¡GUERRA! Cómo hacer frente a una superpotencia dirigida por un demente criminal

@DolarToday / Apr 11, 2022 @ 5:00 pm

¡GUERRA! Cómo hacer frente a una superpotencia dirigida por un demente criminal

Después de haberse equivocado tanto Putin tiene que demostrar que consiguió algo, al menos el control incontestable del este y sur de Ucrania

Por

Thomas L. Friedman

11 de Abril de 2022
El jefe de estado ruso, Vladímir Putin en San Petersburgo, Rusia, el 13 de julio de 2021. El hombre que ordenó la sangrienta invasión a Ucrania podría ser juzgado por crímenes de guerra (Reuters)
FOTO DE ARCHIVO: El jefe de estado ruso, Vladímir Putin en San Petersburgo, Rusia, el 13 de julio de 2021. El hombre que ordenó la sangrienta invasión a Ucrania podría ser juzgado por crímenes de guerra (Reuters)
Es difícil de creer, pero ahora es imposible de negar, que el amplio marco que mantuvo a gran parte del mundo estable y próspero desde el final de la Guerra Fría se ha visto seriamente fracturado por la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin. De una forma que no habíamos apreciado del todo, gran parte de ese marco se basaba en la capacidad de Occidente para coexistir con Putin mientras éste jugaba a ser el “chico malo”, poniendo a prueba los límites del orden mundial pero sin llegar a romperlos a gran escala.

Pero con la invasión no provocada de Ucrania por parte de Putin, su aplastamiento indiscriminado de sus ciudades y las matanzas masivas de civiles ucranianos, pasó de “chico malo” a “criminal de guerra”. Y cuando el líder de Rusia -un país que abarca 11 husos horarios, con vastos recursos de petróleo, gas y minerales y más ojivas nucleares que nadie- es un criminal de guerra y debe ser tratado en adelante como un paria, el mundo tal como lo hemos conocido cambia profundamente. Nada puede funcionar igual.

¿Cómo puede el mundo tener una ONU eficaz con un país dirigido por un criminal de guerra en el Consejo de Seguridad, que puede vetar todas las resoluciones? ¿Cómo puede el mundo tener una iniciativa global eficaz para combatir el cambio climático y no poder colaborar con el país de mayor masa terrestre del planeta? ¿Cómo puede Estados Unidos colaborar estrechamente con Rusia en el acuerdo nuclear con Irán cuando no tenemos ninguna confianza y apenas nos comunicamos con Moscú? ¿Cómo aislamos e intentamos debilitar a un país tan grande y poderoso, sabiendo que podría ser más peligroso si se desintegra que si es fuerte? ¿Cómo alimentamos y alimentamos al mundo a precios razonables cuando una Rusia sancionada es uno de los mayores exportadores de petróleo, trigo y fertilizantes del mundo?

La respuesta es que no lo sabemos. Lo que es otra forma de decir que estamos entrando en un periodo de incertidumbre geopolítica y geoeconómica como no hemos conocido desde 1989 – y posiblemente desde 1939.

Y sólo promete empeorar antes de mejorar, porque Putin es ahora como un animal acorralado. No sólo se equivocó mucho en su invasión de Ucrania, sino que produjo lo contrario de lo que pretendía conseguir, lo que le hace estar desesperado por cualquier logro bélico, a cualquier precio, que pueda ocultar este hecho.

Putin dijo que tenía que entrar en Ucrania para alejar a la OTAN de Rusia, y su guerra no sólo ha revigorizado lo que era una alianza militar occidental estancada, sino que también ha garantizado la solidaridad y la modernización armamentística de la OTAN mientras Putin esté en el poder, y probablemente otra generación después.

Putin dijo que tenía que entrar en Ucrania para eliminar a la camarilla nazi que gobernaba en Kiev y devolver tanto al pueblo ucraniano como a su territorio a los brazos de la Madre Rusia, donde naturalmente pertenecían y, en su imaginación, anhelaban estar. En lugar de ello, su invasión ha convertido a los ucranianos -incluso a algunos ucranianos anteriormente pro-rusos- en enemigos acérrimos de Rusia durante al menos una generación y ha sobrealimentado el deseo de Ucrania de ser independiente de Rusia y de integrarse en la Unión Europea.

Putin pensó que con una toma de posesión relámpago de Ucrania se ganaría el debido respeto de Occidente por la destreza militar de Rusia, acabando con los insultos de que Rusia, con una economía más pequeña que la del estado de Texas, era sólo “una gasolinera con armas nucleares”. En cambio, su ejército ha quedado expuesto como incompetente y bárbaro y con necesidad de reclutar mercenarios de Siria y Chechenia sólo para mantenerse en pie.

Después de haber hecho tantas cosas mal, y de haber lanzado esta guerra por iniciativa propia, Putin tiene que estar desesperado por demostrar que ha producido algo, al menos el control incontestable del este de Ucrania, desde la región del Donbás, hacia el sur, hasta Odesa, en la costa ucraniana del Mar Negro, y la conexión con Crimea. Y seguramente lo quiere para el 9 de mayo, para el gigantesco desfile anual del Día de la Victoria de Moscú, que marca la victoria de Rusia sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial, el día en que el ejército ruso recuerda su mayor gloria.

Por lo tanto, parece que Putin se está preparando para una estrategia de dos vertientes. En primer lugar, está reagrupando a sus devastadas fuerzas y concentrándolas en la toma total y el mantenimiento de este pequeño premio militar. En segundo lugar, está redoblando la crueldad sistemática: el continuo bombardeo de ciudades ucranianas con cohetes y artillería para seguir creando el mayor número de víctimas y refugiados y la mayor ruina económica posible. Está claro que espera que lo primero fracture al ejército ucraniano, al menos en el este, y que lo segundo fracture a la OTAN, ya que sus Estados miembros se ven abrumados por tantos refugiados y presionan a Kiev para que dé a Putin lo que quiera para que deje de hacerlo.

Ucrania y la OTAN, por tanto, necesitan una contraestrategia eficaz.

Debería tener tres pilares. El primero es apoyar a los ucranianos con diplomacia si quieren negociar con Putin -es su decisión-, pero también apoyarlos con el mejor armamento y entrenamiento si quieren expulsar al ejército ruso de cada centímetro de su territorio. La segunda es transmitir a diario y en voz alta -de todas las formas que podamos- que el mundo está en guerra “con Putin” y “no con el pueblo ruso”, justo lo contrario de lo que les dice Putin. Y la tercera es que redoblemos la apuesta por acabar con nuestra adicción al petróleo, la principal fuente de ingresos de Putin.

La esperanza es que los tres juntos pongan en marcha fuerzas dentro de Rusia que derroquen a Putin del poder.

Sí, es una propuesta de alto riesgo y alta recompensa. La caída de Putin podría llevar a alguien peor al timón del Kremlin. También podría conducir a un prolongado caos y desintegración.

Pero si conduce a alguien mejor, alguien con un mínimo de decencia y la ambición de reconstruir la dignidad y las esferas de influencia de Rusia sobre la base de una nueva generación de Tchaikovskys, Rachmaninoffs, Sakharovs, Dostoyevskys y Sergey Brins -no oligarcas propietarios de yates, ciberpiratas y asesinos armados con polonio- el mundo entero mejora. Se resucitarían o forjarían tantas posibilidades de colaboraciones saludables.

Sólo el pueblo ruso tiene el derecho y la capacidad de cambiar a su líder. Pero no será fácil porque Putin, un ex oficial de la K.G.B. – rodeado de muchos otros ex oficiales de inteligencia que están en deuda con él – es casi imposible de desalojar.

Pero aquí hay un escenario posible: el ejército ruso es una institución orgullosa, y si sigue sufriendo derrotas catastróficas en Ucrania, puedo imaginar una situación en la que, o bien Putin quiere decapitar a los líderes de su ejército -para convertirlos en los chivos expiatorios de su fracaso en Ucrania-, o bien el ejército, sabiendo que esto se avecina, intenta derrocar a Putin primero. Nunca ha habido amor entre los militares rusos y los tipos de seguridad de la K.G.B./S.V.R./F.S.B. que rodean a Putin.

En resumen, que el pueblo ruso produzca un líder mejor es una condición necesaria para que el mundo produzca un nuevo orden global más resistente que sustituya al orden de la posguerra fría, que Putin ha destrozado ahora. Pero lo que también es necesario es que Estados Unidos sea un modelo de democracia y sostenibilidad que otros quieran emular.

Cuando los ucranianos están haciendo el último sacrificio para mantener cada centímetro y gramo de su recién ganada libertad, ¿es demasiado pedir que los estadounidenses hagan los menores sacrificios y compromisos para mantener nuestra preciosa herencia democrática?

(C) The New York Times.-

Fuente: Infobae

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*