Arrancan las elecciones en Ecuador, blindadas por la violencia política tras el asesinato de Villavicencio

0
208

Bajo un estricto control de seguridad formado por 53.000 efectivos de la Policía y cerca de 43.000 miembros de las Fuerzas Armadas, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, inauguró este domingo la jornada electoral en el país latinoamericano.

Lasso hizo hincapié en que este proceso electoral es inédito y resultado de su decisión democrática de disolver la Asamblea Nacional el 17 de mayo, poniendo fin a una obstrucción irracional de algunos sectores políticos que habían sumido al país en una profunda crisis.

El mandatario ecuatoriano hizo un llamado a la ciudadanía para que vote en las urnas con reflexión y civismo. Los colegios electorales abrieron a las 7.00 horas (hora local) y cuentan con la presencia de más de 2.300 observadores electorales.

Por su parte, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint, recordó la importancia de llevar a cabo los comicios en la fecha establecida, a pesar de la situación de seguridad, ya que de lo contrario habrían sido declarados nulos.

Atamaint declaró que los hechos violentos no los detendrán, ya que la paz y la democracia son defendidas por todos. Invitó a los ecuatorianos a acudir a las urnas y votar con civismo y confianza, asegurando que las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y el CNE han implementado un plan de seguridad para garantizar elecciones pacíficas, ordenadas y seguras.

Un total de 13,4 millones de personas acudirán a las urnas este domingo, en medio de una campaña electoral marcada por la inseguridad tras el asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio y una ola de violencia política que sacude al país.

Desde que asumió la presidencia en mayo de 2021, Lasso ha buscado ampliar los horizontes en distintos ámbitos de Ecuador. Sin embargo, el país ha enfrentado una crisis política y social constante en los últimos dos años, a pesar de la mejora en las estadísticas macroeconómicas. La desigualdad y la pobreza siguen siendo desafíos importantes para Lasso.

La frágil estabilidad del país sudamericano se vio amenazada en mayo de este año, cuando se inició un juicio político contra el presidente por supuesta corrupción. Lasso defendió su inocencia y acusó a la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, de sumir al país en una «grave crisis».

Con base en esta situación, Lasso invocó la prerrogativa constitucional conocida como ‘muerte cruzada’, que implicaba la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones presidenciales. Así, los ecuatorianos elegirán este domingo al jefe de Estado y a los nuevos diputados, aunque no para mandatos completos, sino para completar los que ya están en marcha y que concluirán en 2025.