DLA | Mafias políticas y del narco amenazan la región mientras EEUU observa

0
453

El exvicepresidente colombiano Francisco Santos estima que el asesinato del candidato presidencial ecuatoriano, Fernando Villavicencio, es un «campanazo» de alerta.

El exvicepresidente de Colombia Francisco Santos habla claro y contundente, y esta vez, en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, no ha sido la excepción tras realizar un profundo análisis sobre la influencia de los carteles del narcotráfico en América Latina.

Según el también exembajador colombiano en Estados Unidos, la ‘mexicanización’ del negocio de las drogas se encuentra en un franco proceso de expansión y posicionamiento en la región, con hechos violentos como el asesinato del candidato presidencial ecuatoriano Fernando Villavicencio, lo que a su vez considera un “campanazo” para quienes ejercen oposición frente a ese fenómeno.

Santos afirmó además que en tiempos actuales el poder del narcotráfico se evidencia en por lo menos un tercio del territorio mexicano y que su modo de operación, cargado de violencia, se estaría “exportando” a otros países, en donde se mira con “complacencia” el accionar de las bandas de narcotraficantes.

-¿Cuál es su visión sobre la influencia del narcotráfico y el crecimiento de los índices de violencia en América Latina?

Estamos frente a un doble reto para la democracia y las libertades en el continente. Por un lado, vemos la ‘mexicanización’ del negocio del narcotráfico. Los más grandes cárteles mexicanos, el de Sinaloa y el de Jalisco Nueva generación, hoy tienen presencia sobre todo en el Pacífico, desde México, incluso parte de Estados Unidos, hasta Argentina, y se han convertido en los ordenadores de la violencia, de la política, del control territorial, del negocio de las drogas como lo hacen en México. Ecuador es el mejor ejemplo. Guayaquil es hoy una ciudad que recuerda a la Medellín de los años 1980 y 1990, a diferencia de hace 15 años cuando era una ciudad tranquila. Hoy esos niveles de violencia comienzan a encontrarse en distintas ciudades y zonas del continente, en Santiago, Buenos Aires, Mendoza, Córdoba. El segundo factor es la amenaza de aquellos países que ven con muy buenos ojos el populismo del siglo XXI, que lo tienen metido en su ADN. El crecimiento del negocio del narcotráfico en Ecuador se dio durante la época de Rafael Correa, por eso en estos momentos su presencia y crecimiento es evidente. También vemos en gobiernos como el de la señora Kirchner en Argentina, y otros, que hay una mirada complaciente frente a este negocio y esa sumatoria entre lo uno y lo otro es la mega amenaza a la democracia en América Latina.

CONTINUA LEYENDO AQUÍ