Chile confirma repatriación a Venezuela de migrantes varados

0
429

El canciller chileno, Alberto van Klaveren, confirmó este jueves (04.05.2023) que un avión procedente de Venezuela llegará a Arica, en el norte de Chile, la madrugada del 7 de mayo para recoger a un grupo «bastante importante de migrantes venezolanos» que se encuentran varados en la frontera entre Chile y Perú en condiciones críticas.

DW

«Es un avance importante y permite enfrentar adecuadamente este problema humanitario […] Siempre hemos dicho que este tema requiere de un enfoque y un abordaje regional, porque es un problema que afecta a nada menos que a cinco países y la respuesta tiene que ser colectiva», señaló el ministro de Relaciones Exteriores.

Al grupo de migrantes que viajará desde Arica se sumará otro «menor» de personas venezolanas que se encuentran en Perú. Los grupos «han sido previamente empadronados y registrados por el Consulado venezolano […] para evitar que personas que tienen orden de arraigo ocupen esta posibilidad», dijo Van Klaveren, que subrayó «la buena disposición del Gobierno venezolano» para encontrar soluciones a la emergencia abierta en la frontera norte.

La repatriación de las personas migrantes, que se llevará a cabo a través de una aerolínea privada, es parte del programa Retorno a la Patria que impulsa el Gobierno de Nicolás Maduro, que financiará la operación, indicó el ministro.

Este miércoles, el subsecretario de Interior, Manuel Monsalve, ya anticipó que las conversaciones entre las Cancillerías de Chile y Perú para permitir el regreso de las personas migrantes iban «bien encaminadas», según recogió el medio local Canal13, luego de un primer anuncio de la canciller peruana, Ana María Gervasi, sobre el envío del avión por parte del Gobierno venezolano.

Desde hace varias semanas, cientos de personas migrantes que decidieron salir de Chile -la mayoría de ellas de nacionalidad venezolana y haitiana- se encuentran varadas en la frontera entre Chile y Perú en condiciones críticas y sin documentación para entrar a otros países de la región.

Según Amnistía Internacional, al menos 300 personas se encuentran varadas en la frontera entre ambos países «en una situación humanitaria crítica, sin alimentos, agua, alojamiento o asistencia sanitaria en el desierto conocido por sus condiciones extremas».