Caficultura nacional lleva dos décadas de destrucción

0
181

En Venezuela las cifras oficiales de producción de café las dejó de publicar el Ministerio de Agricultura y Tierras en 2017, pero según Maximiliano Pérez, presidente de la Federación de Caficultores de Venezuela, la producción anual no supera los 98.900 quintales al año. Si se compara con la producción de 1998 la caída ha sido de 94,2%. Para esa época la nación producía 1.550.000 quintales de café, se abastecía la demanda interna y se exportaban 600 mil quintales hacia Europa y Estados Unidos.

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.

Puntualizó que las cifras más actualizadas las dio a conocer el Sindicato Nacional de Café Venezuela. Hace cinco años el Gobierno ya admitía una caída del 70% de producción porque reportaba 466.500 quintales al año. Cuando se le pregunta a Pérez qué provocó la devastación en el sector, no duda en responder: «el modelo político y económico que nos gobierna». El Estado aplicó una expropiación a las dos principales torrefactoras que procesaban el 70% de la producción: Fama de América y Café Madrid. En 2002 impuso un control de precios «perverso» que provocó la quiebra de 85 mil familias cafetaleras.

«Había un acuerdo que aprobó Arnoldo Márquez, ministro de Agricultura y Tierra (2004), que era que los productores de café iban a tener un aumento cada 15 de septiembre de sus precios, equivalente a lo que había aumentado la inflación. Eso nunca lo respetó el Gobierno hasta 2014, cuando se empezaron a hacer los locos con la Ley de Precios Justos», reseñó.

Se le sumó la dificultad de conseguir insumos agrícolas. En el pasado compraban fertilizantes, agroquímicos y productos para el control fitosanitario en Agroisleña, transnacional que también expropió el Gobierno en 2010. «Comenzó a haber escasez de insumos y se tenía que hacer maromas para conseguirlos, y los precios se dispararon», mencionó.

Posteriormente se registraron fallas en los servicios públicos. «En las zonas cafetaleras se va la electricidad a diario y se deben usar plantas eléctricas para mantener encendidas las secadoras y trilladoras. Hay escasez de gasoil que se debe comprar en el mercado informal», todo eso ha hecho que hoy producir un quintal de café (46 kilos) cueste 300 dólares, aunque desde octubre la agroindustria (sector privado) y la Corporación Venezolana del Café (Gobierno) lo vienen pagando 50% por debajo.

Calentando calles lograron acuerdos
Desde el primero de noviembre los productores del país venían protestando para que se respetara el acuerdo de los precios del café. Según contó Félix Saavedra, caficultor de Guarico, municipio Morán, se estableció en la sede de Café Venezuela en Barquisimeto que el precio de este rubro corriente iba a ser $190 el quintal, $220 para el café natural y $240 para el lavado. Pero lo estaban pagando entre 150 y 190 dólares irrespetando la decisión de 589 caficultores nacionales.

«Se fue en protesta hasta la Asamblea Nacional, logramos reunirnos con la comisión de finanzas. El jueves 24 de noviembre tuvimos una reunión con el ministro de Agricultura, Wilmar Castro y se acordó que se iban a respetar esos precios. Esperamos que lo cumplan», soltó.

Vías agrícolas acabadas
Luis Artigas, caficultor de Guarico, informó que los costos de producción del café, cosecha que se da entre los meses de octubre, noviembre y diciembre se han elevado por las deplorables condiciones de las vías agrícolas. «De Guarico a Río Bravo hay una vía que se conoce como La Rampa que registra un hundimiento y no la ha reparado ni la Alcaldía de Morán ni la gobernación. Se hace muy cuesta arriba transportar el café de zonas como Villa Nueva (donde se produce más café en el país), Guarico y Anzoátegui en Morán».

Daniel Mendoza, caficultor de Duaca, también comentó que hay productores que no han podido trasladar su mercancía a Barquisimeto porque con las fuertes lluvias de octubre las vías agrícolas se desplomaron. «Además no tenemos financiamiento para poder mejorar la producción», expresó.