Sebastiana Barráez: ¿Cuántos chavistas sacrificará Nicolás Maduro?

0
336

La mediática operación contra jueces y funcionarios relacionados al sector petrolero llevó a la renuncia del poderoso ministro Tareck El Aissami

Por Sebastiana Barráez / infobae.com

El país sacudido por protestas de maestros, obreros, personal médico, vecinos reclamando calidad en los servicios de agua, telefonía, gas doméstico, electricidad, derecho a educación y asistencia médico asistencial. Y la opinión pública fue impactada por la mediática operación contra jueces, funcionarios relacionados al sector petrolero que llevó a la renuncia del poderoso ministro Tareck El Aissami. Los 23 años de la autollamada revolución ha servido para encumbrar a corruptos que se exhiben con escoltas, joyas, vehículos de lujo, numerosas viviendas y abultadas cuentas bancarias que atraen a hermosas jóvenes de compañía. Las revoluciones en el mundo repiten libretos y en el caso venezolano cabe preguntarse si Nicolás Maduro inició una Gran Purga por la misma razón de la soviética en los años 30.

El escenario es delicado al más alto poder nacional, regional y local. El viernes llegó al aeroclub de Barquisimeto, del céntrico estado Lara, un grupo de 30 funcionarios de Inteligencia y de la Policía Contra la Corrupción (PCC) y se llevaron del lugar cinco aviones propiedad de dos empresarios relacionados al régimen venezolano. El día antes llegaron a la urbanización Ciudad Roca, donde allanaron una vivienda, que sería propiedad del empresario Roger Ramírez, quien ya había sido detenido por la trama de corrupción en la estatal PDVSA.

Las entradas y salidas de la ciudad crepuscular fueron cubiertas con funcionarios en los peajes y puntos de control. El miércoles 29 de marzo otro grupo del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) buscaron a los hermanos Juan Manuel Alfonso y Manuel Ramón Alfonso en una vivienda de la Avenida Morán de Barquisimeto. Otro objeto de interés policial fueron las viviendas del Parque La Música.

En el andino estado Mérida, ocho patrullas del SEBIN llegaron, el viernes en la noche, a una urbanización donde Feras El Aissami, hermano del exministro de Petróleo, tiene varias casas, según una fuente le dijo a Infobae. Los funcionarios policiales llegaron al lugar a las 9 de la noche y salieron de ahí poco después de las 5 de la madrugada. “Entraba y salía mucha gente, sacaban equipos electrónicos y muchas cosas, entre esas computadoras”. Los vecinos temerosos apagaron las luces de sus viviendas y permanecieron husmeando por las ventanas.

“Ese lugar era el bunker de Feras; él adquirió cuatro casas en esa urbanización La Mata. Cuando Tareck empezó a ser un hombre fuerte en el gobierno, sus padres remodelaron una casa en la urbanización Santa María, al lado del reloj de Beethoven; todo lo cerraron con un gran muro y tenían vigilancia”, le dijo el vecino a Infobae.

Por su parte, un periodista merideño reveló, “acá en Mérida no aparece el viejo Carlos El Aissami, sólo están los vigilantes. A unas cuadras de ahí viven unos primos que tienen días sin aparecer”.

Como parte de las consecuencias desplegadas por el régimen venezolano está la detención de varios oficiales relacionados a Petróleos de Venezuela (Pdvsa): los coroneles Antonio Pérez Suárez, José Agustín Ramos Chirinos y Samuel Guillermo Testamarck Díaz.

Paralelamente, hubo cambios en las Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI). En el estado Bolívar, según resolución 50116 del 27 de marzo 2023, salió el general de División Julmer Rafael Ochoa Romero, quien fue sustituido por el GD Enio Javier Flores León. En Trujillo, por resolución 50117, el nuevo jefe de la ZODI es el GD César Augusto Febres Cabello, en reemplazo del GD Donato Francesco Tenore Damiani.

Entre lo más positivo está, ayer sábado 01 de abril, la liberación plena de Aryenis Coromoto Torrealba Barrios y Alfredo Marcial Chirinos Azuaje, gerentes petroleros, quienes fueron judicializados, después de haber sido detenidos en febrero 2020, y en febrero 2021 les concedieron casa por cárcel; ellos habían denunciado la corrupción en Petróleos de Venezuela: el tribunal declaró la responsabilidad penal por cumplimiento de la pena.

Inicialmente les imputaron el delito de espionaje, que luego fue eliminado, pero los condenaron por corrupción propia, divulgación de información, asociación para delinquir y terrorismo.

Igualmente obtuvieron libertad plena los dirigentes sindicales de la industria petrolera Marcos Sabariego y Gil Mujica, quienes fueron detenidos en 2020, por funcionarios de la Guardia Nacional y Seguridad de PDVSA, cuando los dos hombres iban a participar en una asamblea de trabajadores en la Refinería El Palito.

La Gran Purga
Entre 1936 y 1938 ocurrió en la entonces Unión Soviética (URSS) lo que en la Historia se ha llamado La Gran Purga, que generó en una represión sangrienta, en la ejecución de 750 mil personas y llevó a un millón a trabajos forzados. Ha significado uno de los hechos más brutales del siglo XX y lo reflejó Robert Conquest en 1967 en la obra “El gran terror: las purgas de Stalin de los años 30?, para quien esa acción estuvo dirigida al interés de Josep Stalin de asumir y mantener el control total del poder.

Hace pocos años, en el 2016, el escritor e historiador James R. Harris, en “The Great Fear: Stalin’s Terror of the 1930s”, dio una mirada distinta a ese episodio, pues no centra en Stalin el protagonismo de lo ocurrido. Como base toma los archivos de Stalin, que se dieron a conocer en la década del 90, concluyendo que en realidad la Gran Purga fue la reacción a la más básica de las emociones: el miedo, que sentían los entonces soviéticos, cuando en 1936 creían que serían invadidos por alianzas extranjeras. Aunado a ello el país estaba dividido y la lucha interna era feroz.

Tres juicios en Moscú dieron inicio a la Gran Purga en 1936; juzgaron a varios miembros del oficialista Partido Comunista, los acusaron de conspiración: en el primer juicio sentenciaron a muerte y ejecutaron a 16 personas. Meses después, en enero de 1937, ocurrió el segundo juicio, donde 13 personas fueron ejecutadas y cuatro que murieron después haciendo trabajos forzados. Poco más de un año después, en marzo de 1938, fueron 21 las personas juzgadas, entre ellas Genrij Yagoda quien estuvo encargado de las primeras detenciones de la Gran Purga. Todos fueron torturados y firmaron confesiones donde declaraban ser responsables de acciones contra el estado.

Pero no fueron solo esas tres tandas, también las hubo en el poderoso ejército soviético. Una especie de estallido ocurrió cuando se filtró una supuesta conspiración entre el mariscal Mijail Tujachevsky y Alto Mando de la Fuerza de Defensa alemana y el Komintern (Internacional Comunista). Con la excusa de la conspiración se eliminó a la mayoría de los bolcheviques que habían apoyado a Lenin. No existe una cifra oficial de los muertos que dejó la Gran Purga; la cifra oficial ronda más de 600 mil y los más extremos hablan de una cifra superior a dos millones de personas asesinadas.

Los tiempos han cambiado en la historia política del mundo, al menos en apariencia, y es posible que la Gran Purga de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez, no avance más allá de judicializar a la mayor cantidad de personas y quitarles los bienes que obtuvieron. Pero como la purga soviética quizá sirva para que no les naufrague la autodenominada revolución.