Aprende el secreto para enfriar el vehículo sin utilizar el aire acondicionado

0
561

Conducir puede ser una actividad estresante, especialmente durante las olas de calor, cuando la temperatura dentro del automóvil puede volverse peligrosamente alta. Afortunadamente, existe un truco sencillo que puede refrescar rápidamente el ambiente dentro del coche sin necesidad de utilizar el aire acondicionado, el cual puede tardar en hacer efecto si el vehículo ha estado expuesto al sol durante mucho tiempo.

Según los expertos, la temperatura óptima para conducir se sitúa entre los 22 y 24 grados centígrados. Conducir con una temperatura interior de 35ºC puede tener un efecto similar a conducir bajo los efectos del alcohol, lo cual puede provocar síntomas peligrosos como somnolencia, fatiga, agresividad, disminución de los reflejos y pérdida de la concentración.

Si te encuentras en medio de altas temperaturas y necesitas entrar rápidamente al auto que está caliente, solo necesitas seguir el siguiente truco para bajar la temperatura en menos de un minuto sin utilizar el aire acondicionado. Lo único que debes hacer es lo siguiente:

1. Abre una de las ventanas delanteras del coche.
2. Luego, abre y cierra la puerta del conductor varias veces.

Este movimiento crea una corriente de aire que lleva el aire caliente del interior hacia el exterior del carro, al mismo tiempo que permite la entrada de aire fresco. Esto puede bajar la temperatura interior aproximadamente 10 grados centígrados en segundos.

Durante el verano, utilizar la función de recirculación de aire en los vehículos puede significar un ahorro significativo de combustible, especialmente durante los viajes largos por carretera. Esta función optimiza el funcionamiento del sistema de aire acondicionado o climatizador al utilizar el aire interior en lugar del aire exterior, que suele estar caliente y contaminado.

El impacto de esta práctica puede ser notable, especialmente durante los viajes largos en horas de calor intenso. Se estima que utilizar la recirculación de aire puede resultar en un ahorro de hasta un 20% de combustible. Este ahorro puede ser aún mayor en los viajes urbanos, donde el calor del asfalto hace que el sistema de climatización trabaje más.

Por lo tanto, los expertos recomiendan aprovechar la función de recirculación de aire para maximizar la eficiencia del vehículo durante los meses de calor. Esta práctica no solo beneficia el bolsillo del conductor, sino que también contribuye a una conducción más sostenible y respetuosa con el medio ambiente, reduciendo el consumo de recursos y las emisiones de contaminantes.

En conclusión, conocer las funciones del vehículo y utilizarlas de manera adecuada puede tener beneficios económicos y ambientales significativos. Así que la próxima vez que te enfrentes a altas temperaturas dentro de tu coche, recuerda este sencillo truco para refrescar rápidamente el ambiente sin tener que depender del aire acondicionado.