Colombia condena el asesinato de los seis imputados por magnicidio en Ecuador

0
215

La Cancillería colombiana, en nombre del Gobierno nacional, condenó el “asesinato” de los seis colombianos implicados en el magnicidio del candidato presidencial de Ecuador Fernando Villavicencio, ocurrido el viernes durante un motín en una cárcel de Guayaquil.

El Espectador

“El Ministerio de Relaciones Exteriores en nombre del Gobierno de Colombia condena el asesinato de los seis connacionales que se encontraban al interior del Centro de Privación de Libertad (CPL) Guayas No.1 – Ecuador, detenidos por el horrendo crimen del candidato Presidencial Fernando Villavicencio, que continúa bajo investigación”, dijo la cartera en un comunicado.

Agregó: “El Gobierno de Colombia, en tanto expresa su solidaridad con las familias de las víctimas, manifiesta su voluntad de brindar apoyo a las autoridades ecuatorianas en las investigaciones que se adelanten para esclarecer este execrable hecho”.

Luego de informar sobre un “evento” en el pabellón de celdas número 7 de la cárcel Guayas 1, “registrándose seis personas fallecidas”, las autoridades de Ecuador confirmaron el viernes en la noche que se trataba de los seis colombianos presos por ser los presuntos autores materiales del asesinato de Villavicencio, ocurrido el 9 de agosto, a la salida de un mitin en Quito, días antes de la primera vuelta presidencial.

Según una fuente citada por El País, de España, los hombres fueron asesinados y hallados ahorcados.

Los asesinados fueron Andrés Mosquera Ortíz, José Neider López Hitas, Adey Fernando García García, Camilo Romero Reyes, Jules Osmín Castaño Alzate y Jhon Gregore Rodríguez.

Medios locales informaron que el pabellón 7 está controlado por Los Águilas, una de las varias bandas ecuatorianas aliadas con carteles de México, como de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, y de Colombia.

El hecho, por cierto, ocurrió días después de que el Gobierno de Estados Unidos ofreciera hasta cinco millones de dólares de recompensa a quien entregue información sobre el autor intelectual que ordenó acabar con la vida de Villavicencio.

Ante el suceso, el presidente Guillermo Lasso, quien viajó a Nueva York por “asuntos personales”, anunció su regreso inmediato al país.