Conversaciones de EEUU para aliviar las sanciones a Pdvsa recibieron un nuevo revés

@DolarToday / Mar 13, 2022 @ 9:00 pm

Conversaciones de EEUU para aliviar las sanciones a Pdvsa recibieron un nuevo revés

El interés de la administración de Joe Biden en recuperar el acceso al petróleo venezolano enfrenta una fuerte oposición en el país por la preocupación de que apuntalaría a un régimen autocrático, aliado cercano de Rusia.

Por Ryan Dube y José de Córdoba | The Wall Street Journal – por lapatilla.com

El rechazo proviene tanto de los republicanos como de muchos demócratas prominentes, así como de las fuerzas democráticas de Venezuela respaldadas por Estados Unidos, que recientemente advirtieron a los funcionarios en Washington que es un error considerar convertir a Caracas nuevamente en un aliado energético sin restaurar la democracia allí primero.

“Las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, al igual que la determinación y el coraje del pueblo de Ucrania, valen mucho más que unos pocos miles de barriles de petróleo”, dijo el senador Bob Menéndez, un influyente aliado del presidente Biden, quien es el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en un comunicado a principios de esta semana.

La oposición bilateral a aprovechar el crudo venezolano apuntala el campo minado político para la administración Biden mientras busca fuentes alternativas de petróleo para los EEUU durante la guerra de Rusia contra Ucrania, lo que llevó a la Casa Blanca a prohibir el petróleo ruso y ha provocado un aumento vertiginoso de los precios.

Estados Unidos impuso sanciones a la industria petrolera de Venezuela en 2019, poco después de que Nicolás Maduro ganara la reelección en una votación ampliamente vista como una farsa. Las sanciones afectaron a una industria petrolera ya golpeada en Venezuela, que dice tener una de las reservas de petróleo más grandes del mundo, pero ha visto disminuir su producción en las últimas dos décadas de mala gestión por parte de su régimen socialista.

El fin de semana pasado, altos funcionarios estadounidenses se reunieron con Maduro en Caracas, en el primer viaje de un funcionario de la Casa Blanca a Venezuela desde 1999, cuando asumió el cargo el difunto agitador socialista Hugo Chávez. La delegación incluía a Juan González, el asistente especial de la Casa Blanca para asuntos del Hemisferio Occidental; Jim Story, el embajador de Colombia en Venezuela; y Roger Carstens, el enviado presidencial especial de EEUU para asuntos de rehenes.

Los funcionarios estadounidenses están explorando la idea de suavizar las sanciones para permitir que las empresas estadounidenses inviertan nuevamente en el sector petrolero de Venezuela y ayuden a aumentar la producción del país de alrededor de 800.000 barriles por día, dicen personas familiarizadas con el asunto. Además, la Casa Blanca también ve una oportunidad para reducir la influencia rusa en Venezuela, que es el principal aliado de Rusia en América del Sur, y repensar una política estadounidense hacia Venezuela que no ha logrado sacar a Maduro del poder.

El presidente Biden se reunió el jueves con el presidente colombiano Iván Duque y otros funcionarios estadounidenses y colombianos en la Casa Blanca, donde Venezuela estuvo entre los temas de discusión.

Después de la reunión con Maduro, los funcionarios estadounidenses realizaron una llamada el domingo con el presidente encargado, Juan Guaidó, para explicar la posición de Washington, según un alto miembro de la del gobierno legítimo en Venezuela.

Guaidó, quien es reconocido por Washington, estaba enojado, según una persona con conocimiento del asunto. Le escribió una carta a Biden argumentando que Venezuela no está en condiciones de producir suficiente crudo para bajar los precios del petróleo y que levantar las sanciones recompensaría a un dictador responsable de obligar a millones de venezolanos a abandonar el país, dijo esta persona.

Unos días después de la visita de Estados Unidos, Maduro, quien durante mucho tiempo ha buscado que se levanten las sanciones, acordó reiniciar las negociaciones con la Plataforma Unitaria de Venezuela en México. Maduro, que tiene una recompensa de 15 millones de dólares por su cabeza después de que los fiscales de EEUU lo acusaran de cargos de conspiración de narcoterrorismo, liberó a dos estadounidenses, incluido un exejecutivo petrolero que, según EEUU, había sido encarcelado por cargos falsos. Maduro calificó los cargos de drogas de EEUU como “acusaciones sucias y falsas”.

El vocero diplomático del chavismo, Félix Plasencia, dijo el sábado que las petroleras estadounidenses son bienvenidas a regresar a Venezuela “si aceptan que el único y legítimo gobierno de Venezuela es el del presidente Nicolás Maduro”.

La noticia de las conversaciones con Venezuela provocó una protesta de ambos partidos políticos, especialmente en Florida, donde hay una gran diáspora de personas venezolanas que huyeron de la represión política de Maduro mientras supervisaba un colapso económico.

Quienes se oponen al levantamiento de las sanciones señalan que hacerlo apenas beneficiaría a EEUU. Si bien Venezuela tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo, se requerirían decenas de miles de millones de dólares y años de inversiones para aumentar la producción después del colapso de la producción en los últimos años, según expertos de la industria petrolera.

El viernes, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, realizó una manifestación en contra de la compra de petróleo venezolano y dijo que Estados Unidos debería aumentar la producción interna para compensar la pérdida de suministro de Rusia. Los republicanos del Senado, incluido Marco Rubio, de Florida, presentaron un proyecto de ley para prohibir que Estados Unidos importe crudo venezolano. La legislación también prohibiría el petróleo iraní. El levantamiento de las sanciones tampoco es una opción para los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, dijo un asesor del Congreso.

Debbie Wasserman Schultz, una demócrata de Florida en la cámara baja que copreside el Caucus de la Democracia de Venezuela, felicitó a la administración de Biden por lograr la liberación de los estadounidenses, pero pidió que se mantuvieran las sanciones.

La propia Casa Blanca restó importancia a las expectativas de un gran avance, y la portavoz de Biden, Jen Psaki, dijo a los periodistas esta semana que “mientras están evaluando cómo gastar sus energías en este momento de muchas noticias en el mundo, no me centraría mucho en hablarles sobre conversaciones sobre el futuro de los Estados Unidos importando petróleo en este momento… de Venezuela”.

El sábado, la portavoz de la Casa Blanca, Emily Horne, dijo que “la liberación de los detenidos estadounidenses fue el producto de meses de trabajo preliminar del Departamento de Estado, especialmente del enviado especial Carstens, y no estuvo condicionada de ninguna manera a otros pasos que el gobierno de los EEUU pudiera tomar en otras áreas”.

Michael Penfold, politólogo venezolano y miembro global del Centro Wilson, dijo que la opción más simple para que la administración Biden extraiga el petróleo del país sería otorgar una licencia especial para permitir que compañías como Chevron, una de las más importantes, comercialicen crudo venezolano. Pocas empresas petroleras estadounidenses siguen en Venezuela.

“Chevron es extremadamente importante para reanudar este comercio porque es básicamente la única empresa importante que sigue en pie en el sector petrolero en Venezuela”, dijo Penfold. “Esta es la primera y más fácil parte de todo este proceso”.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*