Cifra histórica de migrantes abordan trenes en México para llegar a frontera con EEUU

0
454

A pesar de la violencia de los cárteles de la droga y los peligros asociados con subirse a los vagones, los migrantes han utilizado durante mucho tiempo los trenes de carga, conocidos como «La Bestia», para viajar hacia el norte. Hace poco, alrededor de 5.000 migrantes, en su mayoría venezolanos, se prepararon para abordar el tren cuando escucharon su llegada a lo lejos.

Las familias con niños pequeños trepaban a cajas de cartón, hombres y mujeres jóvenes se apresuraban a recoger sus pertenencias de las carpas que habían montado debajo de un puente cercano. Al llegar a las afueras de la ciudad mexicana de Irapuato, algunos migrantes subieron fácilmente a los vagones de metal, mientras que otros lanzaban sus bolsas y levantaban en brazos a sus hijos pequeños envueltos en abrigos de invierno.

La emoción era palpable entre los migrantes, algunos se animaban mutuamente, mientras que otros bendecían a México. Para muchos de ellos, ese tren era su boleto hacia el norte, hacia la frontera entre México y Estados Unidos.

La Bestia (tren) - Wikipedia, la enciclopedia libre

Sin embargo, miles de otros migrantes quedaron varados en diferentes partes del país la semana pasada debido a que la mayor compañía ferroviaria de México detuvo 30 convoyes de mercancías. La empresa, Ferromex, argumentó que había demasiados migrantes subiéndose a los trenes, lo que los hacía inseguros para moverse. En solo unos días, se registraron varios casos lamentables de lesiones o muertes.

Cuando el tren finalmente llegó el sábado, muchos de los vagones mostraban el nombre de Ferromex. Había policías locales cerca del campamento improvisado donde esperaban los migrantes, pero no intentaron detenerlos cuando subieron al tren durante los aproximadamente 30 minutos de parada.

A pesar de la violencia de los cárteles de la droga y los peligros asociados con subirse a los vagones, los migrantes han utilizado durante mucho tiempo estos trenes de carga conocidos como «La Bestia» para viajar hacia el norte. La interrupción del servicio ha afectado temporalmente una de las rutas migratorias más transitadas del país, lo que ha dejado en el limbo a familias como la de Mayela Villegas.

Villegas, su pareja y sus seis hijos pasaron tres días durmiendo en el suelo rodeados de otros migrantes. Antes de abordar el tren, la familia venezolana apenas tenía suficiente comida para unos pocos días de viaje y estaba teniendo dificultades para alimentar a los niños. Afortunadamente, alguien les había regalado pan. No podían permitirse un hotel o una habitación.

El corte del servicio de tren también refleja las cifras históricas de personas que se dirigen hacia el norte en busca de una nueva vida en Estados Unidos, lo que plantea un dilema para los países de la región que intentan lidiar con la enorme cantidad de migrantes que atraviesan sus territorios.

Cuando miles de migrantes cruzaron la frontera hacia Eagle Pass, Texas, en tan solo unos días, la ciudad declaró el estado de emergencia. La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos realizó 181,509 detenciones en la frontera con México en agosto, un aumento del 37% en comparación con julio, pero similar a las cifras de agosto de 2022 y mucho menos que las 220,000 personas detenidas en diciembre.

Estas llegadas marcan un aumento después de un descenso en las cifras debido a las nuevas restricciones de asilo impuestas en mayo. Esto ocurre después de años de aumento constante en la migración debido a la crisis económica y la inestabilidad política y social en los países de los cuales huyen los migrantes.

En el pasado, solo unas pocas docenas de migrantes centroamericanos pasaban por Irapuato en tren cada día, según Marta Ponce, una mujer de 73 años que ha brindado ayuda a los migrantes que viajan por su ciudad durante más de una década. Ahora, esa cifra a menudo alcanza los miles. Antes, 50 o 60 personas ya se consideraban muchas, pero ahora es lo normal.

Suspendieron las operaciones de los trenes que usan los inmigrantes en México  para llegar a la frontera con Estados Unidos - El Diario NY

Y los migrantes provienen de diversos lugares. Ponce señaló que la abrumadora mayoría de los migrantes son venezolanos que huyen de la crisis económica en su país, pero también ha visto personas de todo el mundo, incluidos africanos, rusos y ucranianos.

La mayoría de ellos atraviesan la selva del Darién, un viaje de varios días a través de la accidentada frontera entre Colombia y Panamá. Anteriormente, cruzar esta selva se consideraba demasiado peligroso y pocos lo intentaban, pero ahora hay tantos migrantes atravesando las densas junglas que se ha convertido en una importante ruta migratoria, similar a los trenes que recorren México. Se estima que este año podrían cruzar la selva del Darién alrededor de 500,000 personas.

Villegas y su familia, después de esperar tres días en Irapuato para subirse al tren, vieron el cruce del Darién como una oportunidad. La familia forma parte de los 7.7 millones de personas que han abandonado Venezuela en los últimos años y pasaron tres años en Colombia. Aunque pudieron abrir una pequeña barbería en las afueras de la capital colombiana, la creciente xenofobia y los bajos salarios dificultaban el sustento de una familia de ocho miembros.

Este verano, cuando una pandilla los amenazó con extorsionarlos, Villegas y su pareja, Yorder Liendo, de 32 años, decidieron que era hora de ir a Estados Unidos. Para ellos, los riesgos valen la pena si eso significa un cambio para sus hijos, quienes comían yogur de botellas de plástico y dormían juntos en el suelo.

Ahora viajan en la BESTIA , peligroso tren 🚨🚨 🚂🚂 migrantes venezolanos  - YouTube

Esperan encontrar oportunidades, educación y una mejor calidad de vida para sus hijos al menos mientras sean pequeños. Sin embargo, Ferromex no es la única empresa abrumada por el flujo de personas, los gobiernos de la región también están enfrentando problemas.

Colombia, que ha recibido la mayor parte del éxodo venezolano, ha estado pidiendo ayuda internacional durante mucho tiempo. Panamá y Costa Rica han aumentado sus restricciones a la inmigración y han solicitado acciones para abordar a los cientos de miles de personas que atraviesan la selva del Darién. Panamá incluso lanzó una campaña llamada «Darién es una selva, no una carretera».

Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos ha presionado a México y los países centroamericanos para que controlen los flujos migratorios y ahora exige que los solicitantes de asilo se registren a través de una aplicación llamada CBP One. El gobierno de Joe Biden anunció recientemente que otorgaría estatus de protección temporal a casi medio millón de venezolanos que ya se encuentran en el país.

Los activistas, como Ponce, esperan que la migración a través de las líneas ferroviarias continúe aumentando. El sábado por la mañana, migrantes cansados abordaron el tren y estallaron en vítores cuando el ferrocarril aceleró en su serpenteante ruta hacia el norte.