AP: Alto diplomático de EEUU viajó silenciosamente a Venezuela para visitar a rehenes de Maduro

0
60

Un alto diplomático estadounidense viajó silenciosamente a Venezuela esta semana y se reunió con estadounidenses encarcelados en un esfuerzo continuo por asegurar la liberación de los hombres que el gobierno de Joe Biden cree que están siendo retenidos como moneda de cambio por un importante adversario de Estados Unidos, The Associated Press ha aprendió.

Por Joshua Goodman y Eric Tucker | The Associated Press / La Patilla

Roger Carstens, el enviado presidencial especial para asuntos de rehenes y el principal negociador de rehenes del gobierno, llegó a Caracas en un vuelo fletado el martes por la noche y regresó a casa el viernes en una visita no reportada previamente.

Fue el primer acercamiento cara a cara conocido de un alto funcionario estadounidense desde que la administración de Donald Trump cerró la embajada estadounidense en Caracas en marzo de 2019 después de reconocer a Juan Guaidó como el líder legítimo de Venezuela. Desde entonces, las relaciones entre los dos países se han vuelto cada vez más hostiles, con el gobierno de Estados Unidos imponiendo estrictas sanciones petroleras al país y apuntando a altos funcionarios con acusaciones criminales, algo que Nicolás Maduro ha comparado con un “golpe suave”.

Es probable que el momento de la visita levante las cejas, inmediatamente después de las elecciones para gobernador consideradas profundamente antidemocráticas por la administración Biden después de que se prohibiera la participación de numerosos candidatos de la oposición.

“Temeroso de la voz y el voto de los venezolanos, el régimen distorsionó enormemente el proceso para determinar el resultado de esta elección mucho antes de que se emitieran las papeletas”, dijo el Departamento de Estado después de la votación del 21 de noviembre.

El régimen de Maduro, que en el pasado no ha dudado en dar a conocer las misiones de pacificación por parte de destacados interlocutores estadounidenses, ha guardado silencio sobre la visita sorpresa. La oficina de Carstens declinó hacer comentarios.

Pero cuatro personas familiarizadas con la visita dijeron que a Carstens se le permitió visitar a un grupo de seis ejecutivos petroleros estadounidenses detenidos en la infame prisión El Helicoide de Caracas, un antiguo centro comercial modernista convertido en una instalación que alberga a los principales oponentes del gobierno.

Una persona describió la reunión de Carstens en la cárcel con los seis ejecutivos de Cigto, con sede en Houston, que duró unos 90 minutos, como muy emotiva. Carstens les dijo a los prisioneros que había discutido su caso con funcionarios del chavismo mientras estaba en Caracas, pero se negó a decir a quién.

Las personas hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a hablar sobre los viajes de Carstens.

Tomeu Vadell, José Luis Zambrano, Alirio Zambrano, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y José Pereira fueron llevados en 2017 por agentes de seguridad enmascarados que irrumpieron en una sala de conferencias de Caracas. Los hombres habían sido atraídos a Venezuela justo antes del Día de Acción de Gracias de ese año para asistir a una reunión en la sede de la empresa matriz de la empresa, el gigante petrolero estatal PDVSA.

Los seis fueron condenados por malversación de fondos el año pasado en un juicio marcado por retrasos e irregularidades. Fueron condenados a entre 8 y 13 años de prisión por una propuesta nunca ejecutada para refinanciar miles de millones de dólares en bonos de la compañía petrolera. Maduro en ese momento los acusó de “traición”. Todos se declararon inocentes y Estados Unidos los considera detenidos injustamente.

Después de que se les concedió el arresto domiciliario, fueron rápidamente devueltos a la cárcel el 16 de octubre de 2021, el mismo día en que un aliado cercano de Maduro fue extraditado por la nación africana de Cabo Verde a los Estados Unidos para enfrentar cargos de lavado de dinero.

Al menos otros tres estadounidenses permanecen encarcelados en Caracas: Luke Denman y Airan Berry, dos ex Boinas Verdes arrestados en relación con una redada fallida destinada a derrocar a Maduro que se realizó desde Colombia, y el exmarine de los EEUU.

La visita se produjo pocas semanas después de que los familiares del Citgo 6, y alrededor de dos docenas de otros familiares de rehenes y detenidos, se quejaran en una carta a la administración de Biden de que sentían que las liberaciones de sus seres queridos no estaban siendo lo suficientemente priorizadas.

John Pereira, el hijo de José Pereira, quien hace semanas fue trasladado de urgencia a una clínica privada para recibir tratamiento de emergencia por una afección cardíaca, dijo en ese momento a la AP que “sentimos que pueden hacer más”.

La administración Trump obtuvo varios comunicados de alto perfil en todo el mundo durante cuatro años, lo que dio a los funcionarios un gran margen de maniobra para llevar a cabo las negociaciones.

El presidente Joe Biden ha sido menos público sobre el tema que su predecesor, quien invitó a rehenes y detenidos que fueron liberados bajo su vigilancia a aparecer junto a él en un video transmitido durante la Convención Nacional Republicana. Eso incluye a Joshua Holt, un hombre de Utah que pasó dos años en una cárcel de Caracas después de viajar a Venezuela para casarse con un compañero mormón que conoció en línea.

Aunque ningún estadounidense fue liberado durante su visita actual, cualquier liberación futura representaría una victoria significativa para Carstens, un oficial retirado de las Fuerzas Especiales del Ejército de los EEUU que fue un raro remanente de la administración Trump. El mes pasado, el periodista Danny Fenster fue liberado después de casi seis meses en la cárcel en la Myanmar gobernada por el ejército.

Su liberación fue negociada por el exdiplomático estadounidense Bill Richardson, quien también viajó a Caracas en el pasado para presionar por la liberación de los estadounidenses.

Al menos 61 estadounidenses son detenidos injustamente o retenidos como rehenes en el extranjero, según la Fundación James W. Foley Legacy, que lleva el nombre de un periodista independiente asesinado a manos del grupo Estado Islámico en Siria.