Bolivia reporta 33 personas fallecidas por percances ocurridos durante la época de lluvias

0
117

La Paz, 19 feb (EFE).- Bolivia ha sido golpeada duramente por la temporada de lluvias que comenzó en noviembre del año pasado, dejando 33 personas fallecidas y un total de 11.509 familias damnificadas y afectadas, según informó el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes.

El departamento de La Paz registra la mayor cantidad de fallecidos, con 14; seguido por Cochabamba, con 6; Potosí, con 5, y Santa Cruz y Chuquisaca, con 4 cada uno.

En total, ocho de las nueve regiones bolivianas han sufrido algún evento adverso a causa de las lluvias, afectando a 63 municipios en el país.

Calvimontes detalló que se han contabilizado 6.247 familias afectadas y 5.262 familias damnificadas. Las familias damnificadas son aquellas que sufren directamente el impacto de un evento adverso, mientras que los afectados lo sufren de forma indirecta.

Recientemente, se ha reportado un deslizamiento en el barrio Jinchupalla, en el oeste de la ciudad de La Paz, que afectó a unas 30 viviendas y el mismo número de familias. Además, el desbordamiento del río Paria en la ciudad de Oruro dejó aproximadamente 100 familias damnificadas y otras 600 afectadas.

El Gobierno ha entregado 13 toneladas de ayuda humanitaria a los damnificados en Jinchupalla y tiene previsto brindar ayuda a las 100 familias que han perdido sus pertenencias en Oruro.

Además de las lluvias e inundaciones, las regiones de La Paz, Cochabamba, Potosí, Chuquisaca y Tarija también están sufriendo los embates de las heladas y granizadas. Estos eventos han afectado a 16.759 familias en 13 municipios, además de causar daños en los cultivos.

La temporada de lluvias se espera que se extienda hasta marzo o abril. Bolivia ha experimentado una intensa sequía durante gran parte de 2023, lo que ha amenazado el suministro de agua en algunas ciudades, ha provocado la disminución histórica del nivel del lago Titicaca y ha acelerado el derretimiento de los glaciares del país.