Alcaldes de cinco grandes ciudades piden reunión con Biden sobre inmigración

0
344

Los alcaldes de cinco importantes ciudades de Estados Unidos han enviado una carta al presidente Joe Biden en busca de ayuda federal para enfrentar la creciente oleada de migrantes en sus refugios. En la misiva, los alcaldes de Chicago, Denver, Houston, Los Ángeles y Nueva York expresan su reconocimiento por los esfuerzos realizados hasta ahora, pero enfatizan la necesidad de una mayor coordinación, apoyo y recursos por parte del gobierno para abordar este desafío.

La situación en estas ciudades es alarmante. En Chicago, los migrantes están durmiendo en salas de recepción de comisarías, mientras que en Nueva York, se han visto obligados a refugiarse en un buque crucero. En Denver, el número de migrantes se ha multiplicado y la falta de espacio disponible para alojarlos se ha convertido en un problema grave. Además, la falta de autorizaciones de trabajo dificulta su capacidad para encontrar empleo y conseguir vivienda.

El alcalde de Denver, Mike Johnston, quien lidera la coalición de alcaldes, destaca que la crisis radica en que hay personas desesperadas por conseguir empleo y empleadores desesperados por contratar, pero el gobierno federal obstaculiza la contratación de estos trabajadores. Esta situación genera una gran frustración y dificulta la solución del problema.

La carta fue firmada por los alcaldes de las cuatro ciudades más grandes del país: Eric Adams de Nueva York, Karen Bass de Los Ángeles, Brandon Johnson de Chicago y Sylvester Turner de Houston. Estos líderes locales están enfrentando críticas tanto de miembros de su propio partido como de los republicanos debido a la situación en la frontera con México. Mientras los demócratas acusan a Biden de descuidar la seguridad fronteriza, los republicanos lo critican por permitir el ingreso de demasiadas personas.

Biden ha respondido a esta situación endureciendo las normas para evitar la entrada ilegal al país, al tiempo que ofrece incentivos y autorizaciones de empleo a aquellos que ingresan legalmente. Sin embargo, los motivos detrás de estas grandes oleadas de migrantes son diversos e incluyen dificultades económicas y climáticas en sus países de origen.

Es importante destacar que algunos estados con gobernadores conservadores han enviado migrantes a ciudades santuario como Nueva York y Chicago, que son más acogedoras hacia los extranjeros. Sin embargo, esto no explica completamente por qué estas ciudades están experimentando un aumento significativo en la llegada de migrantes.

En años anteriores, los migrantes recién llegados solían ser liberados y recibidos por organizaciones sin fines de lucro antes de reunirse con familiares que ya se encontraban en el país. Sin embargo, la situación ha cambiado y muchos de estos migrantes no tienen a dónde ir. El proceso para obtener asilo es largo y complicado, y el sistema de cortes de inmigración se encuentra sobrepasado en capacidad. Esto ha llevado a que algunos migrantes tengan que esperar hasta diez años para tener una audiencia. Aunque se les permite esperar en Estados Unidos, muchas veces no pueden trabajar debido a las demoras en la obtención de autorizaciones. Como resultado, miles de migrantes se encuentran en un estado de incertidumbre, durmiendo en refugios o en instalaciones gubernamentales.

La situación es urgente y requiere una respuesta integral y coordinada por parte del gobierno federal. Los alcaldes están solicitando una reunión con el presidente Biden para discutir soluciones y obtener el apoyo necesario para hacer frente a esta crisis migratoria.