90% de los hospitales venezolanos solicita insumos a los pacientes para operarlos

0
333

Según el informe semianual 2023 de la Encuesta Nacional de Hospitales (ENH), elaborado por la organización Médicos por la Salud, el 90% de los hospitales venezolanos solicita insumos a los pacientes antes de operarlos, incluso en casos de emergencia. Esto representa un aumento del 3% en comparación con el año anterior. El estudio reveló que el desabastecimiento de quirófanos, calculado en base a 9 insumos indispensables, fue del 74% en el período enero-septiembre 2023.

La falta de insumos en los quirófanos afecta tanto a las cirugías electivas como a las urgentes. Los principales insumos con desabastecimiento son la lencería, las sábanas de las camillas, la ropa especial para pacientes y personal médico, y el material descartable. El 70% de los hospitales reporta no tener estos insumos de manera regular.

Además, se encontró que el 81% de los hospitales pide suturas a los pacientes, mientras que el 72% pide analgésicos. Más de la mitad de los centros de salud también solicitan batas para pacientes, suero fisiológico, botas y batas para médicos. Como resultado, los pacientes deben gastar un promedio de 78 dólares en insumos básicos, lo que representa más de 20 salarios mínimos en Venezuela.

En cuanto a los insumos indispensables para la atención de pacientes en emergencia, se registró un desabastecimiento del 39% en el período enero-septiembre 2023. Esto representa una ligera disminución en comparación con el año anterior.

La falta de insumos en los hospitales también afecta el tiempo de atención a los pacientes. Por ejemplo, el tiempo promedio de atención de un infarto es de 2 horas y 12 minutos, principalmente debido a la falta de medicamentos antihipertensivos. En el caso de la neumonía, el promedio de atención es de 2 horas y 42 minutos.

Además de los problemas de abastecimiento, los hospitales venezolanos enfrentan dificultades con los servicios básicos. El 60% de los hospitales tiene agua de forma intermitente, y menos del 30% de las unidades críticas tiene acceso diario al agua. En cuanto al suministro eléctrico, el 47% de los centros presenta fallas de luz en algún momento de la semana. Además, el funcionamiento de los ascensores es intermitente en el 54% de los hospitales.

Estas carencias en el sistema de salud tienen consecuencias graves, incluyendo muertes que podrían haberse evitado. En 2023, se registraron 127 muertes atribuibles a fallas eléctricas, lo cual representa una disminución en comparación con años anteriores. Además, se reportaron 610 muertes evitables por infarto y 371 por trauma, generadas por la falta de medicamentos y equipos.

El sistema de salud venezolano también enfrenta problemas de seguridad. Más del 80% de los hospitales reportaron hechos de violencia por parte de los familiares de los pacientes hacia el personal de salud, y el 15% de los centros también registraron violencia por parte de los cuerpos de seguridad. Además, se reportaron altos porcentajes de robos y hurtos dentro de los hospitales, así como la presencia y hostilidad de cuerpos parapoliciales y paramilitares.

En conclusión, las carencias en el sistema de salud público en Venezuela limitan la capacidad de atención a los pacientes y tienen un impacto significativo en la calidad de vida y la seguridad de los trabajadores de salud. Para mejorar esta situación, se requieren inversiones en infraestructura, como agua, electricidad y seguridad, que van más allá de la gestión hospitalaria y que actualmente no están siendo abordadas adecuadamente.