Y LA GANADORA ES… Miss Muerte

@DolarToday / Jan 8, 2014 @ 5:00 pm

Y LA GANADORA ES… Miss Muerte

En una noche tan larga como esta, ninguno de nosotros sale a ganar. Ser asesinado en Venezuela es cosa diaria. De no extrañar…En una noche tan larga como esta.

Si contaramos en litros la sangre de inocentes que mueren a diario. Y si al mismo tiempo medimos igualmente las lágrimas de sus deudos. Es imposible determinar cuantos centilitros más o menos, les distancian.

El pais que llora no tiene una boina roja. El pais que muere no tiene credo político. No te piden credenciales de aquel o de este partido antes de acribillarte. Tampoco la edad o el sexo ofrecen cubierta contra la guardia pretoriana que utiliza el amo del poder para mentenernos en toque de queda permanente

La violencia fue primero reconocida por el difunto lider. Mas tarde categorizada de comprensible, ante la extrema pobreza. Porque mientras simultaneamente sus operadores económicos,  surcaban y abonaban el terreno que traería la pobreza general. La diezma de su capacidad adquisitiva, para todos. A la masa se le compensaba con unos discursos alentadores del odio y algún que otro evento que complaciera su resentimiento provocado. Cierres de empresas. Castigos “ejemplares” y una constante promoción del racismo.

Con el tiempo, los sitemas carcelarios se pusieron a la orden del horror.

Surge pues una novedosa versión de la Seguridad Nacional, bajo la batuta de una Pedro Estrada, infinitamente más incapaz e inculta, pero igualmente sanguinaria y despiadada. Su comodidad y contubernio con la baja ralea, la eleva al punto de ser la real comandante del crimen desbocado. Parte del cual, sale de las carceles, opera y luego regresa a su celda particular. Un calabozo donde hay suficiente alcohol, droga y toda clase de jugueticos eletrónicos. Musica. Juegos. Internet. Telefonía. Y grandes pantallas de televisión HD. Bajo la protectora de la peor estofa, los retenes son ahora hoteles de 8 estrellas donde solo hace falta demostrar que eres un asesino despiadado, capaz incluso de acribillar a una niña o a un anciano, para que te den una suite.

Al pasar a peor vida el creador del monstruo, el mando de la pesadilla cambia de manos. Como en casi todas partes, hoy día, a manos de una persona más incapaz que la anterior, pero ciegamente obediente al amo.

El señor de las tinieblas  se muestra ahora sin empacho. A cara sucia se asoma en la televisión, a los periódicos y la radio, haciendo gala de su autoridad omnímoda, ante el agrado de muchos, la obediencia cabizbaja de otros tantos y el silencio canalla del resto del país.

Pero el país que llora y padece no es solo el de la boína roja. Tampoco quien no la tiene. El cuerpo colegiado de asesinos al servicio de la malhaya, se esta aislando a fuerza de crímenes que harían palidecer a Hitler. Un nuevo país, el víctima, se deslinda de ese terror. Y las aguas de la unidad, aunque sea en el miedo, pordrían reunir a unos y a otros. Como arrojados a un mar de la infelicidad, ahora encrespado y revuelto, bravo de llanto y harto de sangre. Esta tempestuosa sangría podria  arrojarnos a unos y otros a la misma playa. Naufragos de justicia y de garantías para nuestra vida. Y al bajar la marea, tal vez nos reconozcamos como lo que somos. Lo que nadie nos hará dejar ser. El verdadero Bravo Pueblo, del verdadero Libertador. Y entonces, unidos, nadie podrá detenernos. Ni las maravillosas elecciones que tanto gustan y que no dan miedo. De lo contrario solo escucharemos a diario esa voz que dice…

Primera finalista, la angustia…

Y la ganadora es… Miss Muerte!

La Mesa, la primera del año, está puesta. Hoy con un mantel negro. Muy negro.

Orlando Urdaneta.
Editor DolarToday

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*