84% de los servicios de tomografía en hospitales del país están cerrados

0
302

De acuerdo con el boletín de Médicos por la Salud, esta situación «obliga a que el paciente deba acudir al sector privado, donde una tomografía puede costar» -indicó- desde «100 dólares hasta más de 500» dólares, lo que «no es accesible para gran parte de los venezolanos».

El 84% de los servicios de tomografía y resonancia magnética en los 40 principales centros de salud públicos de Venezuela estuvieron cerrados en octubre, según la más reciente Encuesta Nacional de Hospitales (ENH), difundida este martes por la ONG Médicos por la Salud.

De acuerdo con el boletín de la organización, esta situación «obliga a que el paciente deba acudir al sector privado, donde una tomografía puede costar» -indicó- desde «100 dólares hasta más de 500» dólares, lo que «no es accesible para gran parte de los venezolanos».

La ONG señaló que, desde que comenzó su monitoreo, en 2018, los servicios de tomografía y resonancia magnética «han sido los que han tenido el peor desempeño», con «momentos» en los que se ha «registrado que todos» están «cerrados».

Por otra parte, los servicios de ecografía estuvieron inoperativos en octubre en 37% de los hospitales monitoreados, mientras que en 35% de estos trabajaron de manera «intermitente» y en el resto de los centros funcionaron todos los días de ese mes, según la ENH.

El pasado noviembre, esta organización aseguró que el servicio eléctrico falló cada día del mes de octubre en los centros de salud, un problema que tuvo «repercusión en el suministro de agua».

El Gobierno, que achaca las fallas en los hospitales a las sanciones internacionales, ha lanzado en los últimos años varios planes para intentar recuperar la red pública de salud, mientras distintas ONG y gremios de sanitarios denuncian, a veces con protestas callejeras, escasez de material de trabajo y salarios insuficientes, por debajo de los 50 dólares mensuales.

En octubre, se produjo un importante levantamiento parcial de sanciones, pero, de momento, los efectos positivos no se han percibido en los hospitales y centros sanitarios, pese a la urgencia por resolver problemas graves que afectan directamente a la salud de los venezolanos.

Con información de El Nacional