Desarticularon una red dedicada a la trata de venezolanas y colombianas en España

0
276

La Policía española ha logrado desmantelar una red delictiva que aparentemente combinaba la trata de personas con el tráfico de drogas. Esta red se enfocaba en reclutar a mujeres jóvenes de origen venezolano y colombiano, a las cuales engañaban para que se trasladaran a España bajo falsas promesas de trabajo en la industria del entretenimiento nocturno o en el cuidado domiciliario.

La operación, que tuvo lugar en Almería, resultó en la detención de 11 individuos, de los cuales siete fueron enviados a prisión provisional. Durante la operación, se incautaron más de 10.000 euros en efectivo y diversas cantidades de cocaína, éxtasis, tusi y sildenafilo (un principio activo utilizado para tratar la disfunción eréctil), según informó la Policía este martes.

La investigación se inició en octubre del año pasado y, desde entonces, se han identificado a 18 víctimas, todas captadas en Venezuela y Colombia. El grupo delictivo se encargaba de pagar los pasajes de avión a las víctimas y les proporcionaba dinero en efectivo para que pudieran justificar su solvencia económica en los controles fronterizos, según fuentes oficiales.

Aunque el desembolso de dinero no superaba los 1.500 euros, las víctimas contraían una deuda de 7.500 euros con la organización. La líder de la red, de origen venezolano, se jactaba de tener contactos en Venezuela que eran capaces de amenazar la vida de los familiares de las chicas en caso de que no cumplieran con sus «obligaciones», de acuerdo con las autoridades.

La situación era tan grave que algunos clientes, al enterarse de las circunstancias reales en las que se encontraban las mujeres explotadas, llegaron a publicarlo en redes sociales o a denunciarlo de forma anónima a la policía.

En cada una de las tres casas utilizadas para la prostitución de las víctimas, siempre había drogas disponibles para ofrecer a los clientes y así incrementar los beneficios. Estas cantidades de droga eran cuidadosamente medidas para evitar ser acusados de tráfico de estupefacientes. Además, varios miembros de la organización, que trabajaban para una conocida empresa de reparto a domicilio, utilizaban sus motos para reponer el suministro de drogas.

La Policía también quedó sorprendida al encontrar elementos de santería y rituales esotéricos en las viviendas de los presuntos líderes de la organización.

Los 11 detenidos se enfrentan a acusaciones de trata de personas con fines de explotación sexual, delitos relacionados con la prostitución, violación de los derechos de los extranjeros y los trabajadores, delitos contra la salud pública y pertenencia a una organización criminal.