DÍA MUNDIAL DE LA OBESIDAD: todos los detalles del tratamiento innovador sin cirugía para bajar de peso

0
268

Los pacientes con la enfermedad metabólica se triplicaron en las últimas décadas en todo el mundo. Cómo actúa el balón gástrico ingerible, uno de los últimos avances científicos para combatirla

Infobae

La obesidad es una enfermedad que se desencadena por múltiples factores: desde los hábitos de alimentación a aspectos genéticos, metabólicos, culturales, emocionales y socioeconómicos. Reducir su complejidad a la ingesta abundante de alimentos calóricos y sedentarismo, es minimizar un problema de salud pública global.

Entendiendo la obesidad como una afección de origen multicausal, si bien la alimentación saludable y el ejercicio físico son pilares fundamentales para tratarla, en los últimos años se desarrollaron tratamientos de avanzada que mejoran la calidad de vida de los pacientes. Uno de ellos es el balón gástrico ingerible sin cirugía.

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que condicionan la salud de una persona y determinan, junto a otros factores de riesgo, una mayor predisposición para contraer enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y otras complicaciones.

Los especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que la enfermedad ha alcanzado dimensiones de epidemia: las tasas de obesidad casi se han triplicado desde 1975 y aumentaron casi cinco veces en niños y adolescentes, afectando a personas de todas las edades en la región de las Américas y del mundo.

El objetivo de las terapias contra la obesidad es alcanzar y mantener un peso saludable. Esto mejora la salud en general y reduce el riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la enfermedad metabólica. El abordaje multidisciplinario en un paso clave para un tratamiento que se prolongue en el tiempo y sea exitoso. En algunos pacientes, pueden utilizarse terapias farmacológicas siempre indicadas y monitoreadas por un profesional de la salud, que las indicará según la historia clínica personal.

El balón gástrico ingerible consiste en un tratamiento pionero que implica que el paciente ingiera una cápsula que contiene un balón gástrico que se infla una vez que llega al estómago. El tratamiento, único de su tipo, está diseñado para hacer que el paciente sienta saciedad y pueda a lo largo de un programa de seis meses cambiar hábitos y sostener los resultados en el tiempo.

En el mundo, ya se han colocado más de 100 mil balones y en Argentina más de 2.500, sin necesidad de una intervención quirúrgica, sin anestesia y sin endoscopia.

En Argentina, seis de cada diez adultos tienen exceso de peso y más de la mitad tiene obesidad. Esta patología tiene asociadas otras 200 enfermedades complejas como la diabetes tipo II, hipertensión, enfermedades vasculares y coronarias, hígado graso, entre otras. Y es considerada una de las enfermedades más estigmatizantes que existe.

El doctor Mariano Palermo, especialista en cirugía digestiva y bariátrica, coordinador de Diagnomed, institución afiliada a la Universidad de Buenos Aires (UBA) y médico del servicio de cirugía general del Hospital Posadas de Buenos Aires, destacó que “el sobrepeso es un problema de salud crónico, que no aparece de un día al otro ni se soluciona en una semana. Sin duda el eje está en los buenos hábitos a largo plazo. No hay magia, pero sí ciencia puede ayudar a alcanzar la meta de peso y poder mantenerlo en el tiempo cambiando y afianzando hábitos de la mano de un equipo interdisciplinario”.

El doctor Palermo y su equipo realizaron en 2022 el estudio Balón gástrico ingerible: primera experiencia consecutiva en Argentina, cuyos resultados se publicaron en Journal of Laparoendoscopic and advances techniques, una revista internacional de alto impacto científico. El estudio mostró que el balón gástrico digerible es una herramienta eficaz y segura para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

“El programa Allurion brinda un tratamiento integral ya que trabaja con el balón gástrico ingerible que, por un efecto mecánico, generar sensación de saciedad y hace que el paciente consuma menor volumen de comida y con menos frecuencia, pero sin duda lo más importante es que el paciente logre cambiar hábitos para mantener ese descenso de peso que logró con el balón. Para lograr estos objetivos trabajamos con un equipo multidisciplinario en el que participa nutricionista, psicólogo, coauch personal para el seguimiento de los pacientes”, afirmó el especialista.

El programa es un plan integral de vida saludable que permite adelgazar en promedio entre el 10 y el 15% del peso corporal en 6 meses. El procedimiento es no invasivo y se realiza de forma ambulatoria.

El tratamiento comienza con la consulta junto a un equipo multidisciplinario, en el que intervienen médicos especialistas en nutrición, en obesidad, psicólogos especialistas en el trastorno de la conducta alimentaria, y un equipo quirúrgico certificado que evalúa de manera integral al paciente para la instalación del balón intragástrico.

El proceso se realiza en una sala de rayos X. El paciente ingiere con un poco de agua una cápsula que contiene en su interior el balón y que va unida a un fino catéter, que se retira una vez se completa el proceso de llenado de este. “Para este proceso, no es necesario realizar ninguna sedación, ni endoscopia para introducir el balón en el estómago, simplemente se realiza un control radiográfico de unos minutos para verificar su correcta implantación. Una vez ingerida la cápsula, al llegar al estómago, se procede al llenado del balón con 550 cc de líquido. El balón dura en el organismo 4 meses y después de este tiempo una válvula de descarga permite que se vacíe para la eliminación del balón de forma natural”, detalló el doctor Palermo.

El balón ocupa gran parte de la luz del estómago con el objetivo de brindar saciedad para reducir el apetito mientras el paciente recibe educación nutricional y adquiere nuevos hábitos de alimentación saludable y de estilo de vida incorporando la actividad física como parte clave del tratamiento.

El paciente también recibe herramientas digitales de seguimiento que incluyen una aplicación para el celular junto a una balanza a la que estará conectada y el reloj Health Tracker, que le permiten al equipo multidisciplinario el seguimiento preciso del paciente, motivando a este último a modificar su estilo de vida. El tratamiento está dirigido a personas de más de 16 años que tienen sobrepeso u obesidad.