Cerraron una escuela de Camboya tras hallar un arsenal de bombas enterrado debajo de las aulas

0
375

Las autoridades de Camboya han tomado la decisión de cerrar temporalmente una escuela secundaria en la provincia de Kratie luego de que se encontraran miles de proyectiles sin explotar de la guerra civil que asoló el país durante casi tres décadas.

El hallazgo de estas municiones se produjo cuando se invitó a equipos de desminado a revisar el terreno de la escuela, llamada Reina Kossamak, antes de construir un nuevo edificio. Chheang Heng, subdirector de educación en la provincia, informó que más de 1,000 estudiantes asisten a esta institución.

La escuela solía ser un almacén de municiones durante el régimen de los Jemeres Rojos en la década de 1970 antes de ser convertida en una institución educativa. Se creía que todas las municiones habían sido retiradas del lugar, pero el hallazgo reciente demuestra lo contrario.

El equipo del Centro de Acción contra las Minas en Camboya descubrió un total de 2,116 proyectiles entre el viernes y el sábado. Entre los objetos encontrados se encuentran granadas M79, espoletas FuzeM48 y proyectiles para el lanzacohetes B40. Imágenes compartidas en la página de Facebook de la organización muestran los proyectiles cubiertos de tierra y alineados en el patio de la escuela.

Se estima que aún hay una cantidad considerable de proyectiles sin descubrir, por lo que la escuela permanecerá cerrada durante varios días mientras el equipo de desminado se encarga de retirar el material peligroso.

Chheang Heng expresó su asombro ante el hallazgo, afirmando que sabía que la escuela había sido un almacén de munición en el pasado, pero nunca imaginó que habría una cantidad tan grande de proyectiles enterrados allí. Además, se preguntó cuántas víctimas podría haber causado una explosión de tal magnitud.

Los Jemeres Rojos, un régimen comunista radical, fueron responsables de la muerte de aproximadamente 1.7 millones de camboyanos debido al hambre, la enfermedad y los asesinatos antes de ser derrocados por una invasión vietnamita.

La guerra civil, que duró casi tres décadas y finalizó a fines de la década de 1990, dejó entre 4 y 6 millones de minas terrestres y otros explosivos dispersos por todo el país. Aunque la mayoría de ellos han sido retirados, todavía se producen accidentes mortales debido a la presencia de explosivos.

Desde el fin de los combates, casi 20,000 personas han perdido la vida y alrededor de 45,000 han resultado heridas por explosivos de guerra. Afortunadamente, la cifra anual de muertes ha disminuido significativamente, pasando de varios miles a menos de 100.

A principios de 2022, tres miembros de un equipo local de desminado perdieron la vida cuando una mina antitanque explotó mientras trabajaban en la provincia de Preah Vihear.

El gobierno de Camboya tiene como objetivo eliminar todas las minas terrestres y municiones restantes en el país para 2025.