Deuda venezolana podría renegociarse, dice experto

0
539
coin with dollar sign with national flag of venezuela on the dollar money banknotes background. finance concept

La deuda expresada en bonos de Venezuela ya alcanza los 100.000 millones de dólares si se suman los 60.000 millones en capital en títulos emitidos por la República y Pdvsa, además de aproximadamente 40.000 millones de dólares acumulados en intereses vencidos y contando, porque la situación de default se mantiene.

A juicio del asesor financiero internacional, Jorge Piedrahita, la renegociación de esta deuda será un proceso complejo que, aún en el escenario de que se produzca un acuerdo político entre la administración de Nicolás Maduro y Estados Unidos o un cambio de gobierno en el país, tardaría no menos de tres años en iniciarse.

En entrevista exclusiva con Banca y Negocios, Piedrahita dijo que los inversionistas están buscando fórmulas para gestionar sus carteras de bonos venezolanos, no solo porque se cotizan a precios ínfimos, sino porque se tiene la percepción de que una eventual renegociación tendrá un descuento importante del monto a liquidar.

«Soy uno de los que insisto en que la quita va a ser alta, porque nadie puede esperar que un país en la condición de Venezuela pague esa cantidad y, además, no sería moralmente aceptable», señala el experto.

– ¿Concretamente, de cuánto sería ese descuento?

– Siendo realista, yo diría que entre 80% y 90% del total, porque si bien la gente tiene esta idea de la Venezuela rica, la verdad es que la real riqueza de Venezuela está en el subsuelo y hay que invertir un monto elevadísimo de recursos, como pocas veces en la historia de la región, para darle un nuevo comienzo a la economía venezolana. Así que va a tener que acordarse una quita, y el mercado tiene que asumirlo.

– Usted ve una renegociación compleja. ¿Cómo sería ese proceso?

– En el mejor de los casos, asumiendo que haya un entendimiento político o un cambio de gobierno, y que eso pase en 2024, aún en ese caso, yo diría que estamos a no menos de tres años para que exista una negociación formal, porque incluso si hubiera un cambio de gobierno, la deuda no es una prioridad de corto plazo.

«Ese gobierno tendría que enfrentar otros temas prioritarios, como la crisis humanitaria, la falta de insumos para atender la salud, grandes necesidades de actualizar la infraestructura básica, seguridad, reordenamiento de la economía, un nuevo pacto jurídico que implica reformas de leyes, ordenar las estadísticas, y esas cosas llevan tiempo», enumera Piedrahita.

Jorge Piedrahita es economista de la Universidad de Buenos Aires, con un MBA en la Escuela de Negocios de Wharton de la Universidad de Pennsylvania. Es CEO de Gear Capital Partners y fue cofundador de Torino Capital. Es asesor financiero internacional y ha prestado servicios de consultoría para inversionistas institucionales en países como Argentina y Venezuela.

«Argentina en 1989, cuando salió de la hiperinflación y posteriormente (Domingo) Cavallo estabilizó la economía hubo un período de un año de ordenamiento. Alguien tiene que hacer estas tareas que son muy ingratas. Van a haber muchos pasos que hay que cumplir en el caso de Venezuela, porque un tema no menor es el caso de la auditoría, porque van a aparecer papeles firmados por las personas que debían firmarlos, pero que no son legítimos», advierte el experto.

Para seguir leyendo con información de Banca y Negocio.