Canadá deportará a migrantes que ingresen por pasos ilegales desde EEUU

0
423

Miles de migrantes latinoamericanos que se dirigían a Canadá como alternativa a Estados Unidos por las recientes restricciones migratorias impuestas el gobierno estadounidense se verán afectados con una nueva política de deportación firmada entre Justin Trudeau y Joe Biden

TalCual

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció este viernes que el país empezará a deportar desde este sábado 25 de marzo a migrantes y refugiados que lleguen al país desde Estados Unidos a través de puntos de entrada no oficiales.

La medida, que afectará en gran medida a los migrantes latinos que eligen Canadá como destino en lugar de Estados Unidos, fue anunciada durante una rueda de prensa conjunta entre Trudeau y el presidente estadounidense Joe Biden, después de que ambos países firmaran un nuevo acuerdo migratorio.

«Los agentes fronterizos harán cumplir el acuerdo a partir de la medianoche de esta noche y deportarán a quienes crucen de manera irregular al punto fronterizo más cercano de Estados Unidos», anunció el mandatario canadiense.

Como contraparte a esta medida que pretende sancionar a quienes ingresen de manera irregular al país, Canadá se comprometió a acoger el próximo año a 15.000 migrantes provenientes de países del continente americano.

El pacto busca satisfacer las preocupaciones que ha expresado Canadá sobre el número creciente de solicitantes de asilo, muchos procedentes de Latinoamérica, que han llegado a su territorio en los últimos meses ante la dificultad de hacerlo en Estados Unidos, debido a medidas restrictivas impuestas por la administración de Biden.

Anteriormente, en virtud del llamado Acuerdo de Tercer País Seguro de 2004, Canadá podía devolver a Estados Unidos a quienes trataran de ingresar de manera irregular por los puntos de entrada oficiales, pero no aclaraba qué ocurría con los refugiados y migrantes que cruzaban por otros puntos.

Miles de migrantes han usado esa laguna legal para ingresar a territorio canadiense a través del paso fronterizo de Roxham Road, entre la provincia canadiense de Quebec y el estado estadounidense de Nueva York.

Solo en 2022, 40.000 personas ingresaron por ese punto, lo que desató el enfado del Gobierno de Quebec, y del opositor Partido Conservador de Canadá, que pidieron a Trudeau cerrar Roxham Road.