¿Debe seguir funcionando la Asamblea Nacional electa en 2015?

0
239

La Asamblea Nacional de 2015 continúa en funcionamiento bajo la figura de «comisión delegada», la cual ha sido cuestionada por presuntos actos de corrupción y mal manejo de los activos de la República en el exterior. Además, se ha observado una desconexión evidente entre los ciudadanos y las decisiones que se toman en esta instancia legislativa.

Ha surgido un debate sobre por qué los parlamentarios elegidos hace siete años no cierran definitivamente ese Parlamento. Se argumenta que este ha servido como una excusa para que el régimen de Nicolás Maduro refuerce su sistema represivo y acuse a los opositores de no cumplir con los acuerdos de Barbados.

Sin embargo, más allá de ser un tema nacional, la continuidad de la Asamblea Nacional de 2015 está relacionada principalmente con el reconocimiento internacional y la protección de los activos en el exterior que ayudan a mantener al régimen de Maduro en el poder. Este punto fue destacado por el politólogo Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello. Según Alarcón, la principal función de este legislativo es actuar como titular de los activos venezolanos en el exterior, evitando que el régimen de Maduro tome control de ellos.

Desde el lado de la oposición, hay opiniones diferentes sobre la vigencia de la Asamblea Nacional de 2015. Víctor Maldonado, analista político y profesor de la Universidad Monteávila, considera que insistir en su funcionamiento es un error estratégico y que esta experiencia política ya ha demostrado ser decepcionante. Por otro lado, María Corina Machado, líder opositora con un amplio respaldo popular, debe tomar decisiones estratégicas y decidir si se alinea con los partidos tradicionales de la oposición o si busca un nuevo camino.

Daniel Santolo, politólogo y miembro de la mesa de diálogo nacional en 2019, sostiene que el funcionamiento de la Asamblea Nacional de 2015 solo beneficia a un sector de la oposición que forma parte de la Plataforma Unitaria. Según Santolo, estos partidos reciben recursos económicos y manejan activos de la nación de manera cuestionable, sin rendir cuentas claras sobre su uso.

En este contexto, la Asamblea Nacional electa en 2020 está investigando presuntos actos de corrupción en Citgo por parte de partidos y diputados de 2015. El régimen de Maduro ha denunciado que la AN2015 utiliza de manera ilegal 70 millones de dólares para su funcionamiento.

Benigno Alarcón destaca que María Corina Machado no está vinculada con la Asamblea Nacional de 2015 y que ha demostrado su independencia en todo momento. Además, señala que el gobierno de Maduro espera que esta instancia legislativa cese por completo para recuperar el control de los activos, lo cual pondría fin a cualquier incentivo para negociar.

En cuanto al liderazgo de María Corina Machado, Alarcón considera que ella se ha desmarcado de la oposición tradicional y que los venezolanos perciben esta diferencia. Por otro lado, Santolo opina que el gobierno de Maduro no tiene ningún interés en habilitar a Machado como candidata presidencial.

En resumen, la vigencia de la Asamblea Nacional de 2015 está relacionada con el reconocimiento internacional y la protección de los activos venezolanos en el exterior. Existen opiniones divididas sobre su continuidad, pero se destaca la necesidad de rendir cuentas claras sobre el manejo de recursos y activos. Mientras tanto, la Asamblea Nacional electa en 2020 busca una gestión transparente y apolítica de los activos venezolanos para contribuir a la restauración de la democracia en el país.