos
a llegar a cada rincón de Venezuela

...cada "Me gusta" es un venezolano mas que podra leer lo que el regimen quiere ocultar
 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*