Anuncios de Maduro sobre bonos son «discriminatorios y hasta ilegales», afirmó Leonardo Vera

0
482

El economista Leonardo Vera refirió este lunes a los anuncios que hiciera Nicolás Maduro esta tarde y calificó el incremento del bono de cestaticket como «discriminatorio» porque no es cobrado por pensionado ni jubilados.

ND

A través de un hilo en Twitter, Vera precisó que tras 405 días de silencio, Maduro decidió dejar «congelado» el salario mínimo en 5,2 dólares y ajustar sólo el bono de alimentación y seguir asignando el llamado bono de «guerra económica».

Con este anuncio la figura del salario mínimo queda definitivamente «enterrada» y con ella igual todo lo concebido en el convenio 26 ratificado por Venezuela ante OIT, afirmó.

«El ingreso mínimo pasa a ser comandado por un bono de alimentación de 40 dólares y un bono especial de 20 dólares. Estos bonos, aunque marcados en dólares, se pagarán en bolívares al tipo de cambio oficial, por lo que el ingreso mínimo sería la sumatoria de 130 + 988 + 494 bolívares. Total Bs. 1.612. Sobre un trabajador que gana salario mínimo, el salario corresponde a sólo el 8% de su ingreso».

A su juicio, la indexación que decretó Nicolás Maduro es «positiva» para los trabajadores, pues es una forma de proteger el ingreso de las fluctuaciones cambiarias.

«Desafortunadamente, aplicará solo para los bonos y no para el salario. La bonificación de los ingresos, una tendencia amplificada por la gestión de Nicolás Maduro, acaba así mismo con el régimen de prestaciones sociales y afecta otros beneficios laborales».

Y justificó que el bono de alimentación y cualquiera de esos bonos concedidos por «su gracia» no forman parte del salario y no inciden en el cálculo de prestaciones sociales, ni de utilidades, ni de otros beneficios laborales. «Ese esquema es además regresivo por diseño (y probablemente de espaldas a la Constitución) pues un trabajador que gana salario mínimo acumula prestaciones sobre un porcentaje de su ingreso que es menor al de los trabajadores que ganan más que salario mínimo».

Vera sostuvo que como los pensionados no reciben el bono de alimentación, el sistema es «discriminatorio y probablemente también ilegal pues deja a los pensionados ganando 40 dólares menos de lo que gana el trabajador con ingreso mínimo».

Al tiempo que recordó que de acuerdo a los ajustes hechos por el Banco Mundial «toda persona que devengue menos de 64,5 dólares mensuales se considera en pobreza extrema. Así quedan más de 5 millones de pensionados».