Aumento alarmante de la mortalidad infantil en Estados Unidos: cifras alcanzan nivel récord en 15 años

0
747

Un reciente informe alarmante del director emérito del Centro de Sociedad y Salud de la Universidad Virginia Commonwealth, Steven Woolf, revela que, después de décadas de avances en atención sanitaria y seguridad, las tasas de mortalidad infantil en Estados Unidos han experimentado un retroceso significativo. Según el estudio, publicado en The Wall Street Journal, las cifras han alcanzado su nivel más alto en casi 15 años, principalmente debido a homicidios, sobredosis de drogas, accidentes de tráfico y suicidios.

Con información de Infobae

Aunque el Covid-19 no fue una causa importante de muerte entre los jóvenes, los investigadores señalan que la perturbación social causada por la pandemia ha exacerbado los problemas de salud pública, como el empeoramiento de la ansiedad y la depresión. Además, el fácil acceso a armas de fuego, la conducción peligrosa y el uso de drogas más letales también han contribuido al aumento de las tasas de mortalidad.

Entre 2019 y 2020, la tasa general de mortalidad en el grupo de edades de 1 a 19 años aumentó un 10,7%, y un 8,3% adicional en el año siguiente, según el análisis de estadísticas federales de mortalidad dirigido por Woolf. Este aumento en los dos últimos años es el mayor registrado en medio siglo de seguimiento público de estas cifras.

Si bien otros países desarrollados como el Reino Unido, Alemania, Canadá y Noruega también experimentaron aumentos de muertes entre los jóvenes durante ese período, los repuntes a menudo se concentraron en grupos de edad específicos o en un solo sexo, según Christopher J.L. Murray, director del Instituto de Métrica y Evaluación Sanitarias de la Universidad de Washington.

Woolf destaca que Estados Unidos es el único país en su grupo donde las armas de fuego son la principal causa de muerte entre los jóvenes.

La investigación muestra que los suicidios entre los estadounidenses de 10 a 19 años comenzaron a aumentar en 2007, mientras que las tasas de homicidios en ese grupo de edad se incrementaron en 2013, según un estudio publicado en JAMA por Woolf, Elizabeth Wolf de Virginia Commonwealth y Frederick Rivara de la Universidad de Washington.

Inicialmente, el aumento de suicidios y homicidios entre los jóvenes pasó desapercibido porque las tasas generales de mortalidad infantil y adolescente seguían disminuyendo en la mayoría de los años. Sin embargo, durante la pandemia, las muertes de jóvenes por suicidio y homicidio aumentaron considerablemente. También se registró un incremento significativo en las muertes por sobredosis de drogas y accidentes de tráfico.

Según el estudio de Woolf que utiliza datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Covid-19 representó solo una pequeña parte del aumento de la mortalidad entre los jóvenes en 2020, aproximadamente una décima parte, y una quinta parte en 2021.

El artículo del WSJ destaca el caso de Joshua Gillihan, un niño de 11 años cuya historia ilustra la situación. La pandemia cerró su escuela en marzo de 2020 y, a partir de entonces, experimentó un deterioro en su salud mental. Joshua, quien antes era activo y tenía muchos amigos, comenzó a sufrir depresión y ansiedad. Descubrieron que consumía marihuana regularmente y buscó tratamiento y medicación para la depresión. Trágicamente, un día su madre lo encontró sin vida en su cama. La autopsia reveló que murió debido a la toxicidad del fentanilo, una droga que creía que era oxicodona o Percocet.

El estudio dirigido por Woolf revela que los adolescentes mayores, de 10 a 19 años, representaron la mayor parte del aumento en las tasas de mortalidad juvenil, y los varones tuvieron tasas de mortalidad hasta el doble de las de las mujeres.

Los expertos advierten que la crisis de salud mental en los jóvenes está empeorando, y se reportan casos de niños de solo 8 a 10 años con ideas suicidas. La escasez de servicios de salud mental hospitalarios es tan grave que los pacientes jóvenes a menudo tienen que esperar días o semanas en los servicios de urgencias hasta que haya espacio para ellos en un centro psiquiátrico.

En términos de disparidades raciales, el análisis de Woolf muestra que los adolescentes negros representaban casi dos tercios de las víctimas de homicidio en el grupo de edad de 10 a 19 años al comienzo de la pandemia, una proporción que ha aumentado desde aproximadamente la mitad hace dos décadas. Históricamente, los adolescentes blancos han muerto en mayor proporción por sobredosis de drogas, pero el aumento de las tasas de muertes por sobredosis entre los adolescentes negros e hispanos ha cerrado esa brecha en 2020.

Además, aunque hubo menos movimiento en las carreteras durante la pandemia, se observó un aumento en las muertes relacionadas con accidentes de tráfico. Los investigadores sugieren que la ausencia de otros vehículos llevó a algunas personas a conducir de manera más temeraria, y las distracciones causadas por los teléfonos móviles han contribuido a que la conducción sea más mortal en los últimos años. El aumento del consumo de alcohol durante la pandemia también puede haber aumentado las muertes relacionadas con la conducción bajo los efectos del alcohol.

Frederick Rivara, otro investigador de la Universidad de Washington, advierte que los preocupantes aumentos en las tasas de mortalidad entre los jóvenes continuarán debido a la persistencia de los problemas de salud mental y la accesibilidad de las armas.