“Deflación por bajas ventas”: precios se reducen en Venezuela por primera vez en 20 años

0
485

En Venezuela, se ha registrado un fenómeno económico inusual en los últimos 20 años: la deflación. Este país, que ha sufrido una de las peores inflaciones del mundo en este siglo, ha experimentado una caída generalizada de los precios. Expertos independientes y críticos del gobierno de Nicolás Maduro han informado sobre esta situación.

La reducción del financiamiento monetario que el Banco Central de Venezuela otorga al gobierno para atender el déficit fiscal, la estabilización del tipo de cambio frente al dólar y el bajo consumo de los venezolanos son algunas de las causas de esta deflación. Los negocios se han visto obligados a reducir los precios para generar ventas, sacrificando su rentabilidad.

Esta deflación se ha reflejado en diferentes sectores, como alimentos y bebidas, bebidas alcohólicas, servicios de transporte, salud y alquiler de vivienda. Los precios han caído incluso por debajo del costo, lo que ha llevado a los comerciantes a ofrecer promociones y descuentos para atraer a los clientes.

Si bien la inflación anualizada en Venezuela sigue siendo una de las más altas de América, es la más baja en una década. El gobierno de Maduro ha pronosticado que el país cerrará el año con una inflación de solo dos dígitos, lo cual sería un logro significativo.

Sin embargo, algunos economistas advierten que esta deflación podría ser temporal y que el aumento del gasto público debido a las elecciones presidenciales podría obstaculizar la meta de reducir la inflación a solo dos dígitos. A pesar de esta situación, la estabilidad cambiaria y la apertura económica son clave para mantener la inflación bajo control.

En resumen, la deflación en Venezuela se ha atribuido al desplome del consumo, la estabilidad cambiaria y la reducción del financiamiento monetario del Banco Central al gobierno. Aunque es un fenómeno inusual en el país, se espera que la inflación se mantenga en niveles bajos este año. Los comerciantes han tenido que reducir los precios para generar ventas, lo que ha llevado a promociones y descuentos en diferentes sectores. Sin embargo, algunos economistas advierten que esta deflación podría ser temporal y que el aumento del gasto público podría obstaculizar la meta de reducir la inflación a solo dos dígitos.