Cómo los mosquitos genéticamente modificados podría acabar con enfermedades transmitidas por el propio insecto

0
439

Los científicos están explorando la posibilidad de utilizar la ingeniería genética para combatir la propagación de enfermedades transmitidas por mosquitos. Un estudio llevado a cabo en la isla de Príncipe, en África, ha demostrado que es posible reemplazar a la especie de mosquito Anopheles coluzzii, transmisor de la malaria en esa área, por otros mosquitos modificados genéticamente para que no puedan transmitir el parásito de la enfermedad. Según un artículo publicado por The New York Times, esta tecnología podría hacer que cada miembro de la especie sea inmune al parásito en tan solo unas pocas generaciones, lo que supone un avance significativo en la lucha contra la malaria.

El equipo de científicos, en colaboración con el proyecto Iniciativa contra la Malaria de la Universidad de California, ha diseñado con éxito mosquitos Anopheles coluzzii modificados genéticamente para bloquear el parásito en un entorno de laboratorio. Para probar la efectividad de esta modificación genética, los científicos liberaron 11,000 mosquitos espolvoreados con polvo verde fluorescente en la comunidad de la isla. Durante diez noches consecutivas, un grupo de voluntarios se expuso a ser picado por estos mosquitos. Después de ser picados, los mosquitos fueron capturados y criados en el laboratorio. Posteriormente, se liberaron mosquitos verdes en la comunidad para seguir estudiando su comportamiento.

Este estudio proporcionó información valiosa sobre la dinámica de la malaria en la isla y acercó a los científicos a su objetivo de reemplazar los mosquitos locales por otros modificados genéticamente para que no puedan transmitir el parásito de la malaria. La idea es liberar una pequeña colonia de mosquitos modificados genéticamente para que se apareen con los mosquitos salvajes, de modo que, con el tiempo, no queden mosquitos «autóctonos».

Además de la malaria, el dengue es otra enfermedad transmitida por mosquitos que afecta a millones de personas en todo el mundo. Los científicos han comenzado a investigar el uso de una bacteria parásita llamada Wolbachia para combatir la propagación del virus del dengue. Esta bacteria se encuentra naturalmente en muchas especies de insectos, pero no en los mosquitos que son portadores del virus del dengue y de la malaria.

Los científicos descubrieron que al insertar la bacteria en los huevos de los mosquitos, los mosquitos que crecen a partir de esos huevos quedan infectados con la bacteria. Los resultados de las pruebas mostraron que los mosquitos infectados con Wolbachia no transmitieron el virus del dengue a las personas que picaron, lo que demuestra el potencial de esta técnica para controlar la propagación de la enfermedad.

Estas investigaciones han sido probadas en pequeñas ciudades de Australia, Vietnam e Indonesia, y han mostrado resultados prometedores. En áreas donde se liberaron mosquitos infectados con Wolbachia, se registró una disminución significativa en los casos de dengue y en las hospitalizaciones.

Aunque los científicos creen que esta técnica podría implementarse en otras áreas afectadas por enfermedades transmitidas por mosquitos, el costo del proyecto es un obstáculo. Según el Programa Mundial de Mosquitos, implementar Wolbachia en Medellín, Colombia, costó entre dos y tres dólares por persona, mientras que estimaciones externas sitúan el costo de un programa de control mediante liberación de mosquitos en cerca de 15 dólares por persona. Sin embargo, el programa espera que los beneficios a largo plazo, como la reducción de los costos de atención médica y la recuperación de salarios, compensen estos gastos.

En resumen, la ingeniería genética ofrece nuevas posibilidades para combatir las enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria y el dengue. Los estudios realizados hasta ahora demuestran el potencial de esta tecnología para controlar la propagación de estas enfermedades, aunque aún queda trabajo por hacer para superar los desafíos económicos y logísticos asociados con su implementación a gran escala.