Director de Gas Energy para Venezuela dice que no está claro el alcance del acuerdo para la explotación del campo Dragón

0
217

En una entrevista con Unión Radio, Antero Alvarado, socio director de Gas Energy para Venezuela, resalta que el alcance del acuerdo entre Venezuela y Trinidad y Tobago para la explotación del campo Dragón, un proyecto gasífero en aguas del estado Sucre, no está claro.

El gobierno de Trinidad y Tobago obtuvo una licencia del Departamento de Tesoro de Estados Unidos en marzo para desarrollar el campo de gas en aguas territoriales de Venezuela. Sin embargo, esta licencia implica restricciones similares a las impuestas a Chevron, lo que impide que el gobierno de Nicolás Maduro reciba ganancias.

El campo Dragón alberga 4.2 billones de pies cúbicos de gas natural y se encuentra en aguas territoriales de Venezuela, cerca de la costa noroeste de Trinidad y Tobago y de la plataforma Hibiscus, que es propiedad conjunta del gobierno trinitense y la compañía petrolera Shell.

Alvarado destaca que el gas extraído del campo Dragón se utilizará para alimentar trenes de licuefacción en Trinidad y Tobago, permitiendo que el gas natural se convierta en un commodity que pueda ser exportado a otros lugares. Trinidad y Tobago abastece al Caribe con precios competitivos, pero corre el riesgo de quedarse sin gas, por lo que la explotación del campo Dragón se convierte en su «último salvavidas».

El especialista señala que Estados Unidos tiene una deuda con el Caribe y que la licencia de gas otorgada a Venezuela es una forma de abordar los problemas que afectan a la región, como los movimientos migratorios y la escasez de gas. Sin embargo, Alvarado menciona que aún hay muchos puntos por definir en la licencia, como los pagos a Venezuela, que inicialmente se propusieron en forma de ayuda humanitaria pero fueron rechazados.

El convenio para la explotación del campo Dragón fue firmado por el ministro de Petróleo de Venezuela, Pedro Tellechea, y el ministro de Energía e Industrias de Trinidad y Tobago, Stuart Young. Este acuerdo marca un acercamiento entre ambos países, que durante mucho tiempo han mantenido una distancia a pesar de compartir intereses en diversas áreas y de su cercanía geográfica, comercial y de comunicaciones.