Casi 100 restaurantes en San Cristóbal cerraron por altos impuestos y fallas en servicios

0
226

En el último año, más de 80 restaurantes y establecimientos de comida en San Cristóbal, estado Táchira, han tenido que cerrar debido a los altos impuestos y la falta de servicio. Esta alarmante cifra fue reportada por la Asociación Gastronómica del Táchira (Asoreta), que advierte sobre el impacto negativo de estos cierres en la economía local.

En total, cerca de cien locales, entre restaurantes, heladerías y pastelerías, han tenido que cerrar, dejando a más de 500 empleados sin trabajo. Las pérdidas estimadas superan los 9 millones de dólares.

Según Asoreta, esta situación económica desfavorable es el resultado directo de los impuestos excesivos impuestos por el gobierno, lo que deja a las empresas sin suficiente liquidez para operar y luchar por su supervivencia. Además, señalan que las altas tasas impositivas a nivel municipal y nacional también están contribuyendo a la quiebra de los negocios.

Otro factor que ha afectado a la industria gastronómica en la región es la dependencia de materias primas provenientes de Colombia, ya que aproximadamente el 70% de los insumos son adquiridos en ese país.

Ante esta situación, Asoreta, junto con Fedecámaras y la Cámara de Licoreros del Táchira (Calita), han solicitado a la Alcaldía de San Cristóbal una modificación de los impuestos sobre las actividades económicas. En su propuesta, sugieren establecer un máximo del 1% para todos los rubros y mantener una política de descuentos durante todo el año, en lugar de limitarla a los primeros tres meses. También proponen ampliar la base de contribuyentes, incluyendo al comercio informal a través de un pago único, y llevar a cabo una campaña educativa para promover la conciencia tributaria.

Sin embargo, hasta el momento, la Alcaldía no ha dado respuesta a esta propuesta, lo que ha generado incertidumbre entre los miembros del sector. Además, el sector licorero también se enfrenta a este problema y alegan que las autoridades se niegan a modificar las tasas impositivas.

Los efectos de esta crisis económica también se han sentido en otros sectores comerciales. Según el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), las ventas y la afluencia de clientes en los estados andinos han disminuido en un 34%. En la región central y en Caracas, esta disminución ha sido del 21%. A nivel nacional, se ha registrado una caída del 68% en los restaurantes y hoteles. Además, las ventas de licores han descendido un 57%, los servicios un 55%, las prendas de vestir un 48%, los repuestos automotrices un 38% y el comercio electrónico un 32%.

Ante esta situación alarmante, los empresarios del sector siguen esperando una reunión con las autoridades para discutir posibles soluciones y acciones a tomar. Mientras tanto, la industria gastronómica en San Cristóbal sigue luchando por sobrevivir en medio de altos impuestos y una situación económica complicada.

Con información de El Nacional